X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

acuerdo de la junta directiva de la organización provincial

La federación de pymes se conjura para castigar en las urnas el pacto de las aperturas en festivo 

24/01/2018 - 

ALICANTE. El pacto autonómico sobre las aperturas en festivo, que el pleno de les Corts someterá a votación entre el 7 y el 8 de febrero, no tendrá definitivamente el respaldo del pequeño comercio de la provincia de Alicante. Tampoco motivará su posible impugnación ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJCV). Pero sí tendrá una penalización a modo de respuesta. La Junta Directiva de la Federación Alicantina de Comercio de la Pyme (Facpyme) se conjuró este martes para promover entre sus asociados el castigo electoral contra los responsables de ese acuerdo (la propuesta la defienden PSPV y Compromís) cuando llegue la próxima cita con las urnas, en 2019. Al menos sobre el papel, no parece una amenaza menor: la federación representa a unos 10.000 pequeños empresarios agrupados en 52 asociaciones sectoriales diferentes.

La organización provincial ya dejó constancia de su rechazo a la propuesta en la primera reunión del Observatorio del Comercio en la que comenzó a gestarse, el pasado 11 de septiembre. Ya entonces, manifestaron que la cifra de los 38 festivos de apertura que se planteaba resultaba excesiva para los municipios que contasen con una Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) limitada a los meses de verano. En ese momento, también mostraron su malestar por la disposición de 11 festivos aperturables para el conjunto de la Comunitat frente a los 10 preexistentes. Y, por último, rechazaron que, en el caso de la ciudad de Alicante, se extendiese esa libertad de apertura a todo el término municipal, frente a la regulación en vigor desde 2013, limitada al Centro tradicional. Esa oposición al pacto global se ratificó en las dos citas del Observatorio posteriores, celebradas el 4 y 28 de diciembre, en las que Facpyme directamente optó por no participar.

Como las agrupaciones de comerciantes de Alicante ciudad, los responsables de Facpyme han constatado ahora que no les queda margen de maniobra para tratar de modificar los términos de ese acuerdo, ya que el mecanismo elegido para tramitar la nueva regulación en les Corts (votación con lectura única) impide la presentación de enmiendas. "No podemos ni buscar el respaldo de otros grupos políticos que no apoyan la propuesta para que presenten enmiendas", insistieron. Así, la fórmula de defensa que están decididos a poner en práctica es la de manifestar su repulsa frente a la decisión cuando lleguen las elecciones. "Por el momento no vamos a organizar ninguna movilización, ni ninguna propuesta, como han hecho los sindicatos CCOO y UGT, pero si nos llaman, les trasladaremos nuestro apoyo", insistieron sus portavoces.

El gran comercio de municipios como Torrevieja o la zona litoral de Orihuela no podrá abrir a partir del 18 de febrero si la nueva regulación se aprueba en Corts entre los días 7 y 8  

Como ha contado Alicante Plaza, los dos sindicatos han convocado una concentración de protesta ante la sede de la Delegación del Consell en Alicante, el próximo 31 de enero. Para entonces, todavía no se habrá debatido ni votado la nueva regulación en la cámara autonómica que sí quedó registrada este martes, con las firmas de PSPV, Compromís y Ciudadanos (Cs). En principio, el gesto del partido de Albert Rivera presupone su voto favorable al nuevo régimen, lo que garantizaría su aprobación. Es más, incluso Podemos ya confirmó este mismo martes que también le daría su apoyo, pese a no haber firmado su entrada en les Corts. Al menos, así lo señaló en declaraciones recogidas por Efe, su diputado Josep Almería.

De acuerdo con los plazos barajados por la Conselleria de Economía, el respaldo a la propuesta permitiría que la nueva regulación de horarios comerciales pudiese comenzar a aplicarse a partir del 18 de febrero. En realidad, en el caso de la ciudad de Alicante esa entrada en vigor no tendría consecuencias, ya que ahora mismo sigue aplicándose el régimen estacional limitado a verano (de 15 de junio a 15 de septiembre). Sí las tendría, no obstante, para el gran comercio asentado en municipios del sur de la provincia, como Torrevieja o la zona litoral de Orihuela, que en la actualidad disponen de libertad de apertura durante todo el año. A partir del 18 de febrero, no podrán volver a abrir en festivo hasta Semana Santa.   

Noticias relacionadas

next