X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

las elecciones se convocarán en octubre

La elección de vocales en la Cámara, ¿la próxima batalla entre CEV y Coepa?

21/09/2017 - 

ALICANTE. La convocatoria de las elecciones en las Cámaras de Comercio se acerca con el conflicto entre las patronales valenciana y alicantina enquistado. Como ha contado Alicante Plaza, dentro de apenas diez días, en el mes de octubre, se abre el plazo establecido por el Gobierno para que cada comunidad autónoma convoque sus propios procesos camerales. En el caso de la Comunitat, la intención de la Conselleria de Economía es convocarlas cuanto antes, aunque primero tiene que salir adelante el reglamento para desarrollar la ley autonómica de cámaras, que en estos momentos se encuentra en fase de consultas jurídicas, según fuentes del departamento de Rafa Climent.

La renovación del pleno de la Cámara de Alicante, en la que su actual presidente, Juan Riera (que accedió al cargo tras la dimisión del último electo, José Enrique Garrigós, en junio del pasado año), ha anunciado su intención de presentarse, podría convertirse en el próximo escenario de la pugna entre la patronal valenciana reconvertida en autonómica, CEV, y la patronal alicantina, Coepa, si para entonces aún no se ha producido un acuerdo entre ellas. Así al menos lo temen varias fuentes empresariales consultadas por este diario a cuenta del proceso electoral.

La ley de cámaras reserva un número determinado de vocales en el pleno, que en el caso de Alicante eran 14 hasta la fecha, para que los designe la patronal correspondiente. Esta designación se lleva a cabo una vez que se han celebrado las elecciones sectoriales (cada miembro del pleno representa a un sector, entre cuyos asociados se vota a los distintos candidatos si los hubiera), para completar la composición del pleno. Y son luego los miembros de este órgano los que eligen al presidente de entre sus representantes. Es decir, la elección del presidente de la Cámara es indirecta, puesto que los empresarios no votan al candidato a la presidencia sino a su vocal sectorial, y luego éstos al candidato correspondiente (si hubiera más de uno, algo que de momento no ha quedado aún descartado).

La elección de los vocales en representación de la patronal, según fuentes consultadas por Alicante Plaza, corresponde en realidad a la patronal autonómica, aunque tradicionalmente la extinta Cierval ha delegado en las patronales provinciales el procedimiento, para que Coepa, CEV y CEC situasen en los plenos de sus respectivas Cámaras de Comercio provinciales a los representantes que estimasen más oportuno. Sin embargo, en estas próximas elecciones el escenario ha cambiado radicalmente: Cierval ha ido a liquidación al no poder superar el concurso de acreedores, la CEV ha modificado su ámbito de actuación para poder asociar empresas y sectoriales de las otras dos provincias, y Coepa no le reconoce su carácter autonómico mientras intenta forzar un acuerdo que respete la representatividad provincial.

Así, en caso de que las elecciones a la Cámara de Alicante llegasen con la situación entre las patronales sin resolver, podría producirse un nuevo conflicto a cuenta de quién debe designar a los representantes en el pleno. Entre el empresariado alicantino se da por sentado que la CEV intentará ejercer de nueva patronal autonómica y como interlocutora del Consell (del cual dependen en última instancia las Cámaras) en este proceso, mientras que Coepa sigue sin reconocer la condición de patronal autonómica de la organización que preside Salvador Navarro, que precisamente en octubre tiene previsto aprobar sus nuevos estatutos para cambiar su modelo. La pregunta es: ¿cederá la CEV a Coepa la potestad para designar a sus representantes en la institución cameral?

De no ser así, podría abrirse el escenario para un nuevo litigio, como los que ya se han producido a cuenta de la designación de representantes de la CEV en distintos organismos, como consejos sociales de las universidades, consejos locales, observatorios o mesas sectoriales. Unos organismos de la presencia en los cuales depende la recepción de los fondos de la Ley de Participación Institucional, entre otras cuestiones no menores. Como en las Cámaras, los nombramientos dependían de Cierval, que cedía a las patronales provinciales las designaciones en función del tipo de organismo de que se tratase. Hace solo unos días, Coepa anunciaba su intención de impugnar también el acuerdo para renovar el Tribunal de Arbitraje Laboral que firmaron UGT, CCOO y la CEV, porque supone la exclusión de sus representantes de este organismo.

Como ha publicado este diario, los empresarios alicantinos confían en una mediación política que ayude a acercar posturas entre las patronales y que permita, finalmente, un acuerdo que satisfaga a todas las partes. El principal escollo es que Coepa no está dispuesta a renunciar a la cuota de representación provincial, mientras que la nueva CEV apuesta por suprimir ese modelo, que era el que primaba (y condicionaba) en el funcionamiento de la extinta Cierval. Coepa y Cepyme Alicante consideran que la voz autorizada del Consell que puede desbloquear esta situación es la de la vicepresidenta, Mónica Oltra, quien según fuentes próximas estaría dispuesta a estudiar la petición de auxilio de los empresarios alicantinos si ésta se produce formalmente. Mientras, se mantiene abierta la vía de la patronal autonómica alternativa utilizando el cascarón de Cepymeval, que pusieron en marcha el pasado mes de julio Coepa, Cepyme Alicante y la castellonense CEC.

Noticias relacionadas

next