X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

pertenecía al controvertido médico carlos morin

La clínica abortista Emece también traslada su sede social de Barcelona al centro de Alicante

1/02/2018 - 

ALICANTE. Una nueva empresa radicada en Barcelona se acaba de sumar al grupo de mercantiles que han decidido trasladar su domicilio social desde la capital catalana a la provincia de Alicante. Según refleja el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) de este miércoles, se trata del Estudio Médico Especializado en Contracepción y Esterilidad, SA, más conocida por sus siglas: Emece. Una conocida clínica ginecológica con centros en Barcelona y Palma de Mallorca especializada en la práctica de abortos.

La clínica ha movido su sede social desde su centro principal, en la calle Anglí de la Ciudad Condal, hasta un despacho en la Calle Reyes Católicos de la capital alicantina. El edificio donde figura ahora domiciliada la empresa catalana es el mismo donde tienen su sede la asociación de promotores inmobiliarios de la provincia (Provia) o la bodega alicantina MG Wines, entre otros negocios. Cabe suponer que, como sucede en la mayoría de los casos de empresas que han movido su sede por el desafío separatista, se trata de una cuestión meramente formal, y que la actividad de la clínica seguirá desarrollándose en Barcelona y Palma.

La clínica barcelonesa presta diversos servicios médicos relacionados con la salud sexual y la planificación familiar, como ginecología, obstetricia, urología, pruebas de paternidad o prevención y tratamiento de ETS. Pero si por algo es conocida la clínica Emece es por ser uno de los centros privados habilitados para practicar la interrupción voluntaria del embarazo. De hecho, en las Islas Baleares tiene un convenio con el Servei de Salut para derivarle pacientes desde la sanidad pública (se renovó en 2016), por el cual cobra unos 340 euros por aborto practicado.

Aunque ya no está vinculado al centro, Emece era una de las clínicas del entramado creado por el controvertido doctor Carlos Morin, condenado en 2016 por la Audiencia de Barcelona junto a un psiquiatra del centro por practicar abortos ilegales (fuera de los supuestos permitidos por la ley antes de que entrase en vigor la norma actual, aprobada por el Gobierno de Zapatero). El Tribunal Supremo acaba de rebajar la pena este mismo mes, y considera a Morin culpable solo de tres abortos de estas características, en lugar de los 11 de la sentencia original. La polémica saltó en 2006 (antes de la entrada en vigor de la nueva ley, aprobada en 2010), cuando un canal danés envió a una reportera con cámara oculta para probar que en Emece, entonces dirigida por Morin, se practicaban abortos fuera de los supuestos permitidos.

Según la información que obra en el Registro Mercantil, al frente de la clínica que acaba de trasladar su sede social a Alicante figura como administrador único Vicente Sanchís González (el doctor Morin cesó en el cargo en 2005). Este directivo está al frente del despacho Bricio y Asociados, especializado en la gestión de empresas, que tiene su sede precisamente en el mismo edificio de la calle Reyes Católicos. En 2016, la clínica barcelonesa facturó 667.000 euros, una cantidad casi idéntica a la del año anterior, y obtuvo un beneficio neto de 3.000 euros. Al cierre del ejercicio empleaba a 15 personas, todas mujeres.

Noticias relacionadas

next