X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Con un ojo en Luxemburgo y el otro en València

25/06/2018 - 

ALICANTE. Con un ojo mirando a Luxemburgo y el otro a València ha arrancado la semana el Hércules.

El 5 de julio se acerca y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no se ha pronunciado todavía sobre el recurso interpuesto por el club blanquiazul, contra el auto del Tribunal General (TGUE) en el que se le denegaba la suspensión cautelar de la ejecución de la decisión de recuperación en virtud de la que se le exige el pago "inmediato y efectivo" de siete millones de euros al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF). A menos de diez días para que finalice el plazo de pago voluntario de la citada suma, el Hércules necesita que al menos se le otorgue una cautelarísima, es decir, que se suspenda el efecto de la citada decisión en tanto en cuanto el TJUE no resuelva el recurso en sí o el TGUE no haga lo propio con la demanda de nulidad interpuesta en noviembre de 2016...

A diferencia del Elche, al que el Tribunal General sí otorgó la suspensión cautelar, Valencia y Hércules tuvieron que apelar en casación la denegación de esa medida provisional, un recurso que el club che interpuso a comienzos de mayo, mientras que la entidad del Rico Pérez lo hizo a finales, concretamente el último día del plazo para hacerlo, y de ahí que el Valencia haya obtenido ya al menos una cautelarísima por la que el Hércules todavía suspira, medida que supone interrumpir el proceso de ejecución y convertir el 5 de julio en un día más... 

Afortunadamente para los blanquiazules, la Generalitat Valenciana por medio de su President, Ximo Puig, al menos le tendió la mano la semana pasada garantizando que intercederá ante la Comisión Europea si no hay cautelarísima antes de ese día. El problema es que esa gestión, de llevarse a cabo, no está ni mucho menos garantizado que llegue a buen puerto y es que Bruselas no se anda con bromas cuando se trata de decisiones de recuperación. Paralizar el proceso de cobro o arrancar del ejecutivo comunitario un pago aplazado y condicionado a militar en el fútbol profesional sería el objetivo de la mediación del Consell.

Noticias relacionadas

next