X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

negociaciones sobre la expansión del polígono industrial 

Echávarri llama a la puerta del Gobierno y trata de arrancar a Sepes la ampliación de Las Atalayas   

23/01/2018 - 

ALICANTE. Visita obligada al Ministerio de Fomento. El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, prevé mantener este martes una entrevista de trabajo con la directora general de la Sociedad Empresarial de Promoción de Suelo (Sepes), Lucía Morales, con el propósito de arrancar un acuerdo que abra la puerta a la ampliación del polígono industrial de Las Atalayas. Se trata de una gestión que ya trató de abordar la exconcejal de Desarrollo Económico, Sonia Tirado (Compromís), con idéntica intención: buscar la implicación de la entidad estatal para llevar a cabo la expansión del recinto empresarial en los terrenos de su entorno. ¿Por qué es necesaria la participación de Sepes? Porque la entidad estatal es propietaria de la mayor parte de ese suelo en el que podría orientarse su crecimiento.

Sepes fue, de hecho, la impulsora del desarrollo del polígono. La entidad adscrita a Fomento fue la que promovió la urbanización del recinto, de 1,2 millones de metros, a partir de 1973. En ese proceso llegó a expropiar una bolsa de unos 800.000 metros cuadrados con la intención de planificar una futura ampliación hacia su extremo sur. En la actualidad sólo conserva el 55% de esos terrenos. Al no haber desarrollado el proyecto que justificó esa expropiación, se vio obligada a devolver más de 350.000 metros a sus propietarios originales.

Fuentes municipales precisaron que el objetivo de la visita es captar ahora el respaldo económico y administrativo de la sociedad para favorecer esa expansión empresarial en los terrenos que todavía están en su poder y que permanecen inmovilizados, sin generar ningún rédito. Todo pese a que, según han transmitido representantes de la entidad de conservación del recinto en distintos contactos mantenidos con responsables municipales, existe demanda de empresas a las que no se puede atender por falta de parcelas disponibles. 


El Ayuntamiento, por su parte, se encargaría de tramitar el cambio urbanístico necesario para permitir su hipotética urbanización, ya que, según las fuentes consultadas, en esa superficie coexisten áreas de suelo urbanizable y de suelo rústico. 

Como mínimo, el equipo de Gobierno trataría de lograr el beneplácito de la sociedad al uso de su propiedad, lo que permitiría que el Ayuntamiento pudiese concertar la búsqueda de fondos para ejecutar las obras en otros escalones de la administración como la Conselleria de Economía, a través del Ivace, o incluso a partir de líneas de financiación europeas.      

Noticias relacionadas

next