X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la tienda de la rambla cerró en septiembre

La modista Lucía Botella abre su propio Atelier tras la quiebra de las empresas de su padre

28/12/2017 - 

ALICANTE. La hija mayor del diseñador alicantino Pepe Botella, Lucía Botella, que en los últimos años había asumido el control creativo de las colecciones de la marca, ha dado un paso más y ha abierto su propio Atelier en el centro de Alicante, tras la liquidación de las empresas que fundó su padre. Como ha venido contando Alicante Plaza, el juez de lo Mercantil envió a liquidación la empresa de Pepe Botella en 2016, al no superar el concurso de acreedores voluntario al que se sometió, por insuficiente de la masa activa.

Inicialmente, Lucía Botella y varios empleados de la antigua empresa de Pepe Botella se integraron en la empresa Amara Evers, que había comprado la marca del modisto en el concurso para 'salvarla' de la liquidación. La hija mayor del diseñador, de hecho, se puso al frente del equipo creativo de Amara Evers para mantener la continuidad creativa. Sin embargo, ahora ha decidido dar un paso más y abrir su propia tienda, en la esquina de las calles Ángel Lozano y Pascual Pérez, muy cerca de la Plaza de la Montañeta. El local estaba ocupado hasta este verano por la tienda de lencería Freschezza (famosa por aparecer en una escena de la película 'El consejero', de Ridley Scott). Amara Evers, por su parte, está potenciando sus propias colecciones al margen de la marca del conocido modisto.

La apertura del Atelier de Lucía Botella se produjo pocas semanas después de que la única tienda de la marca que seguía abierta en Alicante, en un emplazamiento privilegiado de La Rambla de Méndez Núñez, echase el cierre a finales de septiembre. Tal como contó este diario, el local lleva meses ofreciéndose a a través de distintas inmobiliarias especializadas en retail, y ya ha habido varios interesados, pero de momento sigue estando disponible, según fuentes del sector. A pesar del cierre, las creaciones de la marca Pepe Botella (que antes de entrar en concurso tenía dos tiendas en la capital alicantina) se siguen comercializando a través de infinidad de tiendas especializadas en moda nupcial.

El diseñador alicantino, fundador de la firma y que daba nombre a la misma inició su trayectoria en la moda nupcial y de fiesta hace más de cuatro décadas con la apertura de su primera tienda en Alicante. En 1988, lanzó la primera colección bajo su nombre. Habitual de la pasarela Gaudí Novias (la actual Barcelona Bridal Fashion Week), hasta que fue golpeada por la crisis la suya era una de las marcas principales del sector, junto a Pronovias o Rosa Clará (aunque lejos de estas dos en lo que a facturación se refiere). Antes de solicitar el concurso, Pepe Botella S.L. facturaba cerca de un millón de euros al año.

El juez de lo Mercantil número 2 de Alicante extinguió en octubre del pasado año la firma matriz, Pepe Botella S.L., al no lograr superar el concurso por insuficiencia de la masa activa. En febrero de este año se extinguía la firma especializada Novias Pepe Botella S.L. por el mismo motivo. El modisto envió a liquidación, en este caso voluntaria, sus otras dos sociedades: la patrimonial Botella Inmuebles S.L., creada en 2006, y Clarenjes 2006 S.L., creada por el modisto para administrar el resto de sociedades del entramado.

Noticias relacionadas

next