X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 17 de agosto y se habla de solvia benidorm PANORAMIS la vila joiosa port hotels

el nuevo proyecto de los dueños de la franquicia al-andalus

Malavida ha llegado para quedarse en Elche: productos exclusivos a precios asequibles

26/01/2018 - 

ELCHE. Hace poco más de un mes el centro de la ciudad fue testigo de la apertura de uno de los restaurantes que más están dando que hablar últimamente. Malavida Gourmet Experience abrió sus puertas a mediados de diciembre para demostrar que la cocina de diseño combinada con productos tradicionales de la zona no está reñida con los bolsillos de alto standing. Con una apertura que atrajo a personajes relevantes, entre los que destaca Alessandro Lequio y su hijo, este restaurante se ha consolidado durante el tiempo que lleva instalado, con buena afluencia nocturna, sobre todo el fin de semana, y con unos menús diarios muy completos.

Ubicado en Portell de Granyana 4, donde anteriormente estuvo Restaurante Tapería Elche y hace algunos años el clásico Ñam Ñam, este establecimiento está en una zona privilegiada, entre el Passeig de les Eres de Santa Llúcia y el Parque Municipal. Pese al aspecto y la gran presentación que muestra por dentro y por fuera, la realidad es que tiene precios para todos los bolsillos, sin que ello signifique prescindir de la calidad, algo que se aprecia rápidamente al ver la carta. Poseen una selecta y amplia carta de vinos —alrededor de 80 referencias—, desde los clásicos Rioja, Ribera del Duero o Somontano, hasta Vega Sicilia para los paladares más selectos.

Para paladares más expeditivos, además, apuestan por carnes exóticas en sus hamburguesas, como la de canguro, de avestruz o de cocodrilo. En cualquier caso, desde los fogones del restaurante se combina todo tipo de carne a la brasa —donde destaca el Tomahawk, carne de vaca en forma de hacha india de dos kilos—, pasando por la apuesta de productos frescos de la zona, con pescado y marisco fresco de las lonjas de Santa Pola o Vilajoyosa, además de gastronomía tradicional de la terra, como el arroz meloso. Asimismo, dentro del tipo de cocina que ofrecen (ostras, snack, brasas, huerta, street food, hamburguesas, arrocitos), cada plato tiene su toque especial del chef.

Desde ‘simples’ parmentiers a tatakis de atún o foies de dátil —con homenaje ilicitano—, hasta el detalle de poner lechuga viva —con la raíz incluida—, hacen que un plato sencillo tenga un sabor y aspecto espléndido. Y por supuesto, otro punto fuerte son los postres confeccionados por Torreblanca, distintivo de calidad para la carta de dulces. La presentación y el emplatado están cuidadas al milímetro, al igual que el relajante ambiente de este local de dos plantas en el que suena de fondo música ambiental al más puro estilo lounge. En definitiva, se trata de un restaurante con platos exquisitos, ya sean más o menos complejos, en los que la forma de su preparación y el mimo de los chefs, hace que sean de una alta calidad. Y todo sin llegar a cantidades prohibitivas; son bastante razonables en relación calidad-precio. Ideal para comer, cenar, para el tardeo y para la copa nocturna.

Por otra parte, se trata de un nuevo proyecto de Tapeo Granaíno Franquicias, un grupo de empresarios de la ciudad andaluza que llevan instalados ocho años en la provincia. Son también los dueños de la cadena de franquicias Al-Andalus, que en Elche tiene tres locales —además de en tantos otros puntos de la provincia y ciudades como Barcelona o Albacete—, uno en Altabix, otro en el Toscar y otro en el Centro, en la Plaza de la Constitución.

Noticias relacionadas

next