X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

acusado de supuesta estafa de 750.000 euros

El salto profesional de la Eléctrica de Crevillent sale rana: el directivo gallego fichado para crecer, detenido

26/06/2018 - 

CREVILLENT. El 27 de mayo de 2016, la Cooperativa Eléctrica de Crevillent anunció el fichaje de su nuevo director general, Enrique Rúa Riveiro, con el objetivo de dar un salto de calidad en la gestión y abordar los retos del sector eléctrico español y su mercado regulado. Enrique Rúa Riveiro fue seleccionado por una empresa externa. En su momento, Enercoop, la marca en la que engloba a la Cooperativa Eléctrica, defendió su experiencia en el sector. Rúa Riveiro había sido director general energético de ONH Services, multinacional destinada a la gestión integral de servicios energéticos; fundador y director comercial de ALRA, empresa del sector de las instalaciones eléctricas, y trabajó como jefe de ventas territorial de Unión Fenosa para Galicia y norte de Portugal. Hoy, casi dos años después, Rúa Riveiro está detenido por la Policía por un supuesto fraude a su propia empresa, junto a otro alto cargo de la compañía, el director comercial. 

Como ha hecho público este lunes, la Policía Nacional ha detenido a 10 personas, entre las que se encuentra, Rúa Riveiro, quien está acusado de estafar a la firma donde trabajaba una cantidad cercana a los 750.000 euros utilizando varias filiales de la empresa matriz. Así, junto a otro trabajador -también alto cargo de la misma empresa-, y en colaboración de los administradores únicos de diferentes empresas de ámbito nacional, emitía facturas falsas sobre proyectos y servicios que, o bien no se realizaban, o eran copiados de otros verdaderos, según ha informado el cuerpo de seguridad en un comunicado.

Cinco de los investigados fueron detenidos en Alicante, mientras otros cuatro lo fueron en Madrid, lugar donde reside la sede de las empresas que regentaban. Asimismo otra empresaria fue detenida en Ourense, en una operación coordinada por parte de las Brigadas de Policía Judicial de Alicante y Orense. Al tiempo de las detenciones fueron realizados cuatro registros, tanto domiciliarios como en empresas, donde se intervino documentación importante para la investigación, así como una cantidad sustancial del dinero estafado.

Los colaboradores realizaron las facturas a lo largo del año 2017, en muchas de las ocasiones sin conocer el objeto por el que las hacían. Después de cobrar el montante que figuraba en las mismas, realizaban ingresos en cajeros o mediante transferencias bancarias a los dos trabajadores que se encontraban dentro de la empresa.A los detenidos se les atribuye delitos de falsedad documental, administración desleal, pertenencia a grupo criminal y estafa continuada.

En su momento, la Cooperativa de Crevillent ya hizo público un comunicado en el que había explicado la interposición de la denuncia contra los ahora detenidos después de detectar -a través de los sistemas de control interno de la compañía- "de diversas irregularidades presuntamente cometidas durante el último trimestre de 2017"

En concreto, se identificó un grupo de facturas por servicios aparentemente vinculados con el objeto social del Grupo Enercoop, las cuales resultaban sospechosas, bien por sobredimensionamiento en cuanto a sus importes, bien por la falta de constancia de que efectivamente se hubieran prestado estos servicios. Según la cooperativa, tras una investigación interna, ningún proveedor de los requeridos pudo justificar en modo alguno la realidad de los servicios supuestamente prestados, ni tampoco que el importe fuera correcto en aquellos casos en los que se trataba de facturas aparentemente hinchadas, a pesar de que se les requirió para que procedieran. En esta fase comprobación interna, el Consejo Rector de Enercoop pudo recuperar 476.000 euros de los pagos efectuados presuntamente de forma irregular.

Según la cooperativa, en el transcurso de dicho proceso de investigación interno, el director general no pudo demostrar la realidad de la mayoría de los servicios, ni dar ninguna explicación coherente.  Entonces, Rúa Riveiro presentó su dimisión en diciembre. Días después, y con las evidencias suficientes, el Consejo Rector acordó despedir a tres trabajadores supuestamente implicados en estos hechos, uno de ellos el director comercial (J.I.B) y presentó una denuncia la UDEF, que se ha saldado, seis meses después, con las 10 detenciones.

De la investigación se extrajo la conclusión de que el anterior director general supuestamente implementó una trama ciertamente sofisticada con el personal más cercano, de confianza, así como con empresas de servicios externos de su entorno con claras conexiones entre ellas para tratar de superar los mecanismos de control de la compañía y cometer la supuesta estafa denunciada.

Enercoop ha solicitado el embargo de las cuentas y bienes de las personas vinculadas con los hechos denunciados, teniendo constancia de que el Juzgado de Elche que instruye la causa ordenó dichos embargos. Asimismo, la compañía se personará en la causa como acusación particular lo que permitirá, entre otras cosas, obtener más información y poder resarcir los daños causados. Este jueves celebra su asamblea para dar explicaciones a los socios.

next