X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

posiciones políticas en el ayuntamiento de alicante

Echávarri, contra todos y contra todo

El alcalde llevará a pleno una propuesta para subir el sueldo a los asesores de Fiestas y Comercio tras nombrarlos directores generales sin tener garantizado el respaldo de ningún grupo político. La promoción no fue pactada con Guanyar y Compromís, según sus portavoces. Su entorno reivindica su capacidad para tomar decisiones en el ejercicio de sus competencias       

10/01/2017 - 

ALICANTE. El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, se expone a su enésimo reto otra vez al borde del precipicio y sin red de seguridad: conseguir que el pleno avale el nombramiento de los asesores municipales de Comercio y Fiestas como directores generales. El episodio se remonta al 28 de diciembre (día de los Inocentes) con la firma de un decreto de Alcaldía en el que el propio primer edil -en el ejercicio de sus competencias- dispuso el ascenso de Pedro de Gea y Miguel Castelló. Pero su recorrido, que tiene múltiples aristas, puede ser corto si los seis ediles del PSOE no suman los votos de otros nueve concejales para que esa designación llegue a tener eficacia. Al menos por lo que respecta a la dotación económica que conlleva: con el ascenso, se propone que los dos asesores pasen a percibir un sueldo bruto anual de 51.000 euros, frente a los 35.000 actuales, lo que requiere que el pleno apruebe la creación de una consignación presupuestaria específica que lo contemple.

La propuesta de nombramiento se justifica en la necesidad de agilizar el funcionamiento de dos áreas clave para la ciudad, con logros que hasta la oposición reconoce, y que -se argumenta- requieren menos burocracia y menos demoras. Hasta ahora, las gestiones diarias en ambos ámbitos dependen de la agenda y la disponibilidad de propio Echávarri como titular de las dos delegaciones. Él es, en última instancia, el que debe autorizar y sancionar cualquier iniciativa que guarde relación con las dos áreas. Con De Gea y Castelló investidos en esa nueva categoría se salvaría parte de ese escollo: los dos tendrían delegada la capacidad de firma, lo que proporcionaría mayor eficacia y rapidez. Descongestión, además del reconocimiento simbólico (y económico) a la labor que ambos desempeñan desde hace año y medio.

El problema es que su promoción parece haberse tramitado de manera unilateral, sin la consulta o el acuerdo previo con ninguna otra formación política pese a que se trata de un requisito indispensable para que su acompañamiento económico pueda ser aprobado en pleno. Por no pactarse, la medida parece que no se pactó ni con los socios de gobierno: Compromís y Guanyar. Es más, al menos según la versión de sus portavoces, ninguno de los dos partidos llegaron a ser informados sobre el decreto hasta que trascendió a través de los medios de comunicación. 

El líder de los nacionalistas, Natxo Bellido, apuntó este lunes a Alicante Plaza que él sólo había sido informado sobre "la intención" de abordar esos nombramientos. Según Bellido, fue el propio Echávarri quien le dio traslado de esos planes, la semana pasada, pero -siempre según su versión-nunca le dio a entender que ya había firmado el decreto con los ascensos. En esta línea, añadió que, desde luego, no había sido un asunto tratado en el seno del equipo de gobierno. Fuentes del entorno del alcalde, por el contrario, aseguraron que al menos Bellido sí estaba informado sobre la decisión, aunque no llegaron a precisar en qué momento (antes o después de la firma del decreto). Por lo que respecta a Guanyar, al parecer sólo hubo silencio. 

Sea como fuere, ni unos ni otros están dispuestos a respaldar la propuesta ni a darle contenido económico. Bellido precisó que a Compromís los nombramientos no le parecen adecuados porque supone forzar la interpretación de la normativa (la Ley de Grandes Ciudades y el Reglamento Orgánico Municipal) que contempla la creación de esa figura -la de los directores generales- para nombrar a dos personas que no reúnen el perfil exigido. 

Un informe de Recursos Humanos acredita la experiencia de los asesores en el sector como aval para su nombramiento

En principio, para optar al cargo se requiere ser funcionario de carrera y tener titulación universitaria. Aunque también se contempla un posible nombramiento en base a "criterios de competencia profesional y experiencia en el desempeño de puestos de responsabilidad en la gestión pública o privada", de acuerdo con el artículo 130 de la Ley 57/2003 de Medidas para la Modernización del Gobierno Local (más conocida como Ley de Grandes Ciudades). De hecho, Echávarri y el PSOE se acogen a esa segunda vía y ya cuentan con un informe de Recursos Humanos en el que se acredita la experiencia que justificaría los dos ascensos (Castelló, entre otras cosas, ha sido miembro de la Federació de Fogueres, y De Gea ha sido presidente del Colectivo de Comerciantes por Alicante y consejero de la Cámara de Comercio, entre otros puntos). No obstante, según Bellido, Compromís debe analizar la propuesta y tomará una decisión definitiva en una próxima ejecutiva.

En Guanyar no se llegará ni a ese debate interno. Su portavoz y vicealcalde, Miguel Ángel Pavón, dijo este lunes que "no es una decisión que encaje en el pacto de gobierno en el que se contempla la austeridad y la contención del gasto por lo que respecta a la estructura municipal". Pavón insistió en destacar la labor que los dos asesores desarrollan pero consideró que hay otros adscritos a otras concejalías y muchos funcionarios que también asumen una gran carga de trabajo "y no nos planteamos ningún ascenso; no es necesario para Alicante, ya hay bastantes altos cargos", añadió. "En todo caso es una decisión que tendríamos que hablar en el seno del equipo de Gobierno y el PSOE no nos ha informado", apostilló.

¿Qué opina la oposición al respecto? En el PP, en principio, se duda de la viabilidad legal de los nombramientos. Según fuentes del grupo municipal, parece claro que no se cumplen los requisitos exigidos. Es más, en declaraciones a este diario, recordaron que la Diputación Provincial no pudo llevar a cabo el nombramiento de Carolina García como gerente del Instituto Familiar Pedro Herrero durante el pasado mandato porque tampoco reunía esas condiciones (estuvo al frente del instituto como asesora). "El propio PSOE fue muy beligerante con ese tema", señalaron. 

Tampoco Ciudadanos (C's) apoya la propuesta. Su portavoz municipal, Yaneth Giraldo, mostró su "perplejidad" y su implícito rechazo en comunicado difundido el pasado viernes ante una propuesta que aumenta "los gastos de personal de confianza" en contra de lo previsto en el pacto de gobierno: "Esto ya si que resulta casi una broma cuando el pacto que suscribió el tripartito, tras las elecciones, se afirma, en el punto 12, la reducción del sueldo del alcalde, concejales y asesores así como el número de estos y de otros cargos de libre designación", denunció.

¿Y los representantes de los trabajadores en el Ayuntamiento? La mayor parte de los delegados sindicales pusieron de manifiesto este lunes su sorpresa ante la propuesta. En declaraciones a Radio Alicante, tanto Marisa Navarro (UGT) como Sergio Casares (CCOO) lamentaron que se contemple ese posible nombramiento mientras se sigue negando la posibilidad de que mejoren las condiciones laborales de los funcionarios mediante la elaboración de una nueva valoración de puestos de trabajo. Y esa es, de hecho, otra de las incógnitas que restan por resolver: si el nombramiento requiere necesariamente de que se convoque una mesa de negociación o, al menos, si resulta imprescindible que se lleve a cabo una modificación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del Ayuntamiento. O lo que es lo mismo, la exigencia de más consenso político y sindical.

Los sindicatos denuncian que se aborden los ascensos y no se permita mejorar las condiciones laborales de los funcionarios

A priori, los contratiempos no parecen amilanar a Echávarri. Su entorno asegura que no retirará la propuesta: la llevará a pleno en cuanto disponga del informe de interventor (último dictamen necesario) y, después, la trasladará a la Junta de Gobierno (según fuentes de Alcaldía, ese es el trámite administrativo correcto y no a la inversa). Se insiste en que el alcalde tiene la capacidad de tomar sus propias decisiones, sin consultar previamente con nadie, como tampoco lo hacen otros concejales de otras formaciones del tripartito que toman decisiones en sus respectivas áreas: "No lo hace Guanyar ni tampoco Compromís, esto es un tripartito pero eso no implica que tengamos un funcionamiento asambleario ni que haya que consultarlo todo para decidir". "El PSOE tampoco es Guanyar, ni quiere serlo: seguimos criterios propios", recalcan. En esta línea, se esgrime que el nombramiento ya está aprobado vía decreto y que sólo falta que se vote la consignación presupuestaria para lo que se espera sumar al menos a Compromís. "Deberían ser coherentes, si en Valencia existe esa figura con un alcalde de Compromís, ¿por qué no va a haberla en Alicante?", abundan.    

En cualquier caso, la propuesta resulta si cabe más trascendente en la medida en que no es la única ocasión en la que el alcalde decide jugársela al todo por el todo, con iniciativas o decisiones propias no pactadas ni negociadas al menos con sus compañeros de gobierno.  

Al margen del nombramiento de los directores generales, uno de los últimos ejemplos de ello es el anuncio que trasladó el pasado 4 de enero -en el transcurso de un pleno protagonizado por niños- de que estaría dispuesto a pagar más por la contrata de la limpieza viaria -en manos de una UTE participada por Ortiz- con el propósito de que se mejorase el servicio y desapareciese la percepción de que la ciudad está sucia. Desde las filas de Guanyar, que maneja las competencias sobre la Limpieza viaria, se valoraron este lunes esas declaraciones como inoportunas en la medida en que "estamos en un momento en el que venimos exigiendo que la concesionaria cumpla estrictamente con el contrato actual, no toca hablar de refuerzos hasta que no veamos qué resultados tenemos cuando la empresa llegue al 100% de sus obligaciones", apuntaron.

Otra decisión que el alcalde adoptó en el ejercicio de sus competencias y sin consulta previa fue la de dar por terminada, sin esperar a que se incorporasen los representantes de Compromís, una reunión de la Junta de Gobierno en la que debía tratarse sobre la denegación de una prórroga a la Fundación Arca de Noé para seguir gestionando el centro de recogida de animales ubicado en la finca municipal de El Roal.

Pasó también en el debate sobre el estado de la ciudad, en el que el alcalde decidió no intervenir pese a que, según Guanyar y Compromís, se había pactado que abriría y cerraría el debate para dar una posición conjunta, de gobierno. Y el propio Echávarri, secundado por la edil de Hacienda, Sofía Morales, fue quien se puso al frente del intento de negociación de los presupuestos con C's sin dar cabida en los encuentros a Guanyar y Compromís, aunque sí se les mantenía informados de los contactos. Tras la ruptura de esa negociación, esa propuesta presupuestaria -que será remitida al Ministerio de Hacienda el viernes- tampoco cuenta con los votos necesarios para su aprobación. 

 

Ver comentarios

Noticias relacionadas

next