X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la consultora que coordina la subasta espera que se llegue a 19,6 millones

La Villa Universitaria se adjudicará a la oferta que mejor garantice la actividad y el empleo

10/05/2018 - 

ALICANTE. El mantenimiento de la actividad y del empleo actual que genera la Villa Universitaria de San Vicente, unos 40 empleos, será un factor clave en la segunda subasta judicial del inmueble, como ya lo fue en la primera. Si bien la intención de la administración concursal de la Villa y de la consultora que coordina el proceso, Veo Comunicación (a través de su portal especializado eactivos.com), es obtener el máximo rendimiento económico posible de la venta, la oferta ganadora no tiene por qué ser la más alta.

Así lo indica el escrito presentado por la administración concursal al juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante, que dirige el proceso de liquidación de la mercantil Consorcio Empresarial San Vicente Sur, del antiguo grupo Santa Ana, que es la propietaria del complejo. "El precio ofertado no es el único parámetro a tomar en consideración por la administración concursal y el Juzgado para la determinación de la mayor oferta, por lo que el mejor precio no garantiza la adjudicación definitiva". Eso sí, la baja no puede ser tampoco excesiva, y se fija en un 15% de diferencia. Así, siempre y cuando la diferencia entre pujas no supere ese porcentaje, podría acordarse la adjudicación a la de menor importe "cuando se considere que garantiza en mayor medida la continuidad de la empresa y de los puestos de trabajo".

Como publicó este miércoles Alicante Plaza, el juez y la administración concursal decidieron dejar desierta la primera subasta, que se cerró a mediados de enero, al no superar ninguna de las pujas recibidas (seis) el umbral de los 14,6 millones de euros, que hubiera forzado a adjudicar a la mejor oferta según los criterios establecidos en el plan de liquidación. Según confirmaron fuentes de Veo Comunicación, la decisión de abrir una segunda subasta a partir del 7 de junio "viene dada por la concurrencia de ofertas realizadas en el procedimiento anterior por varios fondos durante la primera fase del concurso-subasta y el interés suscitado por otros nuevos", reforzados por la perspectiva de crecimiento exponencial en el volumen de inversión en residencias de estudiantes que se prevé para este año.

Así, según las fuentes consultadas por este diario, la segunda fase de pujas por la Villa Universitaria se afronta con optimismo y la confianza de que las ofertas igualarán o incluso podrían superar el valor de liquidación del inmueble, que como ha contado este diario es de 19,6 millones de euros (la deuda con el Banco Sabadell, Sareb y SGR llegaba a 17,2 millones al aprobarse el plan de liquidación). La novedad de esta segunda ronda de presentación de ofertas viene dada por la facultad de la administración concursal de aprobar el remate sin necesidad de resolución judicial en cuanto las ofertas alcancen o superen los citados 19,6 millones.

Nuevo aumento de facturación

Desde la consultora destacan también el nuevo aumento en la facturación anual de la Villa experimentado durante el pasado ejercicio. Según el CEO de Veo Comunicación, Joaquín Oliete, el año 2016 se cerró con una facturación de 2,57 millones de euros frente a los 2 millones del ejercicio anterior, y en 2017, se ha alcanzado una facturación de 3,18 millones de euros, lo que ha supuesto un incremento anual del 24%. Desde que entró en concurso, la residencia de estudiantes (con 400 habitaciones) ha incrementado sus ingresos cerca de un 60%.

Según Veo Comunicación, son varios los fondos de inversión interesados en la compra del complejo de residencia estudiantil que estarían dispuestos a alcanzar la cifra que permitiría la adjudicación directa, sin necesidad de aprobación judicial, pero todo dependerá no solo de superarla, sino también del modelo de negocio que presenten los interesados, que garantice la continuidad de la empresa. Ante esta esperada participación, la Administración concursal ha previsto una prolongación de la subasta-concurso por un periodo de 24 horas, activo tras la presentación en firme de la primera oferta que iguale o supere dicho importe, con el fin de ofrecer la posibilidad de superar la máxima puja a los interesados.

Noticias relacionadas

next