X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

francisco llopis, coordinador de análisis de ineca

"La zona franca no se pensó para las empresas alicantinas, sino para inversores extranjeros"

21/11/2016 - 

ALICANTE. La zona franca es la gran apuesta del Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca) para reimpulsar la economía provincial, excesivamente dependiente del turismo y de unas exportaciones que este verano han mostrado preocupantes síntomas de agotamiento. El coordinador de análisis de Ineca, Francisco Llopis, aborda en una charla con Alicante Plaza el estado de salud del tejido empresarial alicantino y sus retos de futuro, en los que la zona franca juega, a juicio de esta entidad, un papel fundamental.

“El potencial de la zona franca es difícil de establecer”, explica Llopis, “porque lo que tenemos son estimaciones (las del informe elaborado por Ineca, precisamente, en noviembre de 2015), y dependerá mucho de si tiene un desarrollo paulatino o en poco tiempo se instalan dos o tres grandes empresas que la llenen de golpe”. En cualquier caso, el objetivo de este proyecto que se acaba de reactivar es ser “un punto de referencia”. “Si una empresa busca localización, probablemente hoy no tenga Alicante en mente”, razona Llopis, “pero con la zona franca seguramente sí, y una gran empresa siempre atrae negocio alrededor”.

PricewaterhouseCoopers ya está buscando un gran inversor que inaugure la zona franca cuando llegue el momento. “No tenemos trazado el perfil que debería tener ese inversor, pero piense que en Vigo la zona franca funciona por Citroen, en Barcelona por Seat... incluso la Ford de Valencia opera de facto como una zona franca, aunque no lo sea”. “Lo que no tendría sentido es que la zona franca solo se utilizase por empresas que ya están en Alicante, ese no es el objetivo”.

"igual no somos tan exportadores como pensábamos, o es que otros lo están haciendo mejor" 

La zona franca, que podría ser una realidad en cuatro años, impulsaría de forma decidida las exportaciones de la provincia, que siempre han sido un puntal de la economía alicantina y que este verano se han “resfriado”por la pérdida de mercados del calzado en Europa. Mientras los zapateros miran a Estados Unidos para compensar, Llopis considera que es pronto para saber si la práctica desaparición del saldo comercial de la provincia (apenas 21 millones a favor en el último dato) es coyuntural o estructural. “En cualquier caso el saldo no refleja toda la realidad, porque los hidrocarburos que consumimos no entran por Alicante, y muchas de nuestras exportaciones salen por Barcelona o Valencia”. Pero es el dato que tenemos para marcar tendencias, y es preocupante. “Igual no somos tan exportadores como pensábamos, o es que otros lo están haciendo mejor”.

Claro que hay motivos para el optimismo. “Es importante destacar que tenemos un tejido empresarial, fundamentalmente de pymes, que está muy nutrido”, destaca el analista de Ineca. “Pero lo bueno, si no se cuida,deja de ser bueno. Como te duermas en los laureles, pierdes tu posición. Tenemos un buen tejido, con una tradición positiva, pero hace falta algo más”. Llopis considera fundamental, por ejemplo, “dotar de dimensión y profesionalización nuestras empresas”.

Porque el mercado lo exige, pero además porque “si son más grandes, crean más empleo. Hay gente que se está formando ahora que no tiene hueco en nuestro mercado laboral”, lamenta. Si se hace adecuadamente, “crecerá el ahorro, la inversión en I+D+i, se remunerará mejor a los empleados  y se abarcarán nuevos mercados”. Y, por otro lado, también hace falta “diversificar un poco; está muy bien que tengamos grandes marcas de calzado y una buena oferta turística, pero hay que tener de todo”.

"el turismo necesita mejorar su oferta complementaria para hacerla más atractiva"

El turismo es otro de los puntales de la provincia, y funciona razonablemente bien. Pero el sector teme que la normalización de destinos competidores ahora poco atractivos, como los de Oriente próximo o el norte de África, se deje sentir demasiado. “El turismo tiene que mejorar, pero no tanto por miedo al norte de África, sino porque precisa modernizar y mejorar la oferta complementaria”. Es decir, “no es tanto cosa de los hoteleros como del resto del sector que se mueve alrededor de ellos, que está obligado a ofrecer algo atractivo. Quizá lo estamos descuidando”.

¿Y el sector inmobiliario, que vuelve a deparar alegrías? Pese al temor al impacto del Brexit, desconocido por ahora, lo cierto es que cada vez se construye más (los visados de obra nueva no paran de crecer este año) y las compraventas a extranjeros se mantienen. “La tendencia creciente se va a mantener”, considera Llopis, “aunque quizá no de forma tan intensa, porel Brexit. Pero los ingleses, con ser un mercado muy importante, no son el único. La tendencia al alza se mantendrá”. Las casas residenciales son, de hecho,el producto más “exportado” por la provincia, pese a no figurar en la balanza.

Nueva normativa financiera

En cuanto a los últimos cambios en el contexto con el que operan las empresas alicantinas, Llopis considera muy positiva la nueva normativa financiera, dado que permitirá a las empresas solventes acreditar que lo son, y negociar mejores condiciones en los créditos. “Esto al final dependerá de los empresarios, si  lo saben utilizar, como hacen ahora con los ISO o AENOR, puede ser muy importante. A las entidades entiendo que les hará menos gracia, porque aumenta la competencia y se objetivan las condiciones del préstamo”.

"simplemente cambiar algo de sitio ya es innovar, como lo fue ponerle un palo a un caramelo"

Volviendo al inicio de la conversación, Llopis destaca otro motivo para el optimismo, la efervescencia en el sector de las startups, aunque algunos teman que en realidad se trate de una burbuja. “Startups ha habido toda la vida, solo que ahora nos referimos a ellas con términos modernos”, bromea el analista. “Lo que está claro es que hay que innovar, pero en un sentido amplio, hacer las cosas de otra manera. Por ejemplo, cambiar algo de sitio puede ser innovar. O ponerle un palo a un caramelo, como hizo ChupaChups”. Y ojo, porque “Facebook y Google solo puede haber uno, si hubiera más, dejarían de ser Facebook y Google”. Es decir, “muchos no van a conseguir cambiar el mercado, pero hay que seguir invirtiendo en innovación. Hay que dejar a un lado el conformismo”.

¿Y el futuro? “Recuerdo que hace unos años se diseñaron hasta tres planes estratégicos para la provincia (Diputación, Generalitat-IVIE y Cámara de Comercio). Quizá es el momento de aplicar lo que apuntaban, aunque se elaboraron antes de la crisis, muchas de sus ideas son aplicables y positivas. Como dice siempre nuestro presidente, Perfecto Palacio, hay que dejar el pensar y pasar a hacer. No solo tomar decisiones, sino ejecutarlas”.

Noticias relacionadas

next