X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

POR LA CAÍDA DE LOS MERCADOS CHINO Y BRASILEÑO

Levantina releva a su consejo de administración tras perder 7,8 millones en 2015

4/11/2016 - 

ALICANTE. El grupo Levantina, gigante del sector de la piedra natural, ha relevado a más de la mitad de su consejo de administración, incluido su presidente, tras cerrar el ejercicio 2015 con unas pérdidas de 7,8 millones de euros y una caída de la facturación del 2%, debido fundamentalmente al hundimiento de los mercados exteriores en los que la empresa había centrado su expansión internacional: China y Brasil.

Según publica el Borme, Levantina ha cesado a su hasta ahora presidente, Jean Marie André Bergeret, que abandona también el consejo de administración, y ha nombrado en su lugar al ejecutivo, también de origen francés, Patrick Marcel Verschelde. En el mismo acto, Levantina nombra apoderados solidarios de la firma a su nuevo presidente y al hasta ahora secretario del consejo, el español Jesús Pérez Rodríguez.

Bergeret había sido situado al frente de Levantina por BNP Paribas, uno de los bancos que se quedó la compañía en 2010 cuando la crisis estuvo a punto de llevarla a concurso de acreedores (el grupo ejecutó dos ERE consecutivos en esas fechas). Junto a la entidad francesa, entraron en el accionariado (a través de una ampliación de capital de 429 millones de euros) el Bank of Ireland y la gestora Prudential, que controlan más del 80% del capital junto a los fondos de capital riesgo Impala, Charterhouse y la aseguradora Axa, a través de la sociedad radicada en Luxemburgo Natural Stone Investments S.A.

Fuentes sindicales han explicado a Alicante Plaza que la empresa les comunicó justo antes del verano que se iban a producir cambios en el consejo de administración, en busca de un nuevo modelo de gestión que impulse la actividad de la empresa, tras acusar en exceso la caída de la demanda en Brasil y China. Así, de los cinco consejeros, se ha cambiado a tres. El hasta ahora consejero delegado, Rafael López-Aparicio, también ha abandonado su cargo.

Las mismas fuentes explican que "por el momento, desconocemos el modelo de gestión que quieren implantar, aún no se ha notado el cambio en la actividad diaria de la empresa". Eso sí, apuntan un movimiento siquiera testimonial que puede tomarse como una declaración de intenciones: "Han agrupado a todo el personal de las distintas oficinas en un mismo centro, para reducir costes".

Hundimiento en Brasil

Levantina presentó hace solo unos días el balance consolidado del grupo, que no depara buenas noticias para la firma líder del sector del mármol y la piedra natural en la Comunitat. El grupo facturó 218 millones de euros en 2015, un 2% menos que el ejercicio anterior, y registró unas pérdidas de 7,8 millones de euros lastrado por el mal comportamiento de sus filiales en el extranjero (en Brasil acumuló 1,45 millones de pérdidas). En 2014 el grupo había cerrado con beneficios.

En la memoria de gestión, como ya sucediera en el balance de la sociedad dominante (Levantina de Mármoles y Asociados, S.L.), los gestores indican que el grupo "se ve afectado por la ralentización a nivel global de la actividad económica derivada principalmente de la desaceleración y rebalanceo de la actividad en China, la fuerte tendencia bajista de los precios de la energía y otras materias primas, y del debilitamiento del crecimiento de las economías emergentes". No obstante, aseguran que "la presencia internacional del grupo permite mitigar y diversificar el nesgo, dado el alto potencial de crecimiento de mercados como China, Europa del Este, Estados Unidos y América Latina".

En este sentido, las expectativas de los administradores de Levantina para 2016 son "positivas, impulsadas principalmente por la implementacion de determinadas medidas de mejora de rentabilidad", aunque admiten que "existen todavía incertidumbres sobre la recuperación macroeconómica y del sector de la construcción, principalmente en España". Precisamente en España las ventas se mantuvieron prácticamente iguales el año pasado, con 66,14 millones de facturación y unas pérdidas de 600.000 euros.

Noticias relacionadas

next