X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

solicitó concurso voluntario tras cuatro años de pérdidas

El juez aprueba el convenio de acreedores del restaurante El Dátil de Oro de Elche

20/12/2016 - 

ALICANTE. El juzgado de lo Mercantil número 3 de Alicante, con sede en Elche, ha aprobado el convenio de acreedores presentado por el conocido restaurante El Dátil de Oro de la ciudad de las palmeras, que atravesaba una complicada situación económica tras acumular cuatro ejercicios en pérdidas. El Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) publica este lunes la aprobación judicial del convenio, al cual se habían adherido los principales acreedores.

El Dátil de Oro, ubicado en el centro del Parque Municipal de Elche, comenzó a acusar la caída del negocio como consecuencia de la crisis en el año 2009, el último en que presentó beneficios al cierre del ejercicio. Eso sí, fue un beneficio testimonial de 1.600 euros tras alcanzar una facturación de 2,25 millones de euros. El volumen de negocio del popular restaurante cayó casi a la mitad en cuatro años, para quedarse en apenas 1,26 millones de euros en 2013.

Tras cuatro ejercicios consecutivos en pérdidas, El Dátil de Oro acumuló un 'agujero' de más de 560.000 euros, que tuvo que compensar con cargo a las reservas (333.000 euros) y a su propio capital (150.000 euros), además de recurrir a deudas a largo plazo con sus socios por importe de 76.700 euros adicionales. Así, la sociedad realizó una disminución de capital por los 150.000 euros citados (es decir, todo el escriturado) y a continuación una ampliación de 15.000 euros con aportaciones de los socios, tal como se explica en la memoria de 2014. 

Pese a todo, la firma continuaba presentando números rojos en sus fondos propios, por lo que sus gestores iniciaron a comienzos de 2015 un procedimiento de concurso de acreedores voluntario. "La dirección es consciente de que en los últimos años se ha producido una situación de crisis económica que ha ocasionado que la sociedad haya incurrido en pérdidas", explica la memoria de 2014, "con fondo de maniobra negativo y situación de fondos propios y patrimonio neto negativos". Por ello "ha procedido a reducir el capital social con posterior ampliación del mismo para restablecer el equilibrio patrimonial", y asimismo "se ha previsto iniciar un procedimiento de concurso de acreedores".

Dicho procedimiento se inició el 17 de junio de 2015, cuando la sociedad El Dátil de Oro S.L. presentó la demanda de concurso voluntario ante el juzgado número 3 de lo Mercantil. El juez admitió la propuesta inicial de convenio de acreedores y nombró como administrador concursal al abogado Antonio Vicente Amorós, de la consultora ilicitana Gesem (especializada en la gestión de sicavs de varios empresarios del calzado). En abril de este año, el Ayuntamiento de Elche se adhirió al convenio de acreedores según acuerdo de la junta de gobierno local, y el 12 de septiembre el juez dio por aprobado el acuerdo al adherirse la mayoría del crédito.

Según recoge la memoria de 2014, la última presentada por los gestores del restaurante antes de acogerse al concurso de acreedores, la sociedad tenía una deuda de casi 445.000 euros, de la que la mayor parte debía afrontarse en 2015. De hecho, 436.652 euros debían satisfacerse en el plazo de un año. Una cantidad a la que el restaurante no podía hacer frente de golpe. De ese pasivo, 137.370 euros correspondía a deudas con entidades de crédito, y más de 235.949 euros se adeudaba a proveedores, según la memoria.

El restaurante, pese a entrar en concurso voluntario, ha seguido funcionando con relativa normalidad (las potestades de su administrador no fueron suspendidas, como suele ser habitual), y de hecho sigue siendo uno de los enclaves preferidos para celebrar banquetes y eventos. Con el chef ilicitano Adrián Aliaga al frente del equipo de cocina, El Dátil de Oro es uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad de las palmeras, no solo por sus productos sino por su emplazamiento privilegiado. En su momento, fue uno de los restaurantes preferidos del expresidente de Coepa y de la CAM Modesto Crespo.

Noticias relacionadas

next