X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de diciembre y se habla de HLA ALICANTE DOCUMENTALES UE Llagostera hércules cf SERIES

construirán un residencial de lujo en el barrio de salamanca

Los fundadores de Goldcar adquieren un edificio en la esquina más cotizada de Madrid

23/11/2016 - 

ALICANTE. La familia Alcaraz, fundadora de la empresa Goldcar (una de las marcas más reconocidas de alquiler de coches sin conductor), acaba de adquirir un inmueble en una de las esquinas más cotizadas de Madrid, Velázquez 23, en el barrio de Salamanca. El edificio de oficinas, propiedad hasta ahora de Banco Ceiss, se convertirá en un residencial de viviendas 'premium' tras un ambicioso proyecto de rehabilitación que preservará su emblemática fachada, según fuentes conocedoras de la operación.

Los hermanos Juan y Pedro Alcaraz vendieron a finales de 2014 el 80% de su empresa al fondo de inversión de capital riesgo Investindustrial (controlado por la familia italiana Bonomi y propietario, entre otros, de Portaventura), en una operación de 300 millones de euros. La familia alicantina, por su parte, constituyó una family office para gestionar el capital captado con la venta, y ahora se adentra en el sector inmobiliario de lujo.

La compra del edificio en la calle Velázquez se habría cerrado por una cantidad entre los 30 y los 40 millones de euros, según fuentes del sector. Banco Ceiss, asesorado por la consultora inmobiliaria Aguirre Newman, se ha desprendido del inmueble en un proceso "ordenado y transparente", según fuentes de la consultora. Se trataba de uno de sus activos más emblemáticos en la ciudad de Madrid, situado en uno de los ejes más codiciados para el desarrollo de producto residencial de gran calidad, a escasa distancia del Parque del Retiro y de todo el área de influencia comercial de marcas de lujo en la 'milla de oro' de la calle Serrano.

Ahora, según las mismas fuentes, el inmueble pasará a ser objeto de una nueva promoción urbanística, previa demolición "respetando la fachada, recuperando su singularidad y valor arquitectónico, contribuyendo al embellecimiento" de esta área tan concurrida por los madrileños y los cada vez más numerosos turistas que generan valor a la ciudad de Madrid. La idea es construir viviendas 'premium' en sus cuatro plantas, y destinar el bajo a uso comercial, como venía sucediendo hasta ahora. De hecho, el edificio albergaba una oficina de Caja España.

El inmueble, según Aguirre Newman, cuenta con 2.548 metros cuadrados sobre rasante, 450 metros cuadrados de semisótano de uso comercial y dotación de aparcamiento interior, y a partir de ahora la family office de los Alcaraz emprenderá el desarrollo de un proyecto residencial "único en Madrid", según la consultora.

Una empresa de 500 millones

Los Alcaraz fundaron Goldcar Spain S.L. (inicialmente denominada Europa Rent a Car S.L.) en 1988, para explotar el sector del alquiler de coches para turistas bajo una filosofía low cost, que es la que impera hoy en el sector. El tirón turístico de la provincia de Alicante y el aeropuerto internacional de El Altet (por el que este año pasarán más de 12 millones de personas) facilitaron el crecimiento exponencial de la empresa, que situó su marca como una de las más reconocidas del sector. En noviembre de 2014, la operación con Investindustrial valoró Goldcar en 500 millones de euros.

Ese mismo año, la empresa alicantina de coches de alquiler facturó 169 millones de euros, según el balance depositado en el Registro Mercantil. El ejercicio se cerró con un beneficio de casi 40 millones de euros. Goldcar cuenta actualmente con una flota superior a 32.000 vehículos y 53 oficinas en los principales aeropuertos y estaciones de tren del sur de Europa. Los hermanos Alcaraz mantienen un 20% del capital de la firma.


La adquisición de tan cotizado edificio por parte de la familia Alcaraz bien podría ir a parar directamente a la socimi Trajano Iberia, dado que Juan es el vicepresidente de esta sociedad de inversión inmobiliaria madrileña desde su salida al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) a finales de julio de de 2015. Pero no solo eso porque actualmente ostenta el 10,10% de dicha socimi a través de su vehículo Alcor Sociedad Estratégica siendo el segundo accionista de la compañía. La participación está valorada en unos 15,58 millones de euros, tomando los 10,39 euros del último cambio de Trajano Iberia en el segmento específico de socimis de MAB. Un precio superior a los 9,98 euros a los que echó a andar en el parqué y que equivale a una capitalización bursátil de 147,78 millones de euros.

La última vez que cruzó operaciones en dicho mercado fue el pasado 3 de noviembre, algo habitual en este tipo de valores tan estrechos, cuando intercambió de manos 485 acciones. Quince días antes completó una ampliación de capital por valor de 47,2 millones lanzada en septiembre pasado para levantar fondos con los que "aprovechar las oportunidades inmobiliarias que surjan y seguir creciendo", según informó entonces la socimi.

La operación otorgará una capacidad adicional de inversión de entre 95 y 100 millones de euros a la firma gestionada por la división de inversión inmobiliaria de Deutsche Asset Management. Desde su constitución, en marzo de 2015, Trajano ha ejecutado ya inversiones por importe de 139,5 millones de euros. Además, recientemente acordó la compra de un activo logístico por 43 millones.

Adquisición de activos inmobiliarios

Trajano Iberia centra su estrategia en adquirir activos inmobiliarios, principalmente de oficinas y comerciales, y fundamentalmente en Madrid y Barcelona, si bien también contempla otros grandes núcleos urbanos españoles y la capital de Portugal. Los edificios de oficina coparán el 60% de su cartera patrimonial, los centros comerciales otro 30% y los activos logísticos el 10% restante. Actualmente sus buques insignias son el Edificio Echevarría (Bilbao), el parque empresarial Isla de Manoteras (Madrid) y el Centro Comercial Nosso Shopping Douro (Portugal), por los que ha desembolsado unos 139 millones de euros.

A lo largo del primer semestre de 2016, último dato disponible por la compañía, obtuvo un beneficio neto de 1,4 millones de euros, un resultado bruto de explotación (ebitda) de 3 millones y unos ingresos por rentas de 4,2 millones procedentes de sus tres activos comentados anteriormente. Asimismo, Trajano Iberia informó al mercado hace dos meses que esperaba un beneficio de 1,7 millones para el conjunto del ejercicio en curso, una cantidad que se aproxima a la lograda en la primera mitad del año gracias a haber anticipado la adquisición de activos. 

Además, informó de que tenía previsto cerrar próximamente la compra de un nuevo activo por 43 millones con el que alcanzaría una cartera de 117.000 metros cuadrados. ¿Será la adquisición de la familia Alcaraz?

Noticias relacionadas

next