X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

balance de resultados de 2017 en positivo

El Principal de Sanguino 'año 2': un 'agujero histórico' de 800.000 euros e ingresos de 100.000     

21/07/2017 - 

ALICANTE. La nueva era del Teatro Principal de Alicante comienza a pasar el mal trago de 2016 y remonta el vuelo con un primer balance de seis meses en positivo por la taquilla del año en curso. De enero a junio, el coliseo que dirige el dramaturgo Francesc Sanguino desde la llegada del tripartito al Ayuntamiento de Alicante, en 2015, registra beneficios de 100.000 euros por la diferencia entre los costes de programación y los ingresos de la venta de entradas. Eso sí, queda todavía lejos de cubrir gastos, con un agujero alimentado desde hace años que ya supera los 800.000 euros, según precisaron fuentes municipales.

Las cifras se pusieron sobre la mesa este jueves en el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Propietarios y en la Junta General del teatro. El resultado de esas dos reuniones ya se ha hecho público: los patronos -la Fundación Banco Sabadell y el Ayuntamiento de Alicante al 50%- rechazaron las cuentas de 2016, con un déficit de 335.000 euros que prácticamente triplica el de 2015. Además, instaron a Sanguino a presentar un plan de viabilidad para tratar de enderezar el rumbo con el compromiso de volver a celebrar una nueva reunión en septiembre en la que dar validez a su propuesta. Sólo entonces se ratificarían los balances del año pasado.

En esos dos encuentros se analizaron las circunstancias que podrían explicar por qué se multiplicaron los números rojos en 2016. Según fuentes municipales, se resumirían en dos. La primera, la crisis de programación general en la escena nacional, en la que no existía oferta de espectáculos capaces de generar grandes afluencias. Sólo se puso en escena el musical Priscila, reina del desierto, ya que el montaje de Sister Act -que también se había concertado- acabó desapareciendo. El resultado: 2016 se cerró con una caída de 10.000 espectadores respecto a 2015, cuando se ofrecieron "cuatro musicales". En este 2017 ya se han programado otros cuatro y se ha contado con un valor seguro como Tricicle.

Y la segunda circunstancia a considerar sería la apuesta por una programación cultural de prestigio -más arriesgada y alternativa que comercial- que consiguió que el coliseo fuese reconocido como primer teatro de la Comunitat, según el Observatorio de la Cultura de la Fundación Contemporánea.

Tanto el concejal de Cultura, Daniel Simón, en representación del Ayuntamiento de Alicante, como el propio Sanguino mantuvieron en el transcurso del consejo su apuesta por ese modelo, aunque admitieron que debería el cartel debería abrirse a otros espectáculos que invitasen al gran público. Además, ambos expusieron que, a lo largo de los últimos siete años, se han perdido las ayudas directas de la Generalitat (en torno a 75.000 euros), y se han reducido las aportaciones de los patronos: de una suma global de 400.000 euros, se ha pasado a 240.000 (las dos cifras, al 50%). Si eso se combina con gastos fijos como el pago de nóminas, costes de mantenimiento del edificio, los compromisos con la SGAE y el precio por el servicio de venta anticipada, el cocktail es más que complejo.

El Ayuntamiento baraja ampliar la aportación de los patronos y buscará la recuperación de las ayudas de Cultura

Simón señaló, en cualquier caso, que la intención del Ayuntamiento era estudiar una ampliación de las aportaciones de los patronos (unos 20.000 euros adicionales por cada uno) y reanudar los contactos con la Conselleria de Cultura para tratar de reactivar las ayudas directas, en lo que, dijo, ya habría encontrado una buena predisposición. Además, insistió en que no puede juzgarse la evolución del teatro con criterios cortoplacistas y subrayó que el balance provisional de 2017 ya apunta una mejora. 

Este jueves se aprobó la programación para el último trimestre de este año y los primeros seis meses de 2018. Según avanzó Sanguino, "30 años después regresará el Centro Dramático Nacional", así como la Compañía Nacional de Teatro Clásico junto a compañía Ron Lalá con 'Cervantina'.

Además, se ha programado la segunda edición del premio José Estruch; la ópera Nabuco en octubre; zarzuela y ópera en noviembre con 'El barbero de Sevilla' y 'Luisa Fernánda'. 'Otra Danza' celebrará sus 10 años en el Teatro Principal así como la actuación de Carlos Núñez; mientras que en enero aterrizará el Ballet Nacional de España y en febrero Juan Diego con "Una Gata sobre el tejado de Zinc".

Noticias relacionadas

next