X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El Ayuntamiento pide ayuda al consell

Los locales de Benidorm no encuentran quien les quiera por el problema con los retranqueos

6/03/2017 - 

BENIDORM. Hace un año que el Ayuntamiento pidió que se pudiera adaptar la nueva normativa de la Comunitat, que afecta a los retranqueos de la ciudad de los rascacielos por la Ley Urbanística Valenciana de 2015. Mientras tanto, el consistorio se ha puesto más duro a la hora de pedir que eliminen los retranqueos y sus cerramientos, una petición que conlleva un problema a los propietarios, que se estancan en la venta y alquiler de los locales.

Esto se explica de la siguiente manera. En un principio, los cerramientos y retranqueos tenían que ser una rara avis, es decir, la excepción. Pero se convirtió en lo habitual. Tanto es así que se llegó a afirmar que el 70% de los negocios de Benidorm tendrían este tipo de establecimiento. Pero desde que entró en vigor la norma de la Comunitat, el Ayuntamiento está pidiendo a todos los propietarios que cambian de tipo de negocio, por ejemplo, de bar a tienda, que eliminen el cerramiento, puesto que tienen una nueva licencia de apertura.

No es lo que ocurre en los negocios que conservan las características de la empresa anterior. En ese caso, se aprovecharían de la condición del anterior, subrogándose al mismo, y por tanto, mantendrían el cerramiento en la terraza. De ahí que las quejas también vengan por parte de los comerciantes, que están viendo como en una misma calle, los negocios tienen dos tipos de terraza, según el momento en el que se ha pedido la licencia de apertura.

Fuentes de la Asociación Independiente de Comerciantes, Aico explican que esto se está convirtiendo en un problema para los dueños de los establecimientos. Incluso para aquellos que quieren delegar el negocio en sus hijos, pero que no pueden porque al querer cambiar el tipo de comercio, se enfrenta a una obra para eliminarlos. Además, no es lo mismo vender el local sumando los metros de la terraza que quedarían bajo techo, que contando sólo el interior. 

Uno de los últimos ejemplos más claros es el de la instalación de Taco Bell en un local del centro, tal y como publicaba Alicante Plaza esta semana. Según pudo saber este diario, tras las obras realizadas en el interior del establecimiento, que empezaron hace alrededor de un año, han tenido ahora que pedir una licencia de obra para eliminar los cerramientos si no se querían enfrentar a una sanción por infracción urbanística.

Noticias relacionadas

next