X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

consecuencias en el cobro del IBI

Estos son los 57 municipios de Alicante en los que baja y sube el catastro

3/01/2018 - 

ALICANTE. El Consejo de Ministros aprobó el viernes pasado la revisión del catastro de 57 localidades de la provincia de Alicante, tras comprobar que cumplen los requisitos de aplicación previstos en la Ley del Catastro Inmobiliario. Esto tendrá consecuencias directas en los bolsillos de los ciudadanos, ya que podrá subir o bajar el IBI de los municipios según las medidas que aplique cada ayuntamiento.

De esta manera, aquellos que revisaron por última vez el catastro antes del 1991, subirá la valoración de las viviendas con un coeficiente actualizado del 1,08. En este caso están: Senija, El Verger, Albatera, Aigües, Agres, Alfafara, Dénia, Gaianes, l'Alqueria d'Asnar, Adsubia, Almudaina, Balones, Benasau, Benifallim, Benilloba, Benillup, Benimantell, Benimassot, Confrides, Cox, Facheca, Famorca, Gorga, Millena, Orba, Penáguila, Quatretondeta y Tollos. 

Para 1994 sube aplicando un coeficiente del 1,07 en Orihuela. De 1,06 será para los del año siguiente: Algorfa, Daya Nueva, Jacarilla, Los Montesinos, Novelda y San Fulgencio. Para los del 1996 sube con un 1,05, es el caso de Els Poblets, Muro de Alcoy y Teulada. 

Los que revisaron del 1997 al 2000 rebajará el coeficiente con un 1,04. En esta situación está Polop. Ya en la época de la burbuja inmobiliaria, del 2005 al 2010, será a la baja con un coeficiente del 0,96 es el caso de: Ibi, Redován, Agost, Benimarfull, Castalla, La Vila Joiosa, Dolores, Almoradí, Beniarrés, Callosa d'en Sarrià, El Campello, La Vall de Laguar, Onil, Pedreguer, Daya Vieja, La Vall d'Alcalà, Murla y Mutxamel.

Hay que recordar que la actualización de los valores se lleva a cabo a petición de los propios ayuntamientos y tendrá efectos en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, que se devenga el 1 de enero. Como se decía, esto no supone necesariamente una elevación del IBI o la plusvalía municipal, es decir, el tributo que grava el incremento de valor terrenos de naturaleza urbana, ya que son los consistorios los que deciden la cuota del impuesto. 

En la provincia de València el caso más destacado es la propia capital, que lo revisa al alza con un coeficiente de 1,04 (su última actualización es del 1998). En total, serán 89 localidades de la provincia, entre los que destacan la subida de Gandía (1997) y Picassent (2000); y la rebaja en Alzira (2005), Xàtiva (2006), Sueca (2007) y Carcaixent (2012).

Noticias relacionadas

next