X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

rosique acudió a la diputación hace unas semanas

Fundesem pide ayuda a instituciones y empresas de la provincia para pagar al Ivace

24/01/2018 - 

ALICANTE. El vicepresidente ejecutivo de la escuela de negocios alicantina Fundesem Business School (FBS), Manuel Rosique, intenta conseguir una inyección adicional de fondos que permita a la fundación hacer frente a la deuda de 1,1 millones de euros que mantiene con el Ivace por el alquiler del edificio donde la escuela tiene su sede, en el Cabo de las Huertas. Como viene contando Alicante Plaza, la reclamación judicial de esa cantidad por parte del instituto de la Conselleria de Economía ha puesto contra las cuerdas a la escuela, que incluso ha valorado la opción de un concurso de acreedores para evitar ir a liquidación si hay una sentencia favorable al Ivace y la reclamación pasa a la vía ejecutiva.

Según ha podido saber este diario, el vicepresidente de Fundesem ya se ha puesto en contacto con algunas instituciones de la provincia para intentar captar esos fondos, aunque hasta el momento los contactos no se han concretado en nuevas aportaciones. En este sentido, el directivo de la escuela de negocios mantuvo recientemente una reunión con representantes de la Diputación de Alicante, que ya paga uno de los másteres que imparte la escuela. De hecho, el pasado 27 de diciembre la institución provincial publicó la concesión de una subvención de 50.000 euros a Fundesem, para sufragar el coste del curso 'Programa superior en liderazgo público', dirigido a políticos y altos cargos de la provincia. La edición de 2018 de este máster arranca el próximo 30 de enero, según informa Fundesem en su página web.

Pero el apoyo de la Diputación, incluso si finalmente se incrementase la aportación que realiza a Fundesem, no solucionaría por sí solo el 'agujero' en las cuentas de la escuela. La fundación atraviesa serios problemas de tesorería que no ha conseguido revertir desde que se hundió su facturación con la crisis económica, aunque en los últimos años la actividad haya remontado. Así, la intención de Rosique es poner en marcha una campaña para captar nuevas fuentes de financiación para Fundesem. Fundamentalmente, instituciones y grandes empresas que quieran contribuir a mantener la actividad de la escuela de negocios, con más de medio siglo de historia a sus espaldas y situada entre las diez mejores del país.

Como ha publicado este diario, el Ivace reclama judicialmente a Fundesem 1,1 millones de euros por el impago del alquiler en los últimos seis años (el edificio fue construido por el antiguo Impiva sobre una parcela municipal). La vía judicial es la que puede llevar a la escuela de negocios, gestionada por una fundación sin ánimo de lucro, a liquidación si ésta llega a la vía ejecutiva. De ahí que se haya valorado el concurso de acreedores como forma de cubrirse las espaldas, una opción que se trasladó a algunos empleados y que desató las alarmas entre el profesorado de FBS. Máxime cuando el anterior decano, José Santacruz, había dimitido a finales de diciembre con un enigmático correo en el que se desvinculaba de la "política económica y de recursos humanos" de la institución.

Un grupo de empleados, de hecho, se ha organizado y ha buscado asistencia legal para defender sus intereses en caso de que finalmente el concurso sea la única opción de supervivencia para Fundesem, tal como ha venido contando este diario, e incluso valoran la posibilidad de asumir la gestión de la escuela si la fundación actual terminase desapareciendo. En este sentido, los profesores asociados aún no han cobrado sus clases del segundo semestre, y los que están en plantilla se quejan también de la acumulación de atrasos en los pagos.

Visto bueno a la refinanciación

En cualquier caso, la dirección de Fundesem confía en cerrar la refinanciación de la deuda con el Ivace antes de verse abocada a soluciones drásticas para salvar la fundación, y la predisposición de la Generalitat es buena, dado que no quiere convertirse en la 'enterradora' de la escuela de negocios tras haber hecho lo propio con la ya extinta patronal Coepa. El patronato de Fundesem, como publicó este diario el martes, ha dado el visto bueno a la propuesta de acuerdo (basada en la que la propia escuela remitió en 2017 al Ivace para renovar el alquiler del edificio, vencido en marzo), que obliga a pagar 300.000 euros al contado antes de firmarse (el importe de dos anualidades) y avalar el 20% del resto de la deuda, que se refinanciaría a lo largo de un periodo de diez años.

El principal problema con el que se encuentra Fundesem, así, son las tensiones de tesorería, que complican el poder afrontar el pago inmediato de los citados 300.000 euros, cuando aún se adeudan varias nóminas a los empleados de la fundación. El apoyo de instituciones y empresas que está buscando su vicepresidente ejecutivo podría así resultar determinante para el futuro de la fundación.

Noticias relacionadas

next