X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

SE PRESENTARÁ DURANTE EL PREMIO AZORÍN 

Cuando el dibujo dialoga con el ballet y la danza: ilustraciones de Sagar Forniés para El Amor Brujo

26/02/2018 - 

ALICANTE. El próximo 1 de marzo tiene lugar la ceremonia de entrega del Premio Azorín de la Diputación de Alicante, que cumple 25 años. Una cifra especial que se recibirá con la presentación de una nueva versión de una de las mayores obras de la música clásica española, la principal de uno de sus mejores compositores, Manuel de Falla. El Amor Brujo, un ballet de cante jondo con marcado carácter andalucista que narra la historia amorosa de una joven gitana, será interpretada por la Sinfónica del ADDA bajo la dirección de Josep Vicent. Pero no será la única manifestación artística que contemplar. Estará complementada por las ilustraciones del prestigioso dibujante de cómic Sargar Forniés, que ha realizado entre cien y doscientas ilustraciones que se proyectarán durante la obra.

Una sinergia entre danza, música y dibujo que le propuso el director de la orquesta, Josep, con quien estuvo trabajando el año pasado. Bajos las únicas consignas de que se concibiera el amor, la magia y la tradición, unas ideas que de por sí lleva la obra, Forniés ha intentado  hilvanar un pequeño guión en el que se vean esas ideas. Ilustraciones que acompañan a la obra “pero que no son una ilustración directa de la obra”, indica el propio Forniés, ya que de eso se encarga la interpretación. “Será una especie de viaje en el que el espectador puede encontrarse en un sitio concreto al escuchar la canción", explica. Todo dialoga sobre el escenario, música, cante, bailaor y las ilustraciones que sirven para llenar el espacio de la suite.

No es la primera vez que Forniés realiza un trabajo de este tipo. Ya lo hizo con una ópera de La Fura dels Baus, y en París, con la Orquesta Nacional de Francia, realizando también ilustraciones para La Consagración de la Primavera de Stravinsky, donde precisamente conoció a Josep Vicent. Para este encargo se ha apoyado con dos dibujantes, uno de Alicante y otro de Cádiz —un equilibrio que le viene genial por la obra, como reconoce— también para la elaboración del vídeo, y con seis personas para la producción y postproducción de los dibujos. En cualquier caso, haber trabajado con la obra de Manuel de Falla no le es algo ajeno, ya desde muy pequeño escuchaba mucha música clásica, confiesa, como ‘El concierto de Aranjuez’ o ‘El Sombrero de tres picos’. No obstante, en los últimos meses sí que ha repasado más intensamente El Amor Brujo, redescubriendo más cosas y trabajando sobre los diferentes tipos de suites, fijándose en canciones más instrumentales… “Ahora me lo he aprendido bastante mejor”, reconoce.

Una propuesta para hacer más accesible la propia obra

En este sentido, apunta que en la ópera ha habido mucho trabajo escénico en los últimos años, pero la idea de la orquesta sinfónica y los palés es relativamente nueva, algo que no se había hecho hasta ahora, por lo que este diálogo entre las diferentes manifestaciones artísticas abre una nueva perspectiva. “Josep y yo nos habíamos planteado la idea de hacer una cosa novedosa”, explica, Forniés, que siempre ha estado vinculado a la música clásica. Cuando empezó a trabajar con El Amor Brujo, señala que a pesar de que en esta obra podía salir un trabajo más conceptual, también intenta barrer para casa al hacer cómic. De hecho, explica que le gustaría llevar el cómic a este tipo de espectáculos “para bajar el listón que puede tener esta obra y que sea algo más accesible, algo intermedio”, argumenta sobre esa sensación de arte más propio de élites.

De hecho, lo que Forniés ha preparado es algo en lo que haya menos abstracción; “que sea algo más conceptual, que el espectador se deje llevar por lo que ve y que tenga esa sensación de que lo ha entendido”, esgrime el dibujante oscense. Aunque estos son proyectos bastante ambiciosos por todo lo que llevan tras de sí, asevera que los seguirá compartiendo con el comic mientras pueda. “Son dos cosas que llegaron a la vez, empecé trabajando con 27 en una ópera con los Baus. Han ido de la mano y se complementan; la pantalla me da unas cosas trabajando con el tiempo, con más libertad, y el papel me da otras sensaciones diferentes, las dos son bonitas”, sentencia Forniés. 

Una interesantísima propuesta, por tanto, que aportará una mirada diferente e innovadora a una de las obras más importantes de la música clásica española. A su vez, una muestra de cómo pueden dialogar las diferentes manifestaciones artísticas, con apuestas tan valientes como unir al mundo del cómic con el de la ópera. Propuesta que no es nueva para Forniés, quien tiene más vínculos con la música que demuestran su versatilidad, como los dibujos que ha hecho de grupos para festivales como el Primavera Sound.

Noticias relacionadas

next