X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 17 de agosto y se habla de solvia benidorm PANORAMIS la vila joiosa port hotels

fue administrador desde 2004 hasta 2017

El ex director de IFA 'saltó' de las empresas del Doctor Vázquez cuando comenzó la investigación

9/02/2018 - 

ALICANTE. Juan Carlos Vázquez Suárez, el médico que está acusado de desviar pacientes a una clínica privada y que los servicios fueron facturados por su hija a la Conselleria de Sanidad, obtuvo su plaza en el Hospital General de Alicante en junio de 2004. Un año antes, en junio de 2003, creó la primera de las empresas que después coincidirán en el entramado, Aliembol 2003 SL. Su socio, Alberto Martínez Serrano, creó otra sociedad, Dagda Platinum SL en noviembre de 2004, que con posterioridad será la que facture los servicios del propio doctor a la Generalitat Valenciana. 

En diciembre de ese año, 2004, Juan Carlos Vázquez, conocido popularmente como el Doctor Vázquez cesa de sus responsabilidades en la empresa y cede (o vende) todo el poder a Serrano Martínez. Esa relación dura hasta agosto de 2017, cuando el grupo político Compromís, a través de la diputada Marian Campello, comienza la investigación, y se materializa en septiembre de 2017: en esa fecha es cuando las empresas han vuelto a la familia Vázquez, en concreto a la hija, Ángeles Vázquez Carballeira, y con anterioridad, a su madre.

Compromís ha cerrado el círculo político de las investigaciones sobre el Doctor Vázquez, el galeno que desviaba pacientes del Hospital General de Alicante a una clinica privada y que, a su vez, su hija facturaba los servicios a la Conselleria de Sanidad. La hija tomó las riendas de la empresa en agosto de 2017, pero con anterioridad el administrador único de la empresa Dagda Platinum S.L., fue Alberto Serrano Martínez, director general de la Institución Ferial Alicantina (IFA) entre los años 1996 y 1999. 

Hay que recordar que el Doctor Vázquez ya no ejerce en España, después de que fuera expediente y inhabilitado por la propio Conselleria de Sanidad por compatibilizar el trabajo en el servicio público y trabajar en una clínica privada sin tener la compatibilidad. Ahora, ejercer en Bruselas.

El Caso Dagda, denominado así por Compromís en referencia a la empresa que facturó hasta 7,2 millones de euros a la Conselleria de Sanidad entre los años 2006 y 2013 por la realización de intervenciones quirúrgicas derivadas sin control público a la sanidad privada parece haber encontrado conexiones políticas.

En declaraciones de la diputada de Compromís Marian Campello, quién ha investigado el caso, “nuestras sospechas de que Vázquez no operó solo en el saqueo a las sanidad valenciana se han convertido en una triste realidad”.

Serrano, licenciado en Ciencias Empresariales y diplomado en Derecho accedió a la Dirección General de IFA el 6 de septiembre de 1996. Llegaba desde la CAM de la mano del conseller de Industria y Comercio Diego Such, de quien había sido alumno durante su etapa formativa.

“Vázquez atendía a sus pacientes en el Hospital General de Alicante y les derivaba al Hospital Medimar dónde él mismo les operaba. Posteriormente se facturaban las operaciones a Conselleria a través de la empresa de la que su hija era apoderada y que tenia como administrador único a un ex director general de IFA, El señor Serrano. Toda una presunta trama orquestada para expoliar los recursos públicos sanitarios”, concluye la diputada Campello.

Dagda Platinum no fue la única empresa en la que Serrano coincidió con la familia del Doctor Vázquez. También compartieron gestión el la mercantil Aliembol 2003 dónde constan como administradores Serrano, el Doctor Vázquez y la esposa e hija del facultativo: Angeles Vázquez y Ángeles Carballeira.

“Nos hemos movido mucho y no sabemos si esto puede haber sido causa de la retirada de Serrano de Dagda, pero la documentación es clara e inequívoca” concluye Campello, quién añade que la cuestión económica “es únicamente la punta del iceberg. Las peores consecuencias de esta trama quedan en los cuerpos y las vidas truncadas de las personas afectadas”.


Noticias relacionadas

next