X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ELECCIONES AL COLEGIO DE MÉDICOS DE ALICANTE

José Pastor: "El exceso de facultades de Medicina pone en peligro la calidad de la formación"

13/03/2018 - 

ALICANTE. Con motivo de las elecciones al Colegio de Médicos de Alicante que se celebran este jueves, entrevistamos al candidato a la reelección, para abordar con él sus principales propuestas para la institución y su análisis sobre los problemas fundamentales a los que se enfrentan los colegiados.

-Cuáles son las propuestas fundamentales de su programa para el Colegio de Médicos?
-Mi voluntad es dar continuidad al camino apasionante que comencé hace ya cuatro años, con humildad pero mucha ilusión, para consolidar los proyectos ya iniciados e implementar otros nuevos. Me acompaña una candidatura plural, independiente de los sindicatos porque el Colegio debe representar a toda la profesión. Vamos a trabajar con honestidad en un modelo de gestión colaborativo y no competitivo, con un equipo que conjuga la experiencia con la renovación y en el que más del 40% son médicas. Mi mayor ilusión es conseguir que los profesionales sientan el Colegio más cercano y que la provincia sea atractiva para la profesión. 

Seguiremos poniendo en valor el profesionalismo médico y la relación médico-paciente, exigiendo una disminución de las tareas administrativas para poder dedicar más tiempo al paciente. Para mejorar la motivación exigiremos potenciar su autonomía, especialmente en Asistencia Primaria. Con la Administración seremos firmes pero buscando el consenso, para recuperar las condiciones previas a la crisis y mejorarlas, sin olvidar la conciliación. En este campo vamos a apoyar la Manifestación general del 21 de marzo en Madrid. Trabajaremos con las Sociedades Científicas para aumentar la oferta de formación continuada y favorecer el desarrollo de guías clínicas consensuadas, que repercutirán en la calidad asistencial y la seguridad del paciente.

"Las empresas del Colegio ya han dado beneficios en 2017, lo que nos permitirá bajar las cuotas y mejoras los servicios"

Por otra parte, hemos completado la ordenación de las empresas del Colegio, que ya han producido beneficios en 2017, reduciendo su número para facilitar su gestión. Hemos implementado el Portal de la Transparencia y lo vamos a seguir potenciando, y aunque el Palacio de Congresos va a seguir a disposición de los colegiados, también ha comenzado a dar beneficios con los eventos organizados. Esta gestión nos garantiza la independencia económica del Colegio, nos permitirá disminuir las cuotas y mejorar los servicios a los colegiados, así como desarrollar un proyecto que nos hace gran ilusión: aprovechar parte de las dependencias colegiales para crear una biblioteca y sala de lectura. Para la vocalía de jubilados, una de las más importantes del Colegio, hemos propuesto a la Conselleria un convenio de colaboración para conseguir que los médicos seniors puedan recibir asistencia en los Departamentos de Salud en los que desarrollaron su actividad asistencial y participar en las actividades de formación continua de estos centros asistenciales.

-¿Qué le parece el requisito lingüístico en el caso de la sanidad 
-En la política de recursos humanos aceptaremos únicamente criterios que valoren los conocimientos médicos, sin aceptar discriminación por otros motivos como el conocimiento del valenciano, cuya obligatoriedad nunca hemos defendido. En la actualidad, en la Comunidad Valenciana hay un modelo comunicativo que funciona y no hay datos objetivos que indiquen la necesidad de hacer obligatorio el conocimiento del valenciano a los médicos para mejorar la comunicación con los pacientes y la calidad asistencial. Debemos evitar que en nuestra provincia se produzca una fuga de médicos vinculada a la obligatoriedad de la lengua, como está ocurriendo en otras comunidades autónomas. Estamos convencidos de que las lenguas deben servir para unir a las personas, no para separarlas.

"Debemos evitar que en nuestra provincia haya una fuga de médicos por la obligatoriedad de la lengua"

-¿Cómo cree que afectará la reversión de los conciertos sanitarios, el denominado modelo Alzira?
-La reversión de los conciertos sanitarios es una decisión de política sanitaria que depende en exclusiva del Consell. Los Colegios profesionales han sido respetuosos con el modelo sanitario que en último término viene determinado por la Administración, siempre que los principios y valores del profesionalismo médico sean respetados y la relación médico-paciente, pilar estratégico de la atención sanitaria,  sea  protegida. El Colegio siempre ha defendido y defenderá los intereses profesionales legítimos de las médicas y médicos ante la Administración y las organizaciones sanitarias empleadoras. Desde el Colegio velaremos para que quede garantizada la cobertura jurídica y profesional de los facultativos que desarrollen su labor en concesiones administrativas, sin detrimento de los interinos del sistema público. Las condiciones para el desempeño profesional deben ser las mismas que en los Departamentos de gestión directa y la calidad de la asistencia ofrecida a la población también debe ser similar. Asesoraremos a los facultativos y a los pacientes en todas las dudas que puedan surgir.

-¿Se ha mejorado en la protección frente a agresiones a facultativos, o queda por hacer?
-Las agresiones contra los médicos y médicas son una lacra y frente a ellas seguiremos teniendo tolerancia cero. Formamos parte del Observatorio Nacional de Agresiones de la OMC y lamentamos que, en muchos casos, las agresiones tengan relación con situaciones que se vienen denunciando como la masificación de las urgencias, la falta de equidad en la atención sanitaria, el aumento de las listas de espera o la precariedad laboral de los profesionales. Hemos mejorado la protección de los profesionales al lograr en 2015 que las agresiones a sanitarios del sector público sean consideradas atentado contra la autoridad, pero es necesario que esto se extienda a los profesionales que trabajan en la sanidad privada. Los colegiados afectados reciben apoyo inmediato, gratuito y completo de la Asesoría Jurídica colegial y este servicio es prioritario para nuestra candidatura.

Pero además del asesoramiento jurídico, la concienciación de los profesionales y la cooperación con las Administraciones públicas (Conselleria, Fiscalía y Policía), es necesaria la sensibilización de la sociedad en general ante este grave problema, que requiere de la unidad de todos, por lo que vamos a organizar una campaña publicitaria desde el Colegio. Para facilitar la mediación en los conflictos entre profesionales y entre médico-paciente, en el pasado cuatrienio creamos el Instituto de Mediación Sanitaria y un registro de mediadores. Ahora nos hemos propuesto implantar un programa de atención al médico como segunda víctima de los efectos adversos, para ofrecer una atención integral a los compañeros que sufren tras producirse un error médico y que no encuentran el apoyo necesario en su entorno más próximo.

"Los colegiados que sufren una agresión tienen asistencia jurídica gratuita, este servicio es prioritario"

-¿Hacen falta más médicos en la pública, es decir, más oposiciones?
-La demografía médica es uno de los retos más importantes que tiene planteado el sistema sanitario de nuestro país, donde hasta ahora no se ha realizado una planificación seria y el Ministerio de Sanidad no dispone de un registro de médicos especialistas. Una herramienta básica debe ser la planificación de los recursos humanos, analizando las variables que pueden influir en aspectos fundamentales de la demografía sanitaria en los próximos años como son jubilaciones, feminización, condiciones laborales, inmigración y emigración, competencias profesionales, necesidades futuras de especialistas, número de plazas de formación MIR y otros. Esta ausencia total de planificación, la disminución del número de plazas MIR, el éxodo de muchos compañeros con una formación excelente al extranjero por la temporalidad y el envejecimiento progresivo de la profesión médica, están llevando al sistema público a una falta de especialistas generalizada tras años de austeridad.

Una austeridad que ha limitado la tasa de reposición en el sistema público y ha conducido a unos niveles de interinidad alarmantes, superiores al 40% en la sanidad valenciana. Por eso son tan necesarias y bienvenidas las convocatorias de OPE realizadas por la Conselleria y su compromiso de que a partir de ahora se convocarán OPE de forma regular y con convocatorias de traslado previas. Además de reducir la tasa de interinidad vamos a pedir, en colaboración con todos los sindicatos que representan a lo médicos en la mesa sectorial de sanidad, que se mejoren las condiciones de contratación de los médicos, especialmente para aquellos destinos en los que es más difícil encontrar profesionales.

-¿Y más facultades? ¿Cómo ve la propuesta de la UA de volver a impartir Medicina?
-La creación de nuevas facultades de Medicina debe valorarse en un doble contexto: primero, el de la demografía médica, un problema que trasciende el mundo universitario y de cuyo debate forman parte inherente los Colegios Profesionales de Médicos, las Sociedades Científicas y la Administración. Y segundo, el de la disponibilidad de los medios materiales y humanos necesarios para ofrecer una formación de calidad excelente a los alumnos.

La demografía médica es una preocupación constante de los colegios profesionales y  llevó a la creación del Observatorio de la Profesión al que pertenece el Colegio de Médicos de Alicante. Como decía, una herramienta básica debe ser la planificación de los recursos humanos. El objetivo último debe ser la excelencia en la formación de los futuros médicos, a la vez que debe evitarse situaciones de exceso de profesionales. En abril de 2016 se planteó la necesidad de dos facultades públicas de Medicina en Alicante,  según sus promotores por la demanda de alumnos y de los investigadores que tenía la Universidad de Alicante. Sin embargo en la Comunitat el crecimiento rápido del número de facultades, muchas de ellas privadas, sin la suficiente infraestructura hospitalaria para garantizar la formación de los estudiantes, puede poner en peligro una formación de calidad excelente como tenemos en la actualidad.

Noticias relacionadas

next