X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

reclaman 275.000 euros a la promotora

Los administradores concursales de Nou Temple denuncian el impago de sus retribuciones

30/09/2017 - 

ALICANTE. Los administradores concursales de la promotora valenciana Nou Temple tampoco cobran. Según una diligencia del Juzgado de lo Mercantil número 1 de València, que dirigió el concurso y la posterior aprobación del convenio de acreedores de la constructora, los tres administradores concursales que estuvieron al frente de la empresa desde la declaración de concurso (en julio de 2008) hasta la aprobación del convenio (en junio de 2010), han presentado un incidente concursal contra las mercantiles  Grupo Temple Obras, Proyectos y Desarrollos Urbanísticos S.L.U.; Promociones Nou Temple S.L.U.; y Temple Servicios Inmobiliarios S.L.U. (las tres que formaban el grupo que fue a concurso) que el juez acaba de admitir a trámite.

Según la denuncia de los administradores, las empresas de Nou Temple les adeudan varias mensualidades, que deben considerarse créditos contra la masa (y por tanto, con preferencia respecto a los créditos concursales, que se refieren a las deudas existentes antes de entrar en concurso), que se acumularon durante la fase de convenio: es decir, desde que se presentó la propuesta de convenio hasta que la junta de acreedores la aprobó, momento en que los administradores concursales abandonaron sus cargos, al salir del concurso la promotora. Según la demanda, las cantidades que reclaman los tres administradores suman 825.000 euros (275.000 para cada uno).

La demanda señala que la administración concursal "ha intentado primero directamente con las concursadas, y luego mediante escrito al juzgado, que se abonara la retribución que todavía se adeuda", sin "tener que llegar al punto de interponer la presente". No obstante, al no haber logrado respuesta de las empresas que en su momento ayudaron a salir del concurso, han optado por la vía del incidente concursal. De prosperar, según las fuentes jurídicas consultadas, podría darse el escenario de que Nou Temple entrase en "el concurso del concurso". Es decir, volver a la fase de concurso sin haber cumplido el convenio y, presumiblemente, terminar en liquidación.

Eso es lo que podría suceder también si, tal como ha venido contando este diario, prospera la demanda de incumplimiento presentada por una docena de acreedores alicantinos, a los que la promotora no ha pagado el crédito pendiente en el calendario establecido (una quita del 50% y ocho años para pagar con dos de carencia). Tal como ha venido contando este diario, la denuncia se presentó a punto de cumplirse el séptimo año desde que Nou Temple logró aprobar el convenio, y el juzgado le dio trámite el pasado mes de mayo. Los acreedores alicantinos (pequeñas empresas y autónomos de la Marina Alta, además de compradores de viviendas) piden una vista para que la promotora justifique el incumplimiento y lo subsane, o en caso contrario que se abra la fase de liquidación.

Al mismo tiempo, tal como ha publicado este diario, el concurso de Nou Temple ha llegado también a la vía penal. Según han confirmado fuentes jurídicas, el presidente de la promotora, el empresario valenciano Vicente Flames, declaró ante el juez de Instrucción 12 de València el 8 de septiembre, en el marco de una investigación sobre la presunta despatrimonialización de la promotora. Algunos acreedores de la Marina Alta denuncian que las mercantiles de Flames habrían ocultado supuestamente activos al concurso, que luego habrían terminado en otras sociedades. Según las fuentes consultadas, varios familiares del empresario, vinculados también al grupo Nou Temple, están citados para declarar a lo largo del mes de octubre.

Noticias relacionadas

next