X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el patronato aprueba la propuesta para refinanciar la deuda

El Ivace mantendrá la reclamación contra Fundesem hasta que se firme el nuevo alquiler

23/01/2018 - 

ALICANTE. El Ivace quiere evitar a toda costa convertirse en el 'liquidador' de la fundación que gestiona la escuela de negocios alicantina Fundesem, un desenlace que cargaría de razones a aquellos empresarios alicantinos que mantienen el discurso del maltrato a la provincia desde València. Y más después de que una reclamación del Servef por vía ejecutiva haya llevado a liquidación a la patronal alicantina, Coepa. De ahí que el instituto que dirige Júlia Company haya accedido a renegociar a la baja el alquiler del edificio de la escuela (construido por el Ivace sobre una parcela municipal) y a refinanciar la deuda de la fundación, que asciende a más de 1,1 millones de euros.

Sin embargo, la Abogacía de la Generalitat, que presentó una reclamación judicial en nombre del Ivace para exigir a Fundesem el pago de la deuda y, subsidiariamente, la resolución del contrato de arrendamiento (prorrogado tácitamente en marzo de 2017, cuando venció), mantendrá la reclamación hasta que el acuerdo de refinanciación se plasme y la escuela de negocios cumpla las condiciones que su propia fundación propuso: abonar dos anualidades de golpe, o lo que es lo mismo, unos 300.000 euros, y avalar el 20% restante. Según han explicado a Alicante Plaza fuentes conocedoras del procedimiento, la vía judicial seguirá su curso en tanto no haya acuerdo para la liquidación de la deuda. De hecho, el Ivace está pendiente de que el juzgado fije fecha para la vista.

Esa vía es, precisamente, la que pone en cuestión la continuidad de Fundesem, tal como ha venido contando este diario. Si se produjese una sentencia favorable a la Generalitat (cosa bastante probable) y la reclamación llegase a la vía ejecutiva, la escuela de negocios podría verse abocada a la liquidación, tal como ha sucedido con la patronal. De ahí que su dirección haya barajado en los últimos tiempos una declaración de concurso de acreedores voluntario como medida de precaución. El Ivace no es, con todo, el único acreedor de la escuela, aunque sí el de mayor envergadura. Pero también hay varios profesores que se quejan de atrasos en el pago de las nóminas, como ha contado este diario.

El organismo dependiente de la Conselleria de Economía siempre ha apostado por la vía negociadora, según ha podido constatar Alicante Plaza. De hecho, en una reunión del consejo de dirección a finales de 2016 se acordó que, de forma previa a la toma de acciones legales, se estudiaran las propuestas de liquidación de deuda que partieran de Fundesem. No obstante, la Abogacía actuó para salvaguardar los intereses de la Administración, en caso de que no se llegase a un acuerdo. En paralelo, eso sí, los contactos han seguido, y de hecho, tal como desveló este diario en exclusiva el pasado 19 de enero, el director de Fundesem recibió un correo el 3 de enero en el que se le informaba del visto bueno de la Dirección General de Presupuestos a su propuesta de acuerdo (bajar el alquiler de 150.000 euros anuales a 95.000, pagar 300.000 euros de golpe, avalar el 20% restante y redistribuir la deuda pendiente durante los próximos diez años de alquiler). 

Unos días después, la escuela de negocios recibió un borrador de ese nuevo contrato de arrendamiento, que en cualquier caso no se firmará hasta que no se haya cumplido el compromiso de liquidación de la deuda que presentó la propia escuela. Es decir, el pago de esas dos anualidades al contado y la presentación de un aval es condición imprescindible para firmar el nuevo alquiler y renunciar a las acciones legales que están en marcha.

El patronato aprueba la propuesta

Desde el 3 de enero, así, el Ivace está esperando la respuesta de Fundesem para firmar el nuevo contrato y poner en marcha los mecanismos de liquidación de la deuda. En este tiempo, un grupo de empleados a los que un miembro de la dirección trasladó la posibilidad de acudir al citado concurso de acreedores preventivo ha comenzado a organizarse, tal como publicó este diario, para defender sus intereses en caso de que se produzca este desenlace. Algunos, incluso, han propuesto asumir directamente la gestión de la escuela si la fundación que la administra se ve obligada a ir a liquidación como consecuencia de sus deudas.

El silencio de Fundesem, según fuentes consultadas por este diario, se debe a que el patronato de la fundación tenía que dar el visto bueno a la propuesta. Un paso que se cumplió este lunes. Así, en teoría, si Fundesem es capaz de afrontar el pago de los 300.000 euros a los que se comprometió, el Ivace refinanciará su deuda y se conjurará, al menos de momento, el peligro del concurso.

Noticias relacionadas

next