X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Hacienda es más optimista que Ramírez

Foto: Rafa Molina
26/06/2017 - 

ALICANTE. Tanto fuentes de la Agencia Tributaria como el propio Juan Carlos Ramírez han confirmado este lunes a Alicante Plaza que existe una oferta del presidente del Hércules que “satisface plenamente“ las exigencias de la primera  para conceder un aplazamiento al club de su deuda de 4,3 millones de euros, pero que este no se formaliza a petición del empresario.

Ahora bien, el propio Ramírez pide “mucha prudencia” a la hora de valorar la situación, toda vez que insiste en que no firmará hasta que sepa que es el adjudicatario en la subasta de las acciones, pero es que la predisposición del fisco a esperar se mantendría solo por unos días. De hecho, los embargos siguen vigentes.

Dos millones de euros en efectivo, su patrimonio e incluso un aval bancario

El pasado sábado, nuestro compañero Lucas Verdú en las páginas del Diario Información adelantaba la existencia de un acuerdo entre Hacienda y Ramírez, después de que una última oferta de presidente del Hércules, en la que ofrece responder con su patrimonio y que ya apuntaba en su última comparecencia de prensa, fuera aceptada por el fisco.

Este lunes y a preguntas de Alicante Plaza, desde la Agencia Tributaria señalaban al respecto que sus exigencias con el Hércules “son las mismas de siempre (…), contundentes para que ningún club pueda hablar de agravio” y que Ramírez, ahora, sí las satisface.

El empresario vasco se moja y a base de bien. Y es que, junto al pago de los anunciados dos millones de euros en efectivo y garantías reales y personales, “ofrece también un aval bancario si fuera necesario” para respaldar el pago aplazado de la suma restante. Es decir, Ramírez propone cancelar la mitad de la deuda de inmediato (dos millones de euros) y que le acepten al Hércules el pago fraccionado del resto (otros dos millones), respondiendo él con su propio patrimonio (el fisco lo está todavía valorando pero, de entrada, las partes coinciden en que “bastaría para hacer frente a la deuda”) si el Hércules no cumple con el aplazamiento, algo que no olvidemos que no sería la primera vez que ocurre.

Firma condicionada y no solo por la subasta

Pese a que Ramírez ahora sí satisface las exigencias de la Agencia Tributaria, como decimos, no se ha firmado el acuerdo de aplazamiento porque el empresario solo está dispuesto a hacerlo una vez se sepa ganador de la subasta que aún ha de convocar el Instituto Valenciano de Finanzas y en la que estará en juego el control del Hércules. 

Pero es que a la incertidumbre que provoca la convocatoria de esa subasta y especialmente su desenlace, Alicante Plaza ha podido saber que se une también la exigencia de la Agencia Tributaria de que se firme un nuevo convenio a comienzos de julio como tarde, de ahí que Ramírez pida prudencia e incluso deje entrever que no las tiene todas consigo.

Ahora mismo se mantiene la situación que se desencadenó en marzo, con la cancelación por parte de Hacienda del convenio singular suscrito en 2013, y que se caracteriza no solo por la ausencia de un acuerdo de aplazamiento, también por un embargo de 4,3 millones de euros sobre los bienes y derechos del club.

Noticias relacionadas

next