X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

las instituciones siguen acusando los recortes

El principal reto de la ciencia valenciana: gestionar mejor la I+D+i y mantener a los jóvenes talentos 

13/02/2018 - 

ELCHE. A pesar de que los indicadores muestran que el país empieza a dejar atrás la crisis económica a grandes rasgos, hay algunos sectores o ámbitos que siguen sin ver cómo esa salida del agujero se acompasa con ellos. Uno claro es el de la ciencia. Por ello, la Red de Universidades Valencianas para el Fomento de la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (RUVID), insiste en la necesidad de una administración que gestione con la eficiencia y eficacia los recursos disponibles para la I+D+i, puesto que en gran parte, de ellas dependen no sólo las líneas de investigación, sino el mantenimiento del talento investigador.

Estas son algunas de las síntesis que arroja el informe sobre el estado de la Comunitat Valenciana a nivel de I+D+i en sus universidades públicas y privadas, la primera vez que el informe se da a conocer fuera de València, y cuya presentación tuvo lugar en la Universidad Miguel Hernández (UMH). Precisamente sobre el problema de la financiación hace hincapié Manuel Jordán, presidente de RUVID y vicerrector de Investigación e Innovación de la UMH: “el sistema universitario de investigación valenciano está consolidado, pero a día de hoy sigue presentando dificultades, como la obtención de fondos para desarrollar actividades de investigación, así como para mantener líneas de investigación y generar oportunidades para los investigadores más jóvenes”.

El peligro de la falta de relevo para los actuales científicos

En ese sentido se expresan también los dos científicos que estuvieron en el acto. El director del Instituto de Neurociencias de la UMH, Salvador Martínez, asevera que hay una generación de científicos que se ha perdido y no sabe si se podrá recuperar. "En España de cinco a diez años puede producirse una falta absoluta de investigadores porque no hemos sabido tener una actividad científica adecuada para mantener el tejido humano que permita mantener el sistema", explica. En esa dirección apunta también el profesor del Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante (UA) y aspirante a Nobel, el ilicitano Francis Mojica. Esgrime que en los últimos tiempos ha estado contactando con talentos españoles en el extranjero para que vuelvan y piensen en lo que puede ofrecer la universidad o el país. Pero encuentra con respuestas negativas, “quizá en unos años”, le dicen. Otra experiencia es la de investigadores que han regresado a España y que al ver el panorama han vuelto al extranjero.

Sobre ese asunto, Martínez apunta que el reto no es sólo conseguir financiación para líneas de investigación, que es algo relativamente fácil si hay talento, sino mantener a los investigadores. Explica que si el techo de los jóvenes talentos está bajo, entonces sí puede llegar esa fuga. De ellos depende la financiación porque es su capacidad la que la atrae, pero no deciden sobre el equipamiento, los recursos o el laboratorio, sino las instituciones. Ahí asevera Jordán que la situación es compleja porque en efecto, parte de la financiación depende de las instituciones, pero estas a su vez están sometidas aún a recortes presupuestarios importantes.

Aumento progresivo de la I+D+i en los últimos años

En cualquier caso, se está intentando cambiar esta tendencia. En 2016 se registró una inversión en I+D+i de las universidades valencianas de 465 millones de euros —en 2008 fueron 520— , un 45% de lo invertido en la Comunitat Valenciana. Pero Jordán insiste en que hay que pasar de las intenciones a las acciones y que la administración gestione debidamente los recursos existentes, puesto que sigue haciendo falta un impulso de la universidad a la empresa. A este respecto, hay que destacar el anuncio de la Agencia Valenciana de la Innovación de fomentar la formación y contratación de investigadores en empresas de la Comunitat. Actualmente, sólo el 39% de las empresas que contratan actividades de I+D+i a las universidades valencianas tienen su origen en la comunidad autónoma.

A pesar de las dificultades, las universidades están haciendo un esfuerzo para mantener el nivel de sus departamentos e institutos, como así lo demuestran las 14 investigaciones en activo trabajando en proyectos financiados por el Consejo Europeo de Investigación y los 5 investigadores en el ranking mundial Highly Cited Researchers. Actualmente, las universidades asociadas a RUVID —siete— emplean a casi 19.000 personas en actividades I+D+i y forman en torno a 1.600 jóvenes investigadores al año. Los principales fondos de la actividad competitiva siguen siendo del Estado, seguidos de programas de financiación de otras administraciones, fondos internacionales o el sector privado. En cualquier caso, a pesar de las dificultades, los datos de 2016 demuestran que se ha potenciado de sobremanera la actividad competitiva en I+D, a la sazón, lo que atrae a jóvenes investigadores, así como la creación de empresas basadas en resultados de I+D.


Noticias relacionadas

next