X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la firma ibense de envases obtiene un beneficio de 2,2 millones

ITC Packaging dispara su facturación hasta los 44 millones tras absorber a sus filiales

25/09/2017 - 

ALICANTE. Gran año el ejercicio 2016 para la empresa de Ibi dedicada a la fabricación de envases ITC Packaging. La firma que preside Rafael Valls disparó sus ingresos hasta los 44 millones de euros, cuando el año anterior habían sido de solo una tercera parte (algo más de 13), y su beneficio alcanzó los 2,2 millones de euros, frente a los 0,6 millones de pérdidas de 2015. La explicación la ofrece el informe de gestión, donde el administrador de la empresa señala que durante el pasado ejercicio "se ha procedido a la fusión de la sociedad con otras sociedades del grupo, en concreto Industrias Técnicas del Cable, S.L.U. y Minison, SAU", por lo que los resultados que el año pasado obtuvieron por separado se han sumado en esta ocasión a los de la matriz. 

Las razones que han justificado esta fusión, según el informe, "se centran en el objetivo de lograr una simplificación y racionalización de la estructura societaria de las sociedades implicadas, a efectos de evitar duplicidades de los costes operativos, administrativos y de gestión, permitiendo aprovechar sinergias y economías de escala a través de la racionalización de procedimientos", de forma que se eviten duplicidades en los gastos generales y elevar así la rentabilidad del negocio mediante el ahorro. La fusión ha permitido asimismo "concentrar todos los activos y pasivos en una única sociedad, como parte del proceso de reordenamiento de la actividad principal de las sociedades y del grupo al que las mismas pertenecen".

ITC Packaging, que adoptó su denominación actual durante el año pasado (desde 2014 se llamaba ITC Group, como resultado de un largo proceso de fusiones y ampliación del negocio durante las últimas décadas a partir de la original Vacuplas S.A., fundada en 1968), ya había absorbido hace dos años la firma Industria Matricera S.L., a través de un proceso de fusión por absorción, de forma que la empresa matriz concentra ahora en una única sociedad prácticamente toda la actividad del grupo. La sociedad dispone de dos centros de producción, uno situado en la localidad de Sopelana (Vizcaya) y otro en Ibi, donde está su sede social.

Según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil de Alicante, ITC Packaging cerró el año pasado con un volumen de negocio de 44.379.073 euros, todo por ventas, frente a los 13.055.368 euros de 2015 (donde 4.156.572 lo fueron por prestación de servicios). El impacto de la fusión de empresas se deja sentir también en la partida de gastos de personal, por ejemplo, que pasa de suponer un gasto de 4,7 millones a 10 millones; o en los aprovisionamientos, que se cuadruplican (de 5 a 22 millones). 

Al final, el impacto para las cuentas de la empresa ibense es más que positivo: de los 620.224 euros de pérdidas que declaró el año pasado se pasa a 2.182.187 euros de beneficio. De esta forma, ITC Packaging destinará 1,7 millones del beneficio a compensar pérdidas de ejercicios anteriores, otros 120.000 euros a reservas, tanto la legal como las voluntarias, y el resto (350.000 euros) a repartir un pequeño dividendo.

Según el desglose de las ventas incluido en la memoria, 31,4 millones de euros se vendieron a clientes nacionales, mientras que unos 13 millones (el 30%) se destinaron a exportaciones. De estos, el grueso de las ventas al extranjero acabaron en países de la Unión Europea (11,8 millones) y unos 1,2 millones en países del resto del mundo. Obviamente, la venta de envases de plástico supuso la mayor parte de los ingresos (casi 42 millones de euros), aunque una pequeña parte de la facturación llegó por la venta de moldes a otras empresas (1,56 millones) y casi otro millón por venta de mercaderías.

La empresa que preside Rafael Valls fabrica envases de plástico para sectores como los productos lácteos y untables, helados, salsas o golosinas. También son proveedores de empresas de cosmética o de fábricas de pintura, e incluso de productos químicos. Entre sus clientes más conocidos se cuenta la valenciana Dulcesol, para quien fabrica los envases de su crema de cacao. El presidente de ITC Packaging recogió el pasado mes de julio el premio de la Cámara de Comercio de Alicante a la Innovación empresarial, durante la celebración de la 43ª Noche de la Economía Alicantina celebrada en las instalaciones de la EUIPO.

next