X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de noviembre y se habla de financiación autonómica CONSUM ELCHE ARENALES DEL SOL

debate político sobre la gestión del coso municipal

El tripartito de Alicante vuelve a torear sobre el uso de la plaza: ¿prórroga del contrato? 

2/09/2017 - 

ALICANTE. Los tres partidos aliados al frente del Ayuntamiento de Alicante, PSOE, Guanyar y Compromís, volverán a lidiar con sus difrencias políticas a cuenta del uso de la plaza de toros de la ciudad, de propiedad municipal. Se trata de un debate que, en principio, se preveía afrontar en diciembre, cuando expira la vigencia del contrato de explotación actual. Sin embargo, la controversia llegará antes de lo previsto. En concreto, el próximo martes. Según pudo confirmar Alicante Plaza, los tres socios abordarán en Junta de Gobierno una propuesta formulada por la Concejalía de Plaza de Toros que dirige la socialista Gloria Vara para conceder una prórroga de dos años de gestión a la UTE que asume su explotación desde el año 2014. Es la única prórroga que contempla el contrato, adjudicado por el anterior equipo de Gobierno, del PP. 

Según las fuentes consultadas, la propuesta no surge motu proprio de la concejalía competente, sino que responde a una petición formulada por la propia UTE (compuesta por Simón Casas Production y Toros del Mediterráneo) a finales del pasado mes de mayo y que no había trascendido oficialmente hasta ahora. Y según las mismas fuentes, a priori, no habría ningún impedimento técnico o económico para que se conceda esa ampliación de plazo solicitada, puesto que la concesionaria habría cumplido con sus obligaciones respecto al Ayuntamiento establecidas en el pliego de concesión. Al parecer, eso sí, en el expediente no se ha incorporado todavía los informes pertinentes que debe emitir tanto la Asesoría Jurídica como el departamento de Intervención.

Al margen de lo que concluyan esos dos dictámenes, ya se da por seguro que el debate de la propuesta no será cómodo. Los tres partidos mantienen diferencias de criterio político sobre el uso del edificio municipal. El PSOE, con el alcalde Gabriel Echávarri y la propia edil del área, Vara, a la cabeza, ya se han pronunciado en varias ocasiones a favor de que se mantenga la celebración de corridas en el coso. El primer edil incluso se mostró partidario públicamente de que se concediese una prórroga a la concesionaria actual cuando se planteó la propuesta de revisión de la Ordenanza de Protección Animal (todavía en trámite de alegaciones) en la que la concejalía del área, pilotada por Marisol Moreno (Guanyar), eliminaba la autorización excepcional concedida para la celebración de festejos taurinos.

En el extremo opuesto se sitúa Guanyar. La agrupación electoral liderada por EU ya incluyó en su programa político con el que concurrió a las municipales de 2015 una propuesta para impedir la celebración de corridas en la plaza o, cuando menos, que se convoque una consulta pública (con unos mínimos de participación para que se pueda considerar vinculante) con el propósito de que la ciudadanía se pronuncie. Así que, en buena lógica, se da por hecho que sus representantes en la Junta de Gobierno no votarán a favor de que se prorrogue la concesión que perpetúe las mismas condiciones de uso.

Con esa disparidad de opiniones será Compromís quien incline la balanza de la mayoría a la hora de tomar la decisión. Y resulta más que complejo poder anticipar cuál puede ser el sentido de su voto, ya que, hasta la fecha, la formación nacionalista (con el sector tradicionalista y regionalista representado por el Bloc favorable a los toros y con el sector más proteccionista, con Els Verds-Equo, en contra) no se ha definido con claridad sobre la cuestión taurina. Al menos, en la ciudad de Alicante. Es cierto que Compromís sí apoyó a finales de julio la propuesta de denegación de uso de una finca municipal para celebrar la tradicional suelta de vaquillas en las fiestas de El Moralet, pero entonces, esa denegación, se apoyó en un informe de Urbanismo en el que se advertía de posibles riesgos para los participantes porque el terreno propuesto está afectado por el paso de una rambla (cauce natural del agua en caso de lluvias torrenciales). 

Lo cierto es que el debate es tan espinoso que la decisión no se tomará probablemente hasta el próximo lunes, cuando se celebrará una reunión del comité ejecutivo local para tratar cuál debe ser la posición del grupo municipal sobre la concesión de la prórroga. Antes de conocer la propuesta que se lleva a la Junta de Gobierno del martes, algunas fuentes del grupo municipal sí se habían decantado en declaraciones a Alicante Plaza por la convocatoria de un nuevo concurso en el que se fijen las condiciones de uso de la plaza. Eso sí, sin llegar a concretar si en ellas debía incorporarse los festejos taurinos.

Noticias relacionadas

next