X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

varios inversores esperan a que se abra la puja para desvelar su oferta

El juez liquida la matriz de Santa Ana a la espera de subastar la Villa Universitaria

Entre los interesados en hacerse con la residencia de estudiantes y hotel se cuentan un grupo especializado en gestionar este tipo de complejos y un fondo de capital riesgo, pero ninguno parece dispuesto a ofrecer los 18 millones que piden los bancos

26/01/2017 - 

ALICANTE. El proceso para desmantelar el Grupo Santa Ana, uno de los mayores exponentes de la crisis del ladrillo en la provincia de Alicante, continúa en los juzgados. El titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante ha puesto en marcha el proceso de liquidación de la matriz del grupo, Consorcio de Promoción y Vivienda de Alicante S.L., a la espera de aprobar el plan de liquidación propuesto para su filial, Consorcio Empresarial San Vicente Sur S.A. (de la que Santa Ana posee el 50% del capital), pendiente de que se abra la subasta para intentar salvar su principal activo, la Villa Universitaria de San Vicente del Raspeig.

El Boletín Oficial del Registro Mercantil publica el cese de Juan Antonio Iniesta (el expresidente del Alicante C.F. es accionista al 50% de la sociedad junto a su hermano) como presidente, y de Eduardo de Temple (en la actualidad, gerente de la Villa) como consejero, y el auto de apertura de la fase de liquidación, con el nombramiento de tres administradores concursales entre los que se cuenta la empresa constructora almeriense Jarquil Andalucía.

Santa Ana (Consorcio de Promoción y Vivienda de Alicante S.L.) mantiene participaciones en varias filiales, entre las que la principal es la que administraba la Villa Universitaria de San Vicente del Raspeig. Pero también es el socio mayoritario en Famir Activos S.L. (como las dos anteriores, en proceso de liquidación), Castelar Inversiones S.L., Sociedad de Inversiones Monóvar Golf S.L. y Consorcio Inmobiliario de Viviendas de Alquiler S.A. (en este caso, con el 49%).

En cuanto a la Villa, su administrador concursal y sus acreedores se encuentran a la espera de que el mismo juez apruebe el plan de liquidación de Consorcio Empresarial San Vicente Sur S.A., con el ánimo de que aparezca un inversor que se haga con la residencia (en realidad, aparte del complejo, la firma apenas posee unas plazas de aparcamiento de otra promoción y unos derechos de crédito entre sus activos) y garantice la continuidad de su actividad. Un anhelo que une al administrador, que intenta salvar una villa que funciona en la actualidad a pleno rendimiento, y a los bancos (Sabadell, Sareb y SGR) que prefieren recuperar la inversión, o la parte que se pueda, a quedarse con el activo.

De hecho, según las fuentes consultadas, hay varios inversores interesados en quedarse con la Villa Universitaria. Eso sí, ninguno parece dispuesto a llegar a los 18 millones de euros en los que se calcula la deuda que hay que recuperar. La mejor muestra de ello es que no hay una oferta en firme para comprar el complejo antes de que se abra la subasta judicial. Así, los potenciales compradores están a la espera de que el juez apruebe el plan de liquidación y se abran las pujas, para intentar hacerse con la Villa Universitaria a un precio sensiblemente menor. Cosa distinta es que los bancos acreedores lo permitan. Si no llega una oferta razonable (o peor, si finalmente no hay ofertas), las entidades podrían ejecutar la garantía hipotecaria y quedarse con el complejo. Aunque es un escenario que nadie quiere contemplar, por ahora.

Un fondo y un grupo de residencias

Según ha podido saber Alicante Plaza, entre los interesados se cuentan al menos un fondo de inversión de capital riesgo y un grupo especializado en la gestión de residencias de estudiantes. Podrían llegar más ofertas, pero no antes de que se apruebe el plan de liquidación que el administrador concursal ha remitido al juzgado. Las fuentes consultadas por este diario señalan que el juez está siendo especialmente cauteloso en este proceso porque el bien a enajenar no es un solar o un edificio a medio construir, sino una residencia de estudiantes y hotel que presta un importante servicio a la comunidad universitaria de San Vicente del Raspeig y que cuenta con una ocupación media del 80%.

Muestra de que la Villa funciona con normalidad, al margen de la deuda impagable que arrastra, son los convenios de colaboración que ha alcanzado recientemente con la propia Universidad de Alicante (UA) para alojar a estudiantes de programas de intercambio, o con el Ayuntamiento de San Vicente para que equipos de baloncesto escolares puedan utilizar sus instalaciones deportivas. Asimismo, acaba de cerrar otro acuerdo con BMW para copatrocinar al equipo de triatlón de la UA.

Noticias relacionadas

next