X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

nueva promoción en el centro de alicante 

Hansa supera los límites del catálogo y logra licencia para construir sobre un edificio protegible

6/11/2017 - 

ALICANTE. La promotora Hansa Urbana podrá derribar un edificio en trámite de catalogación situado entre la calle José María Py y la avenida Benito Pérez Galdós de Alicante para levantar un nuevo inmueble. La Concejalía de Urbanismo concedió hace al menos un mes la preceptiva licencia de obra mayor que autoriza su demolición tras constatar que la propuesta contaba con todos los beneplácitos técnicos requeridos y que nada impedía la concesión del permiso solicitado. Es más, de no haber otorgado ese permiso, los responsables del departamento podrían haber incurrido en un presunto delito de prevaricación. 

El permiso se ha facilitado pese a que el documento que debe servir de punto de partida para la elaboración del Plan General Estructural -el llamado catálogo de protecciones- plantea la preservación parcial de ese inmueble: un edificio de planta baja y dos alturas construido en 1948. Ese grado de protección parcial obligaría a mantener la fisonomía de su fachada, así como su actual número de alturas. Sin embargo, según admitió el propio concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón (Guanyar), a preguntas de Alicante Plaza, según los informes de los técnicos municipales esa propuesta de protección (que no ha llegado a estar vigente) no puede justificar que se le deniegue la licencia.     

La empresa dirigida por Rafael Galea fue, de hecho, la primera que presentó una solicitud de permiso para demoler un inmueble en proceso de catalogación, justo dos días después (el pasado 12 de junio) de que expirase la suspensión de licencias acordada en 2015: una decisión que se adoptó, precisamente, para preservar el patrimonio arquitectónico de la ciudad durante el tiempo en el que se demorase la aprobación del catálogo de protecciones, después de que el anterior equipo de Gobierno, del PP, desistiese de seguir con la tramitación de su propuesta de Plan General (entonces bajo el escrutinio de la justicia por el supuesto amaño que se investigó en una de las ramas del caso Brugal, ya en fase de apertura de juicio).

Los informes de los técnicos de Urbanismo sostienen que no existe ningún impedimento para que se conceda el permiso solicitado

Sin embargo, ese nuevo catálogo de protecciones no ha llegado a tener eficacia al no ser respaldado por el pleno de la corporación: el tripartito compuesto por PSOE, Guanyar y Compromís no han logrado sumar el voto favorable de al menos otro concejal de la oposición (el número 15 que decanta la mayoría absoluta) que resulta necesario para que el texto pueda entrar en vigor. Cuando se produjo la caducidad de la suspensión de licencias, Urbanismo dictó una instrucción por la que se emplazaba a solicitar una evaluación de la Dirección General de Patrimonio de la Conselleria de Cultura para todas aquellas propuestas de intervención que afectasen a edificios en trámite de catalogación. Al parecer, Patrimonio no ha planteado objeción alguna para que Hansa Urbana desarrolle su proyecto.   

Como publicó este diario en junio, la división inmobiliaria de la compañía proyecta levantar un edificio de nueva construcción con once viviendas de entre dos y tres dormitorios. Según pudo constatar este diario, ya se habría iniciado, incluso, el proceso de vacíado interno. A esta primera promoción, podrían sucederle otros proyectos similares que también cursaron petición de derribo tras la caducidad de la suspensión de licencias.        

Noticias relacionadas

next