X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la caída de la balanza comercial ralentiza el crecimiento de alicante

Italia reemplaza al calzado de Elche y Elda en el mercado francés y hunde la exportación

11/11/2016 - 

ALICANTE. Las exportaciones de la provincia de Alicante aún no han notado el efecto del 'Brexit', pero sin embargo se han desplomado en el mes de agosto. Y la razón hay que buscarla en Francia, comprador habitual del calzado alicantino que ahora ha puesto sus ojos en el producto italiano, para reemplazar al zapato de Elda y Elche en las tiendas galas.

Según explica el director de Proyectos del Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca), Joaquín Melgarejo, la tendencia a reemplazar el calzado alicantino por el italiano en el mercado francés fue detectada hace quince días, en el marco de la jornada "Nuevas oportunidades de negocio" que organizaron Ineca y la Cámara de Comercio de Alicante con empresarios de la provincia. En dicho encuentro, el representante de la Cámara francesa alertó del proceso de sustitución que se estaba produciendo en el mercado galo.

El Informe de Coyuntura Socioeconómica de Ineca correspondiente al tercer trimestre, presentado este jueves en la sede de la organización, refleja una caída de las exportaciones del 5,83% en agosto respecto al mismo mes del año anterior. Alicante vendió al exterior 339,1 millones de euros, cuando en 2015 el volumen de ventas superó los 350 millones. Pero agosto no es la excepción, en junio la caída interanual fue del 10%, y en julio de un 14,7%. Mientras, en España las variaciones interanuales son positivas.

Según el presidente de Ineca, Perfecto Palacio, la exportación de productos manufacturados (donde se incluye el calzado) a Francia se ha retraído en casi 76 millones de euros, mientras que la caída global de las ventas al país vecino es de 64 millones (en otros apartados, las ventas crecen). Melgarejo explica que la razón hay que buscarla en la 'usurpación' del espacio de venta tradicional del calzado alicantino por parte de los zapateros italianos.

El hundimiento de la balanza comercial (puesto que al mismo tiempo que caen las exportaciones suben las importaciones) es una de las principales debilidades detectadas por Ineca en la economía alicantina. El saldo comercial en agosto se quedó en apenas 21 millones de euros a favor de la provincia, habituada a diferencias positivas mucho más amplias. "Uno de los datos positivos de la economía alicantina prácticamente ha desaparecido", lamenta Palacio, "estamos en la tasa más baja de los últimos cinco años". La solución, a su juicio, pasa por "abordar procesos de internacionalización y la puesta en marcha de nuevos proyectos, como la zona franca" que Ineca impulsa junto a la Diputación de Alicante. Y, sobre todo, por "captar inversión extranjera, no puede ser que la actividad se mantenga exclusivamente con el esfuerzo de los empresarios locales".

El turismo y la construcción, puntales

La segunda gran debilidad de la economía alicantina, a juicio de Ineca, es el saldo bancario (la diferencia entre los depósitos y el crédito concedido), que vuelve a estar en niveles de hace un año tras varios meses de recuperación. "Se ha perdido todo lo avanzado". De esta forma, el saldo se queda en junio en -15.600 millones de euros, un 0,6% más que hace un año, y Alicante incrementa hasta el 15,4% su aportación al saldo negativo nacional, que por contra se reduce.

Pero el informe de Ineca deja también datos positivos. La recaudación por IRPF ha aumentado un 7,3% en el tercer trimestre, cuando en España el aumento ha sido solo del 4,5%, y Alicante aporta ya el 1,7% de la recaudación estatal. El dato más alto desde marzo de 2008. "Quizá empiece a ser necesario que el Gobierno le preste más atención que hasta ahora a la provincia", dice Palacio. También evolucionan en positivo la afiliación (442.897 personas en el Régimen General en septiembre, un 4,9% más que hace un año) o el paro registrado (169.851 personas, un 8,9% menos).

Al margen de estas variables, Palacio destaca el turismo como "prometedora fuente de ingresos", ya que las pernoctaciones en campings, apartamentos, hoteles y casas rurales en el tercer trimestre ha llegado a los 23,23 millones, un 9% más que el año pasado. Otro puntal son las ventas de viviendas a extranjeros: aportaron casi 520 millones de euros en el segundo trimestre de 2016, un 24% más que hace un año. "La concesión de visados de obra mantiene su crecimiento", explica Palacio, y "en ocho meses se han expedido más visados que en 2015".

Con todo, la recuperación es "manifiestamente más lenta que en el resto de España", a juicio del presidente de Ineca. "Nuestra curva de crecimiento se ha aplanado", lamenta, con la "sensación de que la provincia pierde muchos trenes, aunque esté bastante mejor que en 2008". "Estamos en una situación en la que necesitamos reactivarnos para no perder oportunidades, es la diferencia entre un año de inflexión o uno de recuperación", avisa. "No lo podemos fiar solo al turismo, el sector inmobiliario y los inversores locales, hay que atraer inversión extranjera y del resto de España".

Zona franca y tasa turística

En esta estrategia, Ineca considera que la reactivación del proyecto de Zona Franca en el puerto de Alicante y Elche Parque Empresarial es "una excelente noticia", y pide "asegurar los pasos". Palacio resta importancia al hecho de que Santander acabe de abrir su propia zona franca (ya son seis en España) y defiende la "oportunidad" que supone el hecho de que no exista ninguna otra entre Barcelona y Cádiz. "La clave es que Alicante se convierta en la zona franca del arco mediterráneo", defiende, consciente de que el proceso es largo en el tiempo (unos cuatro años).

Melgarejo, por su parte, añade que para captar inversión se necesita, ante todo, "certidumbre". "Hay debates que se ponen sobre la mesa y no ayudan, porque distraen". Como ejemplo paradigmático, cita el de la tasa turística, que un día parece que se va a implantar y al siguiente vuelve a descartarse. Una incertidumbre que retrae la inversión, según Ineca.

Noticias relacionadas

next