X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista con el portavoz valenciano de ecologistas en acción

Carlos Arribas: "Vemos el Pativel con buenos ojos, pero es una protección limitada, falta ambición"

6/09/2017 - 

ELCHE. Hasta ahora ha sido bastante la polémica generada con el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral Valenciano, el Pativel. En la provincia, desde partidos políticos hasta promotoras inmobiliarias, pasando por empresarios e incluso vecinos como los de La Marina, que recogieron firmas, han mostrado su contra al mismo. Hoy hay carteles por la pedanía que decoran sus calles con un "No al Pativel". En toda la Comunitat Valenciana, y dependiendo de cada municipio, ha habido bastante polémica porque el Pativel se ha solapado o sobrepuesto a las calificaciones de suelo de los Planes Generales. Hablamos con Carlos Arribas, portavoz de Ecologistas en Acción del País Valenciano, sobre el tema, y sobre algunas de las polémicas que han afectado a Elche. En sus alegaciones presentadas hay propuestas de protección para el Fondet de la Senieta, así como otras aportaciones sobre La Marina y el famoso sector MR-9 (cuya urbanización aseveran que supuso “supuso un gran impacto en uno de los espacios de mayor valor ambiental de Alicante”) y MR-10, así como terrenos colindantes con Santa Pola o Agua Amarga.

-En primer lugar, ¿qué os parece desde Ecologistas en Acción la nueva versión del Pativel?

- Nosotros presentamos alegaciones al proyecto, también en su segunda fase para alegar. Tiene cosas negativas y positivas. Analizamos cada una de las zonas donde ha habido cambios, en algunas han aumentado los suelos protegidos de dígitos tipo 1 y 2, es decir, suelo dentro de los primeros 500 metros junto a la ribera del mar y de 500 a 1000 metros de la ribera, respectivamente. En otros se ha reducido. Haciendo un balance global, esto supone un pequeño aumento de la protección. Estamos a favor de la protección claro, pero el documento es un poco recatado, podría ser más ambicioso, pero hay muchas dificultades para proteger cada metro por las ganas que hay de construir y destruir. En la Conselleria son conscientes de la problemática, pero su posición es que no quieren meterse en historias de indemnizaciones. No hay dinero para nada y menos para esto.

En los suelos de Disposición Transitoria, nos parece excesivo, como hace el borrador del Pativel, al conceder un plazo extraordinario de cinco años desde su aprobación definitiva para el inicio de las obras de urbanización y otros cinco para acabarlas. Deberían prevalecer los plazos determinados en los PAI (Proyecto de Actuación Integrada) de alrededor de dos años, declarar caducados los mismos cuando se sobrepasan esos plazos y proceder a una desclasificación de esos suelos. Hay sectores como el ‘Manhattan’ de Cullera que están en la desembocadura del Río Júcar ocupando suelos de altísimo valor ambiental, y se planean decenas de rascacielos que son perjudiciales para el entorno.

-¿Qué efectos va a tener en la costa valenciana la reforma del plan?

- Es una protección limitada, reduce los espacios a proteger. Como las ventanas al mar, suelos que no se han transformado, para que no se desarrollen. Pero es una protección tibia. El litoral está machacado. Paisajísticamente también, y las expectativas de beneficio están ahí. Tenemos una barrera que es una muralla arquitectónica que perjudica el entorno con proyectos como la Torre Delfín de Benidorm. En cualquier caso, nosotros vemos con buenos ojos el proyecto, y ahí está la posición de los promotores para que no llegue a buen término. La idea que hay detrás es buena, absolutamente necesaria desde un punto de vista de crecimiento sostenible.

Por otra parte, hay informes hoteleros que se fijan en que el paisaje está muy degradado. Eso son datos negativos para el propio sistema económico. Quiero decir, los promotores sólo son una parte, hay otros sectores que ven con buenos ojos el proyecto y que ven que las urbanizaciones afectan negativamente al medio ambiente. Desgraciadamente son pocos y hacen poco ruido, pero los hay. La situación exige una solución de compromiso, porque hay muchos promotores y otros agentes económicos que tienen intereses.

AP: El Pativel restringe la edificabilidad de varios sectores, en el caso de La Marina, donde sólo se van a permitir construir 300 viviendas y los vecinos y algunos partidos piensan que esto estanca el desarrollo turístico y sostenible de la pedanía. Recogieron 1600 firmas, de hecho.

-Sí, ya vimos que fue algo bastante polémico. Lo que sucede con el sector MR-9, esta gente no ve las consecuencias de futuro. La Marina tiene una serie de encantos y de atractivo que si se desarrolla en la línea de las promotoras, va a destruir uno de los principales atractivos que aún tiene mucho equilibrio, es un lugar muy natural, agradable para vivir y visitar. Aunque ha habido algunas modificaciones, pues han disminuido el suelo de tipo 2.

-Se permiten excepcionalmente nuevas construcciones para equipamientos deportivos náuticos, aulas de la naturaleza y zonas de acampada naturalizadas. ¿Cómo puede afectar esto al entorno natural?

-Cualquier desarrollo en ese sentido puede afectar negativamente si introducimos más construcciones de las que ya hay. El MR-9 fue una de las consecuencias de gran impacto y una batalla que se perdió. Esperemos que no se lleven a cabo esos proyectos de ‘desarrollo sostenible’.

-Promotoras inmobiliarias encargaron un informe para que no afectara al suelo urbanizable. Expertos de la UA dicen que “poco reflexionado el proyecto”. Fuga de inversiones, ruptura de crecimiento… ¿Son compatibles ambas cosas? 

-No tienen memoria. La burbuja inmobiliaria estalló por culpa de los promotores inmobiliarios. Se ha creado un desaguisado que seguimos pagando años después. Su política es una política suicida. Si casi casi ellos solos obligaron a pedir dinero de Europa para reflotar la economía. Que tomen un poco de fósforo para la memoria porque vuelven a las andadas. A ellos sí se les consintió la dación en pago. Generaron una crisis bancaria, y ahora que el Pativel va a ser la causa de que sea una pérdida desarrollo económico. Que miren más por la habitabilidad y un desarrollo más sostenible. El suyo es negocio puro y duro de la transformación del suelo; convertir suelo urbanizable y no urbanizable. Que se dediquen a regenerar las ciudades, hay mucho trabajo que hacer con la rehabilitación de las ciudades como para centrarse en estos proyectos otra vez.

-¿Qué nivel de protección real tiene la costa litoral? ¿Qué le parece la política del gobierno valenciano con esta?

- Consideramos bastante negativa la modificación de la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (LOTUP). Anula los grandes pelotazos pero la sustituyen por otros proyectos 'socialmente sostenibles', muy similares y que introducen mecanismos con un grado de discrecionalidad muy grande para su declaración por el Consell. Tendrán también un impacto negativo en el entorno. Supone que se siga posibilitando proyectos supramunicipales de impacto grandísimo y que se tramitan de forma diferente de los normales.

Creemos que también afecta negativamente a la rehabilitación urbana. Con la figura del agente rehabilitador, favorece las actuaciones de renovación, regeneración y rehabilitación a imagen y semejanza de la Ley 6/1994 LRAU de Gerardo Roger. Pensamos que sigue jugando un papel importante esa facción del PSOE del urbanismo insostenible, la que hizo aprobar esta ley en 1994 y puede que esté intervenido en este anteproyecto. Lo vemos con preocupación.


Noticias relacionadas

next