X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

proceso de contratación con hasta 62 ofertas 

Luz verde al carril bici de la EUIPO: una baja de 420.000 euros gana la obra más deseada de Alicante  

Los técnicos del Ayuntamiento de Alicante plantean conceder su ejecución a OVISA, por un presupuesto de 779.000 euros, al límite de la baja temeraria: el 37% de descenso respecto al precio de licitación. Otras once propuestas quedaron descartadas al superar ese importe de reducción. Ninguna otra licitación municipal ha registrado tantos aspirantes en los últimos años   

22/12/2016 - 

ALICANTE. Fumata blanca para la construcción del tramo de carril bici comprendido entre la avenida de Elche y el entorno de la EUIPO, en Aguamarga. El concurso más competido de la historia reciente del Ayuntamiento de Alicante, al que se presentaron ofertas de hasta 62 empresas diferentes, ya tiene ganador in pectore a expensas de que se apruebe su adjudicación de manera oficial, previsiblemente en una próxima Junta de Gobierno. Según pudo conocer Alicante Plaza, todo apunta a que la obra en cuestión podría quedar finalmente en manos de la compañía OVISA, la mejor valorada por los técnicos municipales tanto por su propuesta técnica como por su proposición económica, según se conoció en la mesa de contratación municipal convocada este miércoles. De hecho, el tripartito prevé celebrar este jueves una Junta de Gobierno extraordinaria para aprobar esa valoración y clasificación de las ofertas presentadas con el propósito de acelerar los trámites de adjudicación y, con ellos, el inicio de los trabajos.    

OVISA presentó una plica con un presupuesto de ejecución de 779.000 euros, lo que supone una rebaja de más de 420.000 euros respecto a su precio de licitación: 1.239.668,98 euros, IVA no incluido (con IVA, casi 1,5 millones). No es un descenso menor. De hecho, según las fuentes consultadas, se trata de una oferta muy ajustada que se sitúa ligeramente por encima del límite del 37%: el porcentaje en el que se delimitó la baja temeraria (calculada a partir de la media de rebaja respecto al importe de licitación a partir de los precios de todas las propuestas presentadas). O lo que es lo mismo, esa oferta se quedó a las puertas de quedar eliminada como sucedió con las presentadas por otras once empresas que plantearon presupuestos todavía más económicos. Hubo, además, otra oferta que no fue admitida por no cumplir los requisitos del pliego, según las fuentes consultadas.

El proyecto satisface una vieja reivindicación de los funcionarios que trabajan en la Agencia Europea para la Propiedad Intelectual (EUIPO, antes conocida como OAMI) con su propio director ejecutivo, Antonio Campinos, al frente. Es más, él mismo llegó a protagonizar y grabar un vídeo en el que se evidenciaban los riesgos a los que se exponía cualquier ciclista que tratase de cubrir ese trayecto, entre la avenida de Elche y el Barranco de las Ovejas. 


La obra en sí es en realidad la primera fase de un proyecto más amplio que debe conectar los términos de Alicante y Elche mediante la construcción de una vía verde. Incluye la urbanización de la franja de territorio paralela a ese trazado y, según las bases del concurso, debe estar terminada en un plazo de seis meses. Su precio de licitación, por la cifra de 1,5 millones, se justifica en la complejidad orográfica de la zona, en la que existen varios desniveles y pequeños barrancos. 

Ese jugoso presupuesto y la teórica sencillez de la ejecución (no se trata de una infraestructura con la dificultad que ofrece una edificación, por ejemplo) es lo que, según las fuentes consultadas, habría disparado el número de licitadores hasta sumar 62 aspirantes. Entre ellas, según precisaron fuentes municipales, figuraban las principales compañías del sector de la obra pública. Como destacó el portavoz del tripartito, Natxo Bellido (Compromís), al dar cuenta del número de empresas presentadas, ningún proceso de licitación convocado por el ayuntamiento ha registrado tanta concurrencia de empresas en los últimos años. El proyecto está cofinanciado por la Diputación Provincial (que debía aportar cerca de un millón) y el Ayuntamiento (el medio millón restante). 

Noticias relacionadas

next