X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

su desafección les ha llevado a sumarse a la segregación de elche

Los vecinos de Arenales dicen sentirse ciudadanos de tercera por falta de servicios e infraestructuras

31/08/2017 - 

ELCHE. La pasada semana los vecinos de Arenales del Sol convocaron una manifestación a la que acudieron varios cientos de personas para hacer visible el descontento que tienen con el Ayuntamiento de Elche. Otro movimiento que no hace sino avivar más las llamas iniciadas por la intención de El Altet de luchar por la segregación de la ciudad. Con una pancarta en la cabecera que rezaba ‘¿A dónde van mis impuestos? Transparencia y reinversión ya’, al igual que la otra pedanía, la Asociación de Vecinos de Arenales del Sol también asevera que hay dejadez del Consistorio con la pedanía y que esta no es exclusiva de ahora, sino que es una situación que se arrastra desde hace bastantes años con los diferentes equipos de gobierno.

Como indica el presidente de la asociación, Fernando Cano, “llevamos años en los que no hay ningún tipo de inversión en Arenales. Vamos para atrás con las pocas infraestructuras que tenemos”. En ese sentido, y en perspectiva, esgrime que la gente está muy harta de este ayuntamiento; “de todos los que han pasado por Elche, los que no se preocupan por esta zona”. No obstante, tras el aviso de El Altet y la reivindicación varios años de Arenales por un cajero automático, reconoce que está haciendo su labor, “pero no es suficiente”, matiza. En cualquier caso, señala que la queja por excelencia es la de la limpieza, sobre todo en verano. “En la zona urbana es patética, es muy deficiente, no se emplea ningún tipo de maquinaria para optimizar el trabajo. Nos envían a dos o tres barrenderos con escoba y recogedor, ninguna sopladora ni otras máquinas” y señala que estas nunca llegan, “sea por un tema o por otro”. Esto en el casco urbano, en la zona de la playa y las dunas, señala que la situación es “deprimente”. Expone que la máquina que pasa por allí no rastrilla y que lo que hace es aplastar la basura, por lo que se queda enterrada, lo que a su juicio, “no arregla nada”.

No son pocas las reivindicaciones que tienen desde la pedanía, también llevan tiempo solicitando un centro social porque como indican desde la asociación, los vecinos necesitan un lugar donde reunirse, conocerse y hacer actividades. Según Cano, “ni quieren hablar del tema, hemos propuesto alternativas, como alquilar un local pequeño para dar el servicio, pero no se hacen eco de ella”. Y por supuesto, si la limpieza es la “queja por excelencia” que dice Cano, el Hotel de Arenales es el “el elemento estrella”. Expresa el sentir de la pedanía al decir que no se están haciendo las cosas bien, pero asegura que por ninguna de las administraciones ni por la propiedad del hotel, “y lo estamos pagando”, señala. En este sentido, continúa explicando que “si antes teníamos uno feo, durante mucho años, ahora tenemos uno horrible, parece una zona de guerra. Necesitamos una solución inmediata, sea la que sea. Nos hubiera gustado un hotel, pero no esa vergüenza de edificio que afea un paseo marítimo y toda una localidad”. Tras la sentencia de Costas, comenta que si la empresa decidiera recurrirla, habría que tapar todo el hotel, y apuntalarlo para que diera seguridad.

Problemas del día a día

La desafección y el descontento se traduce en un montón de quejas y reivindicaciones no sólo de envergadura como las comentadas, también en aspectos del día a día, como por ejemplo las marquesinas de las paradas del bus o protección en las mismas para el verano o invierno, las lluvias o bancos para sentarse. Apunta Cano que desde el Ayuntamiento se les ha explicado que son acciones que suponen mucho dinero. “Pues que pongan una sombrilla o un banco”, explica indignado Cano. También tienen problemas con la red Wi-Fi, que no funciona durante todo el año y en verano tampoco. Explica que le dan servicio y funciona un día, para después estar dos o tres semanas sin funcionar. También está el del alumbrado, donde hay restricciones al igual que en la ciudad por ahorro energético, pero señala que en verano hay zonas insuficientemente iluminadas. Que la señalización vial necesita también una renovación, pues “la vertical está caducada y la horizontal es confusa, difuminada y no se pintan pasos de cebra”. Hay más, denuncian el estado de parque Dama de Elche, que inauguró Diego Maciá y está parado a su suerte. “se empezó con la ejecución la fase I y II y ahí se ha quedado, ni las dos fases que continuarían se han hecho ni se mantienen la que tenemos hechas”. Cano señala que es un parque abandonado, que no se riega, se poda ni se limpia, “es una zona salvaje”.

En resumidas cuentas, sean mayores o menores los problemas, no son más que un reflejo del hartazgo de los vecinos, que tienen muchas reivindicaciones durante bastantes años y a los que se sigue sin dar solución. No se sienten ciudadanos de segunda, “los de segunda tienen ciertos beneficios, nos sentimos ciudadanos de tercera”. En este sentido, en la reunión del 31 de julio en El Altet, estuvieron invitados y señala que el alcalde prometió para dicha pedanía una inversión de 150.000 euros y en Torrellano una semana antes un centro social. “Para Arenales absolutamente nada. Creemos que viene motivado por el movimiento de intento de segregación de Altet y Arenales. Parece que el Ayuntamiento se pone las pilas con aquellas que protestan y no favorecen a las que no protestan a ese nivel”, indica Cano, mostrando el motivo de la manifestación de la pasada semana.

Falta de comunicación y soluciones prácticas

Respecto al trato con el tripartito, indica que es el mismo que con los diferentes ayuntamientos: “intentan dar una cara de transparencia y diálogo, pero lo mismo”. Ahora mismo señala que llevan tiempo solicitando que les den el estado de cuentas entre lo que se recauda y lo que se invierte en Arenales, “y no se nos facilita”. Indica que se anuncia que se van a acometer proyectos pero luego no se hace nada. “No se les ve que tengan interés, no llaman a los vecinos o a la asociación. Tuvimos una reunión el año pasado con Héctor Díez y tomó nota, pero no hubo respuesta”. En este sentido, Cano señala que lo que piden no son acciones desmesuradas en lo económico (limpiar, ajardinar, poner contenedores, bancos…), “lo mínimo que exige una población para su vida diaria, no grandes infraestructuras, cosas razonables de poca inversión que pueden dar una mejor imagen”.

Este auténtico libro de propuestas, quejas y solicitudes es el que motivó el tema de la pancarta principal de la manifestación: “nuestro sentimiento es que aquí pagamos y luego se destina a otros lugares. No se nos revierte ni un uno por ciento de lo que se pueda recaudar”. De hecho la misma semana había programada una manifestación por los vecinos de la Avenida Bahía, una zona muy transitada y de difícil accesibilidad para la gente dependiente en la que pasan coches a más de 100 km/h cuando la velocidad máxima permitida es de 40. Pero se canceló porque se instalaron unas bandas reductoras de velocidad, tres en cada sentido, tal como les prometió el edil de Vía Pública, Héctor Díez.

Con respecto a la segregación de Elche, en una asamblea de unas 400 personas, salvo algunas que no votaron nada, hubo unanimidad favorable a la independencia de la ciudad. Eso sí, como señala, “como todas las decisiones importantes, es polémica. Hay mucha polémica con el asunto, pero también muchísima gente que quiere que nos separemos por el abandono durante años”. Asimismo, indica que a este movimiento que está liderando Altet por un nuevo municipio junto a Arenales, podría sumarse en un futuro Balsares y comenta que ha sido la dejadez del ayuntamiento durante décadas en todas las pedanías lo que ha despertado en los vecinos el interés por la posibilidad de la auto gestión de la pedanía. Argumenta que ya ha habido casos de éxito en el país. En cualquier caso, indica que “queda mucho por delante pero también mucha ilusión con el proyecto, aunque esté en fase inicial”.  


Noticias relacionadas

next