X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

los socialistas, moderadamente satisfechos por el anuncio del presidente

César Sánchez, en son de paz, pacta entrar en el Fondo de Cooperación; Compromís desconfía

23/11/2017 - 

ALICANTE. El anuncio hecho por el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, para que la institución participe en el Fondo de Cooperación Local de la Generalitat convence a medias. Mientras el PSPV se da por satisfecho por el cambio de actitud del PP alicantino, que el año pasado no participó, pese a los continuos ofrecimientos del Consell, en Compromís aseguran que no cantarán victoria hasta que vean el dinero reflejado en el presupuesto de 2018.

El Fondo de Cooperación Local de la Generalitat es una iniciativa que puso en marcha el año pasado el Gobierno valenciano, al que se adhirieron, además de la propia Generalitat, las diputaciones de Valencia y Castellón, dotado con 80 millones de euros -los otros 40 millones lo ponen las diputaciones-,  y que distribuye ayudas a los municipios en función de su población, y a los fines que los ayuntamientos quieren. La de Alicante fue la única que no participó aludiendo problemas de cumplimiento presupuestario. Ahora, doce meses después, el equipo de gobierno de César Sánchez ha anunciado que sí se sumará a la iniciativa.

Las conversaciones entre Sánchez y Puig han sido clave en los últimos días para acercar posturas y lograr que la Diputación de Alicante se sumara a la iniciativa. Desde el PSPV provincial aseguran que "hace tiempo que ven a Sánchez con voluntad de acuerdo, y muy alejado de las posiciones frentistas del año anterior", cuando se negó en redondo a estudiar cualquier posibilidad de pacto.

Y es que el anuncio de Sánchez incluye un matiz que puede alargar los plazos y las condiciones de la llegada del dinero a los ayuntamientos, aunque el PSPV está satisfecho por la medida del presidente y el cambio de talante y actitud respecto al Gobierno valenciano. Por ello, como ha puntualizado el propio Sánchez, la aportación al Fondo de Cooperación Municipal no se recogerá en el presupuesto ordinario ya que con ello se incumpliría la regla de gasto. "Nos comprometemos a participar destinando parte de nuestro superávit, que prevemos sea tan amplio como el que tuvimos en la liquidación de 2016, tal y como hemos consensuado con la Generalitat Valenciana”.

Y claro, la liquidación del presupuesto de 2017 puede alargarse hasta mayo o junio, con lo que su destino a los municipios se retrasaría. Y al ser con cargo a los remanentes, sólo se podría destinar a obras financieramente sostenibles; es decir, no a lo que los ayuntamientos quieran, sino a una serie de proyectos, que no generan gastos adicionales en su mantenimiento. Como bien especifica la Diputación de Alicante, su aportación se destinará a inversiones mientras que la Generalitat deberá asumir la correspondiente a gasto corriente

A juicio de Compromís, estos condicionamientos puede postergar los plazos para que los ayuntamientos puedan optar esos fondos. Y es más, desde la coalición valencianista critican que "esa aportación no se haga desde la cuenta general de los presupuestos, y sí de los remanentes, que ya se destinan a los ayuntamientos". Hay que recordar que la institución provincial de Alicante creó su propio fondo, llamado Plan Vertebra, con 14 millones de euros, que se destinó a proyectos hídricos y medioambientales, entre otras obras. Ahora, esa misma cantidad es la que irá al fondo de la Generalitat.

En el caso de la nueva aportación, la distribución de las ayudas de la Diputación de Alicante a los municipios se realizará en base a una serie de criterios “que buscan mejorar la vertebración de la provincia y garantizar la igualdad de oportunidades en nuestros pueblos”, según ha resaltado Sánchez.

El número de habitantes, “con especial apoyo a los más pequeños, puesto que ese es el fin primordial de la Diputación, será uno de los criterios de reparto, así como la superficie del término municipal, ya que se considera un factor determinante en el mantenimiento de aspectos tan importantes como las vías públicas o las redes de distribución. Otro de los criterios a tener en cuenta será la densidad de la población, así como los núcleos de población y/o pedanías que tiene el municipio. Las EATIM contarán con su propia asignación.

Hay que recordar en la misma iniciativa que Sánchez ha anunciado su respaldo al Fondo de Cooperación, la Diputación de alicante reclama al presidente Puig que el Consell participe también en el Plan de Infraestructuras de Agua que va a poner en marcha la corporación provincial, dotado con 10 millones de euros en 2018, para estar cerca de los regantes y hacer frente a la sequía.

Noticias relacionadas

next