X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

quieren evitar la afección urbanística al sector mr-10

La oposición fuerza en el pleno que se recurra el Pativel por la edificabilidad en La Marina de Elche

29/05/2018 - 

ELCHE. El tripartito no hace más que sufrir reveses en las sesiones plenarias —cuando no bipartito porque el Partido de Elche se descuelga—, ya que este cuarto año de legislatura, como se lleva viendo últimamente, estará marcado por una oposición en pie de guerra en las cuestiones que no le convenzan, y que obviamente son aquellas que más peso tienen en los distintos ámbitos. Una vez más, el Pativel volvió a surgir en el último pleno —es ya la quinta moción—, en este caso para forzar que el equipo de gobierno recurra el plan, al estimar que constriñe las posibilidades de desarrollo urbanístico y económico de La Marina, de la cual esta intervención reduce las posibilidades de edificabilidad de sector MR-10.

El déjà vu que sigue amargando al tripartito

Esta ha sido una de esas ocasiones, como ya fue la Corredora, en la que PSPV y Compromís, principales socios de gobierno, se quedaban solos, ya que el Partido de Elche se abstenía en el momento de la votación, por lo que la oposición en bloque —PP, Ciudadanos e Ilicitanos por Elche— volvía a asumir la batuta. En la próxima junta de gobierno, donde está la capacidad ejecutiva del equipo de gobierno, deberían aprobar recurrir el Pativel. Sin embargo, que haya salido adelante la moción en el pleno, una vez más, no significa que vaya a llevarse a cabo, como ha demostrado el tripartito en anteriores ocasiones.

En el cruce de acusaciones, de nuevo las mismas posiciones que se han visto en los últimos tiempos. Por su parte, Vicente Granero de los populares acusaba al gobierno de “no defender el Plan General”, poniendo ejemplos de municipios cercanos que han logrado zafarse del Pativel para seguir su desarrollo urbanístico, como Guardamar del Segura, y alegó que en esos 580 metros de cordón sanitario no se podrán edificar colegios o centros sanitarios necesarios para la pedanía. En la misma sintonía se expresaba David Caballero por parte de los naranjas, planteando también las indemnizaciones de hasta 50 millones de euros que algunos propietarios pedirán por tener procedimientos urbanísticos ya en trámite.

Desarrollo urbanístico sí, pero en otros sectores

Para defender la gestión, el edil de Urbanismo socialista José Manuel Sánchez explicó que el presupuesto había sido bastante participativo, ya que muchas alegaciones al Pativel fueron de vecinos de La Marina. También recordó que el famoso sector es único a nivel natural en toda la comunidad por la política urbanística valenciana en el litoral y que en 2015 “ya no se podía desarrollar”. Asimismo, hizo hincapié en que hay otros sectores que se pueden desarrollar a nivel urbanístico y que no se han desclasificado, como el sector MR-5, que fue catalogado como urbanizable por las alegaciones municipales.

Por su parte, y en contraposición a la posición de Mireia Mollà de Compromís, que defendió el Pativel por “la agresión urbanística sufrida en el litoral por las políticas del PP”, Granero aseveró que el desarrollo urbanístico del MR-10 es compatible con el medio ambiente. La edil también explotó la bala ofrecida por Pablo Ruzque huye de posiciones vehementes para jugar una carta más autocrítica de cara a los comicios—, al reconocer que “el PP ha llegado tarde al medio ambiente”, al indicar que era incoherente pedir la puesta en valor del río Vinalopó con la de edificar en el MR-10, sector que el Pativel aparta de la posible edificación.

La tónica que marcará el resto de legislatura

En cualquier caso, se trata de otra vuelta de tuerca sobre un asunto que seguirá en el mismo lugar, dado que el tripartito no tiene por qué pasar esa decisión por la junta de gobierno, como no lo ha hecho con otros asuntos aprobados en el pleno —salvo la paralización de la Corredora, a la que ha cedido sin dramas sobre la práctica—. También de una tónica habitual lo que queda de legislatura, en la que la oposición seguirá utilizando su mayoría en la corporación para al menos amargarle la imagen al tripartito y mostrar su situación de minoría, ahora que Ciudadanos ha dejado de ser ese aliado ‘en la sombra’ una vez aprobados los presupuestos. Una carta que le ha devuelto la oposición después de los malabares hechos en la anterior sesión para conseguir un plazo de 90 días. En la sesión del lunes, no había posibilidad porque el PP ya contaba con todos los concejales y en Compromís la edil Esther Díez está de baja por maternidad.


Noticias relacionadas

next