X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Botella será 'el tercero' si Ramírez y Ortiz 'se divorcian'

Foto: Pepe Olivares
28/04/2017 - 

ALICANTE. Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez mantienen su intención de hacerse con el control de la mayoría de las acciones del Hércules.

Para ello, habrán de acudir a la subasta, que ha anunciado pero no convocado el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), y hacerse, por un lado, con el 15,07% de los títulos que recientemente han pasado a manos del banco del Consell, gracias a la liquidación de la mercantil Aligestión Integral y, por otro lado, con el derecho de crédito 'del IVF contra la Fundación del Hércules', que a su vez grava el 72,69% de los títulos del club de los que es propietaria.

Si los empresarios son los ganadores de esa subasta, se harán con el control del 87,76% del capital social del Hércules. Como quiera que ambos unieron sus fuerzas con un pacto por el que se obligan a asumir cada uno el 50% de cada 'desembolso', es de suponer que a la subasta acudirán bajo ese mismo criterio y, por tanto, cada uno de ellos pasará a ser propietario de la mitad (43,88) de ese 87,76% de las acciones de la entidad de Foguerer Romeu Zarandieta.

Lo anterior no es una cuestión baladí pues, si bien juntos serán propietarios del Hércules, por separado no, algo que obliga a echar un vistazo al reparto accionarial de la sociedad: tras la Fundación y el IVF, titulares (por ahora) del 15,07 y el 72,69% de las acciones, nos encontramos a Promoval Inversiones Inmobiliarias, que posee el 8,04% de los títulos, y a Enrique Ortiz e Hijos Contratista de Obras, que tiene el 3,11, quedando el 1,09% restante en manos de 2.700 pequeños accionistas. 

Es decir, que tanto Ramírez como Ortiz podrían controlar el club por separado, siempre que cuenten con el apoyo de Promoval, una empresa de Valentín Botella (el administrador único es Corporación Empresarial Procumasa)... No es de extrañar que el empresario vasco haya deslizado ya en alguna ocasión que a la subasta ha de seguirle una 'operación acordeón' (consciente de la cercanía de Botella a Ortiz): el problema para Ramírez es que la aprobación de lo anterior requeriría que bien Ortiz esté de acuerdo, bien Promoval le apoye a él y no a su socio de toda la vida... 

Toda operación que implique una modificación del capital social del Hércules requerirá el respaldo de Botella, si los hoy socios, tanto en el club como en otros negocios como Panoramis, ya no van a una. Lo anterior, mientras el citado capital social (y su presumible reparto tras la subasta) no varíe, algo que puede producirse como consecuencia de la modificación del convenio de acreedores si se contempla una nueva compensación de créditos, pero, de nuevo, Ramírez quedaría en fuera de juego, y es que Ortiz puede convertir en acciones varios millones de deuda que mantiene el club con él y convertirse en el máximo accionista, no necesitando ya alianzas con nadie.

Foto: Pepe Olivares

Accionista desde 2013

Promoval Inversiones Inmobiliarias se convirtió en accionista del Hércules en noviembre de 2013.

El día 20 de ese mes se celebró una junta general ordinaria de accionistas en la que se aprobaron cuatro ampliaciones de capital: dos, por un global de tres millones de euros, que debían cubrirse mediante aportaciones dinerarias en los siguientes meses (terminaron en un sonoro fracaso), y otras tantas, por casi dos millones de euros, consistentes en una compensación de créditos automática y por las que la citada mercantil y Estudio Lamela entraron en el accionariado del Hércules. 

Mientras que el afamado despacho de arquitectura, autor de uno de los faraónicos proyectos de reforma del estadio Rico Pérez que no se llevaron a cabo, canjeaba una deuda de 30.160 euros por igual número de acciones de un valor nominal de un euros, la empresa de un Valentín Botella que, pese a ser entonces vicepresidente del club y antes presidente, no era titular (sigue sin serlo como persona física) de una sola acción, se convertía en accionista al aceptar canjear los 1.924.441 euros por títulos de también un euro de valor nominal.

Foto: Carla Cortés

Noticias relacionadas

next