X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ya tienen la licencia concedida

Solvia comercializa 55 estructuras listas para terminar la urbanización en la Comunitat

20/11/2016 - 

ALICANTE. El sector de la obra nueva se reactiva en la provincia de Alicante y la Comunitat Valenciana, y no solo con el inicio de promociones inmobiliarias que arrancan desde cero. Según ha constatado la división inmobiliaria del banco Sabadell, Solvia, los constructores locales muestran cada vez un mayor interés por hacerse con las estructuras de obras paradas por la crisis de 2008, para terminarlas y comercializarlas. De hecho, en las últimas semanas se han cerrado dos de estas operaciones en la provincia. La última, el l'Alfàs del Pi.

En la actualidad, Solvia comercializa aproximadamente entre 50 y 55 estructuras de promociones de viviendas sin terminar en la Comunitat Valenciana, según fuentes de la empresa. "En Solvia constatamos un interés creciente este tipo de activos en la región entre el segmento profesional", explican dichas fuentes. ¿Y por qué? "Fundamentalmente porque este tipo de construcciones de futuros desarrollos residenciales ya tienen concedida la licencia de obras, o en algunos casos sólo es necesario solicitar una renovación de la licencia". 

Es decir, el promotor o constructor no solo tiene adelantado el trabajo al estar ya la cimentación y la estructura levantada, sino que los trámites para comenzar la obra son mucho más rápidos porque ya está preautorizada. "En muchos casos, en cuanto se firma la compraventa ya pueden comenzar a trabajar", enfatizan desde Solvia.

Pero los interesados en adquirir estas estructuras a medio terminar no son solo los promotores, aunque en Solvia constatan cada vez un mayor movimiento en el sector, parado durante los últimos años ante el stock acumulado y la caída de los precios. Un perfil habitual de profesionales interesados en este tipo de activos, según la división inmobiliaria del Banco Sabadell, son "fondos de inversión con estrategias a un plazo de 18 meses, ya que este tipo de proyectos les permite invertir en promoción residencial sin tener que realizar tantas gestiones urbanísticas y a unos precios interesantes". Este tipo de inversores busca obra nueva parada en zonas donde la recuperación económica es una realidad.

No obstante, también pueden ser atractivos para promotores o constructores locales de perfil medio, porque ya disponen de la licencias de obras, lo que agiliza administrativamente la puesta en marcha de cualquier desarrollo residencial en dicho solar. Y estas estructuras aún ofrecen un atractivo adicional: aliarse con Solvia, que tras dar salida al stock de inmuebles acumulados por Banco Sabadell como consecuencia de ejecuciones hipotecarias se ha especializado en el negocio inmobiliario con vocación de permanencia. Así, además de gestionar la venta de este tipo de activos a promotores, la firma puede también ofrecerle realizar la comercialización de la futura promoción que construyan.

Así, por ejemplo, Solvia está comercializando en la actualidad en la provincia de Alicante la estructura del residencial Gran Mirador IV en la localidad de Mutxamel, un conjunto de edificio plurifamiliar en construcción con 32 viviendas en bloque. La obra se encuentra paralizada, ejecutada en un 45%. También en Finestrat, donde comercializa una promoción paralizada de viviendas unifamiliares adosadas y aisladas que forman parte de la Urbanización Terra Marina, y donde la superficie construida es ya de 18.316 metros cuadrados.

Al margen de las grandes promociones de perfil turístico, Solvia tiene también a la venta otros activos en contextos urbanos, como el edificio en construcción de cuatro viviendas en la calle Bretón de los Herreros de San Vicente del Raspeig, que puede adquirirse por 213.700 euros para continuar la obra, o un solar con obra paralizada en el barrio de San Blas, en Alicante. En este caso, cuenta con una superficie de 433 metros cuadrados y forma aproximadamente rectangular, en una zona consolidada con todos los servicios e infraestructuras necesarias. Cuando se paró la obra, en 2010, la estructura estaba ejecutada al 33%. Está a la venta por 400.100 euros.

Otros ejemplos de activos que permitirían a su comprador reiniciar las obras de forma casi inmediata son un solar en el PAU 8 de Orihuela Costa, con dos bloques de viviendas ejecutados al 30%, que incluye además una parcela de suelo urbanizable de 4.083 metros cuadrados y una parcela de suelo urbano no consolidado de 9.737 metros. O una promoción parada en la urbanización Serelles de Alcoy, compuesta por 55 viviendas unifamiliares adosadas de tres plantas, terminadas al 32%.

Noticias relacionadas

next