X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la filial que gestiona la prueba se domicilió en alicante en 2010

La salida de la Volvo Ocean Race: un negocio de 54 millones en publicidad para el organizador

13/02/2017 - 

ALICANTE. La salida de la Volvo Ocean Race, o vuelta al mundo a vela, supone un importante impacto mediático para la ciudad de Alicante. Tanto en cobertura informativa como en la presencia de la marca en la publicidad de los patrocinadores, que obtienen exenciones fiscales a cambio de incluir el logo. Sin olvidar que durante los días previos al fin de semana de la partida (en 2017 será el 22 de octubre) los hoteles de la capital alicantina y los de su área de influencia cuelgan el cartel de 'no hay habitaciones'.

Pero el negocio para la organización, de la que se encarga una filial de la multinacional sueca del automóvil, no es tampoco menor. El año de la última salida de la regata, 2014, Volvo Ocean Race S.L.U. ingresó nada menos que 54.161.440 euros, según las cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil. Al año siguiente, en el que no tenía que organizar ningún acto en Alicante pero la carrera seguía generando impactos (la prueba dura un año), la filial de la multinacional sueca ingresó otros 34.887.249 euros.

Volvo Ocean Race S.L.U. es una empresa española, establecida en 2010 en Alicante para trasladar a España la sede de la prueba, que hasta entonces operaba en el Reino Unido. Una decisión en la que, además de los aspectos logísticos, pudo pesar también el hecho de que en territorio nacional la firma se beneficiaba de la exención del Impuesto de Sociedades aprobada por el Gobierno para aquellas empresas relacionadas con el evento deportivo. Según se declara en la memoria que acompaña las cuentas del año 2015, la firma "presta servicios de publicidad y promoción, principalmente a través del desarrollo de la Regata, a favor del grupo AB Volvo y Volvo Car Corporation".

Así, existe un contrato marco entre la empresa española y el grupo al que pertenece para la prestación de los servicios de publicidad y promoción, y organización de la regata, que es el objeto de su negocio. "La compañía tiene un marcado carácter internacional, dados los países involucrados como puertos de la ruta de la regata, a lo que se suma el carácter global de los principales patrocinadores y sus actividades de marketing asociadas", explica la memoria.

Según este documento, el 100% de los ingresos de Volvo Ocean Race S.L.U. en 2014 y 2015 se obtuvo por "Ingresos por servicios de publicidad y promoción". De esa cantidad (54,16 millones el primer año y 34,88 el segundo), tres cuartas partes se facturaron en Europa y el resto fuera. Parte de esos servicios, además, se facturaron a las propias empresas del grupo Volvo, según se detalla en la memoria. Con todo, la principal fuente de ingresos de la firma son los sponsors de los equipos que participan y los patrocinadores oficiales, al margen de todo el merchandising generado en torno a la prueba.

Como publicó Alicante Plaza, parte de esos ingresos proviene también del Consell, a quien la salida de la prueba desde Alicante cuesta aproximadamente 20 millones de euros. Esa cantidad, obviamente, no va íntegra a las cuentas de la organización: cubre la participación de un barco (su inscripción en la prueba sí genera ingresos para Volvo Ocean Race S.L.U.) con todo lo que ello conlleva, el mantenimiento del Race Village y el pago el convenio con la multinacional. El Gobierno autonómico ya ha logrado a estas alturas del año cubrir la mitad de los costes con la captación de sponsors privados.

Volvo Ocean Race S.L.U. tiene sus instalaciones en el Village desde donde parte la regata, en el muelle de Levante del puerto, donde además mantiene abierto el Museo de la VOR. Al cierre del ejercicio 2015, la firma mantenía una plantilla de 31 personas (el número fluctúa con contratos temporales en función de si ese año hay o no salida de la regata), entre las que la nacionalidad española era mayoritaria. El impacto económico de la prueba para la Comunitat Valenciana, según los estudios que se citan en el propio informe de gestión de la sociedad mercantil, fue de 274 millones de euros entre 2008 y 2014. En ese periodo, aportó otros 47,6 millones de euros adicionales a la economía española.

Noticias relacionadas

next