X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

francisco javier hergueta

El ex embajador en El Congo sustituye a Oliveros como director de Casa Mediterráneo

12/09/2017 - 

ALICANTE. El Ministerio de Exteriores ya tiene relevo para Miguel Oliveros al frente de Casa Mediterráneo. Según han confirmado a Alicante Plaza fuentes próximas a la institución diplomática, el nuevo director general de la entidad es el hasta ahora embajador en el Congo, Francisco Javier Hergueta

Hergueta, diplomático cántabro de larga trayectoria, se convierte así en el cuarto director general de la institución con sede en Alicante, y en el tercero que nombra el PP. La primera fue Yolanda Parrado, designada por el último gobierno Zapatero por expreso deseo de la exministra Leire Pajín. La socialista benidormense estaba al frente de Cooperación con Miguel Ángel Moratinos como ministro de Exteriores cuando se creó la Casa, y se implicó personalmente en su puesta en marcha.

El nuevo director general de Casa Mediterráneo llega directamente desde Kinshasha, de la Embajada de España en la República Democrática del Congo. Hergueta ha pasado los tres últimos años en una misión que no ha sido especialmente agradable, tras las acusaciones contra su predecesor por la supuesta venta de visados. No obstante, su papel al frente de la Embajada congoleña le ha valido el 'premio' de su regreso a España, en este caso a un puesto mucho más 'tranquilo', pero también exigente.

De hecho, Hergueta ha sido nombrado por el Ministerio de Exteriores, en plena polémica con el resto de miembros del Consorcio (Generalitat y ayuntamientos de Alicante y Benidorm, tras la 'espantada' del de Xàbia, inicialmente socio) sobre quién debería designar al director de la institución que preside el ministro Alfonso Dastis, con Ximo Puig como vicepresidente. Casa Mediterráneo tiene aún por delante el reto de visibilizar su auténtico potencial como punto de encuentro entre los países de la ribera mediterránea, más allá de los elementos folclóricos que ha venido impulsando hasta la fecha, y de demostrarse como un elemento de impacto positivo para la ciudad que acoge su sede central. Una sede, por cierto, que padece cierto aire de provisionalidad desde que el proyecto inicial para recuperar la antigua Estación de Murcia se quedase a medias por los recortes del Gobierno.

El nuevo director toma el relevo de Miguel Oliveros, que ha estado al frente de la institución durante dos años con un mandato bastante discreto, pero en los que Casa Mediterráneo se ha abierto a la sociedad alicantina con la organización y celebración de distintas actividades más allá de su concepción original, como foros de debate o galas. Oliveros, también diplomático de carrera y nombrado por el exministro José Manuel García-Margallo, sustituyó en 2015 a la abogada Almudena Muñoz, que también fue designada por García-Margallo (pese a que su perfil, a priori, no encajaba con la función que iba a desempeñar) para adelgazar la plantilla, recortar el presupuesto heredado de Parrado y terminar las obras de la sede. 

Noticias relacionadas

next