X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

líneas maestras del plan de viabilidad 

La receta de Sanguino para el Principal de Alicante: menos obras y más ayudas para reducir el agujero 

22/07/2017 - 

ALICANTE. Plan de viabilidad en proceso. El director del Teatro Principal de Alicante, Francesc Sanguino, no ha dejado pasar ni 24 horas desde que los patronos del coliseo (la Fundación Banco Sabadell y el Ayuntamiento de Alicante) le conminasen a enderezar las cuentas de la sala para abordar las líneas maestras de la que será su propuesta. La hoja de ruta que debe presentar en septiembre para que los dueños del teatro puedan reformular su voto sobre el balance de 2016, con un déficit de 335.000 euros y un agujero histórico de más de 800.000.    

En realidad, las claves de ese plan ya se plantearon en el Consejo de Gobierno y en la Junta General de este jueves: se deben reducir los costes estructurales, abrir aún más -se alega que ya se está haciendo- el paraguas de la programación al gran público y, en la medida de lo posible, buscar una mayor aportación de los patronos mientras se pelea por la recuperación de las ayudas de la Generalitat.

De todas esas líneas de actuación, la prioritaria para los patronos y la más compleja es la que tiene que ver con los gastos fijos, estructurales. Se trataría de reducir costes de mantenimiento, de personal y de mero funcionamiento. ¿Cómo? No hay secretos: la única forma de hacerlo es recortar en programación. "Con menos espectáculos, lógicamente hay menos costes de explotación". En los últimos años, según el propio Sanguino, se vienen desarrollando entre 80 y 100 eventos, cuando en un teatro público de cualquier otro municipio se programan la mitad y, además, parten con gastos fijos por consumo de electricidad, limpieza, etc., ya cubiertos con cargo al presupuesto de sus respectivos ayuntamientos.

"A diferencia de lo que ocurre con otros centros culturales municipales como el MACA, o el Marq, aquí lo pagamos prácticamente todo: electricidad, publicidad, azafatas, trabajos de carga y descarga, técnicos de sonido... Y, además, las compañías y los espectáculos que contratamos", insiste.

El riesgo: menos espectáculos, menos taquilla

¿Por qué se programa tanto? Porque si se programa menos, también cae la taquilla, de modo que se generan menos ingresos. De ahí la peligrosidad de recortar espectáculos sin más. Y, se añade, no se puede programar sin tener en cuenta que "estamos hablando del teatro de la capital de la provincia, de la segunda ciudad de la Comunitat y de la capital de la quinta provincia de España". Sanguino mantiene, además, que puede ocurrir que se apueste por un espectáculo que, por múltiples factores, no llene el patio de butacas, pero defiende que lo que estamos haciendo "es generar un público y unas audiencias que antes nadie se había preocupado de crear y que creemos que se deben ir consolidando; si apostamos por un modelo de cultura democrática hay que invertir en ella y nosotros lo estamos haciendo atrayendo al público infantil con 'El Principalito', por ejemplo".     

¿Se puede reducir costes de personal? Difícilmente. La plantilla fija esta compuesta por once personas y se considera muy ajustada. ¿Se puede ampliar las aportaciones de los patronos sean quienes sean? Se va a intentar. El concejal de Cultura, Daniel Simón, ya planteó este jueves la posibilidad de abordar un aumento de unos 20.000 euros por cada patrono para llegar a los 140.000 euros (280.000 en total). 

¿Se puede captar más ayudas de las administraciones? De acuerdo con la propuesta que se pretende plasmar en ese plan de viabilidad, sería necesario. "En Alicante tenemos dos salas públicas Las Cigarreras y el Arniches, que dan para lo que dan; en Elche tienen una gran sala como el Gran Teatro y otras dos medianas, L'Escorxador y la Llotja; y en Murcia ocurre prácticamente lo mismo, con varias salas", se remarca. Por lo pronto, ya se habrían dado los primeros pasos con la intención de recuperar las ayudas que se dejaron de percibir desde 2010, a través de la Concejalía de Cultura. Mientras, eso sí, la controversia política arrecia.       

Noticias relacionadas

next