X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El problema del Hércules no es la deuda con Hacienda

Foto: Pepe Olivares
4/06/2017 - 

ALICANTE. Ni los incumplimientos con los acreedores privilegiados, como es el caso de lo que ocurre con la Agencia Tributaria, ni los que se puedan producir en relación con los acreedores ordinarios.

Desde Madrid y València llegan en los últimos días mensajes muy nítidos que apuntan a que, a corto plazo, la viabilidad del Hércules se verá seriamente comprometida si el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) no le concede la suspensión cautelar de la obligación de pagar los casi siete millones de euros que la Comisión Europea le reclama desde hace once meses, tras declarar como ayuda de Estado, que falseó la competencia en el mercado común, el aval de 18 millones de euros que recibió la Fundación del Hércules en 2010 del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF). 

Valencia, Hércules y Elche

El pasado mes de julio, Bruselas dictó una decisión de recuperación por la que se reclamaba la suma de 23,4 millones de euros al Valencia, 6,9 al Hércules y 4,1 al Elche. En los tres casos tras resolver que los avales que recibieron sus respectivas fundaciones del banco del Consell, entre 2008 y 2011, falsearon la competencia.

Cada uno de los clubes interpuso contra esa decisión un recurso de nulidad ante el TGUE, al tiempo que solicitó la suspensión cautelar de la obligación de pagar. El proceso de cobro se inició a instancia de la Comisión por el IVF (el Valencia y el Hércules han acudido a la vía contencioso-administrativa contra las resoluciones del banco del Consell en las que se les reclamaba el pago, mientras que el Elche agotó la VÍA administrativa si bien luego optó por plantar batalla solo en Luxemburgo), pero quedó paralizado en virtud de una cautelarísima reconocida por el citado órgano jurisdiccional a las tres entidades mientras no se pronuncie sobre la medida provisional (la suspensión cautelar). 

Mientras que el Elche y el Hércules dicen no tener noticias de que se vaya a conocer en breve el auto por el que se estimará o no su petición de suspensión, el Valencia sí reconoce que dicha resolución "está al caer" como también que se plantean arrancar de la Agencia Tributaria un compromiso de pago aplazado de la suma que les correspondería abonar. 

Pago inmediato y efectivo

La idea del conjunto che va en la línea de la propuesta presentada hace diez días al fisco por el presidente de Hércules, Juan Carlos Ramírez, para lograr cerrar un nuevo convenio singular que permita encauzar el pago del crédito privilegiado de 4,3 millones de euros de importe del que es titular Hacienda. Dentro de su oferta, el empresario vasco también propone el pago fraccionado de los siete millones que le reclama la Comisión Europea, una vez el club regrese al fútbol profesional.  

El problema es que está por ver que lo anterior sea posible y no solo porque la política de recuperación de la Comisión es muy clara y establece que el pago ha de ser inmediato y efectivo y, si no se atiende en los anteriores términos, la alternativa para equilibrar el mercado es la liquidación de la sociedad que obtuvo la ventaja, es que nuestra Ley General Tributaria impide el fraccionamiento/aplazamiento del pago de cantidades que se correspondan con decisiones de recuperación, además de créditos contra la masa, naturaleza que también tienen las sumas que le reclama Bruselas a los tres clubes. De hecho, un fraccionamiento sería susceptible de ser considerado también una ayuda de Estado contraria a la competencia por la Comisión.

A nadie se le escapa que el Hércules no tiene capacidad para afrontar el pago inmediato de una suma de siete millones de euros (podría ser mayor, de acuerdo con los intereses), por lo que quedaría abocado a la liquidación.

Foto: Pepe Olivares

Noticias relacionadas

next