X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de agosto y se habla de atentado barcelona nino ELCHE CF DAVID FERRER

ocupados 5 de 24

El descalabro de La Estación de Benidorm: sólo el 21% de los locales están ocupados

18/03/2017 - 

BENIDORM. El constructor alicantino, Enrique Ortiz, se empeñó en hacer una estación de autobuses con una zona comercial. Lo que en un principio sería un espacio reducido para dar servicio prioritario a los viajeros así como al hotel que alberga estas instalaciones, terminó siendo un centro comercial, que con el paso del tiempo, se ha visto que no era necesario. Consecuencia: diez años después, sólo el 20,83% de los locales comerciales siguen abiertos. Entre ellos, dos gigantes que no tienen problemas de pérdidas económicas, Mercadona y Lefties (Inditex).

Los datos son escalofriantes, sólo cinco locales comerciales están abiertos, de los 24 en los que se dividen. Pero la sensación es aún peor si se comprueba in situ. La primera planta sólo tiene el supermercado, el resto, paredes blancas con carteles de "Se alquila". Ni rastro de las tiendas que anuncian los mapas que aún siguen en pie: GameStop, Teabla, Orange, Sun Gallery y Optica 2000. Todas ellas instaladas en los primeros meses y que no duraron más de un año. Si bien es cierto que mucha culpa también la tiene la época en las que les tocó batallar por hacerlo rentable, la tan alargada crisis económica.

Lo mismo ocurre en la siguiente planta. Allí aguanta Lefties, que empezó cuando se inauguró La Estación, y se han instalado Moopies y My Crepe, ambos en dos pequeños locales, al lado del gigante de ropa. Además del gimnasio Fitness Corpore, que está donde en un principio había una tienda de muebles y decoración, que desapareció como lo hizo Picota, Belros o Décimas.

Como se decía, el resto son paredes blancas, tapiadas y algunas de ellas rotas. Porque la sensación de abandono que tiene La Estación no viene sólo por el poco movimiento comercial, sino por el estado en el que se encuentra. Goteras, charcos formados por esas goteras, luces del techo al descubierto porque se ha roto el cristal que lo tapaba... Al que hay que sumar la inactividad de las escaleras mecánicas, que tal y como se encontraban esta semana, sobre todo por la suciedad, tiene pinta de que no se han movido en mucho tiempo. La alternativa es el ascensor, de cristaleras sucias y cuyos bajos sirven para guardar una escoba y un recogedor.

Al final fueron 10.000 metros cuadrados de superficie comercial, que provocaros el susto a los comerciantes locales. La Estación ha sido la diana de muchas de las críticas de la época del despilfarro, que tuvo de líder en este caso a la UTE formada por una mercantil del promotor Enrique Ortiz y Auplasa. Los datos son los que son: el contrato que salió a licitiación preveía una zona comercial de 500 metros cuadrados y sin hotel. La modificación que al final contó con el hotel, además lo hizo con dos plantas de más. Establecimiento que desde un principio gestiona el grupo Poseidón. La modificación la votaron a favor en el pleno el PP, liderado entonces por Vicente Pérez Devesa, y el grupo mixto de Manuel Catalán Chana.

Noticias relacionadas

next