X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

anuncio de un primer contencioso

Marmarela activa la batalla legal: lleva al Puerto ante el TSJ por extinguir su permiso "en vigor"

21/09/2017 - 

ALICANTE. Comienza la batalla legal por el cierre de Marmarela. Los responsables de la sala de fiestas (la empresa Puerta del Mar y Ocio SL) anunciaron este jueves el registro de un primer contencioso ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJCV) en defensa de sus intereses. Se trata de un recurso dirigido contra la Autoridad Portuaria de Alicante por poner fin a su autorización administrativa "antes del plazo legal" con el que sus responsables esperan demostrar "el injustificado cierre de sus instalaciones". Injustificado, subrayan, porque la sala disponía de "autorización en vigor" y estaba amparada "por un acuerdo con la Generalitat que fue ignorado tanto en el decreto de cierre municipal, como en el informe de Presidencia de la Autoridad Portuaria utilizado como argumento por el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón".

En concreto, el contencioso incide en un supuesto error en la aplicación de los plazos de esa autorización, con una vigencia de tres años. Como viene informando Alicante Plaza, Marmarela sostiene que pese a que la Autoridad Portuaria firmó la autorización administrativa para que la sala de fiestas pudiese ocupar parte de la superficie del dique de Levante el 24 de abril de 2014, lo cierto es que no se hizo efectiva la ocupación de ese suelo hasta noviembre, cuando todo ese muelle quedó despejado el montaje de la edición de la Volvo Ocean Race (VOR) de ese año.

Sin embargo, la Autoridad Portuaria dio por extinguida esa autorización el 24 de abril de este año. Es decir, que el Puerto habría puesto fin a la autorización del complejo antes del plazo legal. Las fechas son más que relevantes, ya que la vigencia de la licencia de actividad municipal está directamente ligada a la duración de la autorización del Puerto. O lo que es lo mismo: si Marmarela hizo efectiva la autorización portuaria en noviembre, también seguía disponiendo de licencia en vigor hasta ese mes, de modo que el decreto de cierre acordado por el Ayuntamiento el pasado viernes carece de fundamento. Es más, según Marmarela, en realidad, el Ayuntamiento demoró la concesión de su licencia de actividad municipal hasta diciembre de 2014, por lo que su funcionamiento estaba amparado por ese permiso hasta ese mismo mes de este año.

La sala pide que se permita su reapertura como medida cautelar mientras se dirime el fondo del recurso y anuncia más recursos contra el decreto de cierre

Los responsables de la sala insisten en que expusieron esos argumentos en su recurso frente a la resolución de la Autoridad Portuaria por la que se les notificaba el vencimiento de su autorización, al haber transcurrido sus tres años de vigencia (en función de la fecha de notificación de la autorización, no en función de la fecha de recepción de los terrenos). No obstante, la Autoridad Portuaria los desestimó. 

Según Marmarela, el Puerto también obvió esos argumentos en el informe que remitió a la Concejalía de Urbanismo, a requerimiento suyo. Y ese informe fue el que la concejalía citó como fundamento para acordar el cierre del complejo. Todo, además, pese a que la Sociedad Proyectos Temáticos (SPTCV) -que consiguió, en mayo, una nueva autorización del Puerto sobre la ocupación de las instalaciones de Marmarela y cerró con la sala un acuerdo de prestación de servicios- le había advertido de que, en realidad, la autorización original seguía vigente, y por tanto, la licencia de actividad municipal, también.

Con esa argumentación, Marmarela solicita al TSJ que se permita su reapertura como medida cautelar mientras se dirime el fondo del asunto. Y anuncia nuevos recursos "tanto contra el decreto de cierre [...] como en relación a otras polémicas actuaciones de la concejalía de urbanismo". Con todo, confía en "encontrar una solución" que les permita prestar los servicios concertados con la SPTCV durante la celebración de la Volvo, como la atención de invitados y la promoción de la competición. Como viene informando este diario, tanto la Concejalía de Urbanismo como Proyectos Temáticos sostienen que esa autorización está en trámite y que se concederá para el conjunto de las instalaciones del Race Village. 

Noticias relacionadas

next