X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la cooperativa de toledo, en plena expansión, abre también en petrer

Benilloba recupera su oficina bancaria seis meses después gracias a Caja Rural Castilla-La Mancha

13/12/2017 - 

ALICANTE. La localidad alicantina de Benilloba, que hace seis meses se quedó sin oficina bancaria (aunque conservó un cajero automático) al cerrar su última sucursal el Banco Sabadell, recuperará el servicio financiero personalizado con la apertura este miércoles de una oficina de la Caja Rural Castilla-La Mancha. Así lo ha anunciado la entidad originaria de Toledo a través de un comunicado en su página web, en el que señala que el aterrizaje en la localidad, de 769 habitantes, se ha estado negociando con el Ayuntamiento que preside Anna Delia Gisbert (Compromís).

En realidad, Caja Rural Castilla-La Mancha inaugura este miércoles 13 de diciembre dos nuevas oficinas: en Benilloba y en Petrer. La entrada en la provincia de Alicante de esta entidad castellana se enmarca en su ambicioso plan de expansión, que comenzó a poner en práctica a mediados de 2011 y que la ha llevado a estar presente ya en cuatro comunidades autónomas (la suya, Madrid, Castilla y León, y ahora la Comunitat Valenciana). De hecho, la entidad toledana se ha convertido en la segunda cooperativa de crédito de España por volumen de activos, solo por detrás de Cajamar, de la que forman parte varias cajas rurales valencianas.

El impacto de la nueva oficina de Benilloba, no obstante, será mucho más significativo que el de Petrer, puesto que en la localidad marroquinera ya operan varios bancos y cajas, incluida la local Caixa Petrer, que forma parte del grupo Cajamar. La nueva oficina bancaria de Benilloba está situada en el número 19 de la calle Mayor del municipio, muy cerca de donde tuvo en su día la sucursal, precisamente, Cajamar (que cerró un poco antes que el Sabadell).

La agencia de Benilloba estará gestionada por Isabel María Carbonell Serna, natural de la localidad, mientras que la agencia de Petrer (ubicada en calle Filólogo Sanchíz Guarner, número 6, cerca del populoso barrio del Campet) estará encabezada por Juan Navarro Barceló, natural de Sax. Ambos han recibido durante los últimos meses formación por parte de la Caja y cuentan con amplia experiencia en banca y servicios financieros, según el comunicado. En ambas oficinas Caja Rural Castilla-La Mancha ofrecerá todos los servicios y productos bancarios, incluido el de cajero automático.

Apoyo del Ayuntamiento

Las gestiones para la instalación en Benilloba de Caja Rural Castilla-La Mancha comenzaron el pasado mes de julio, cuando la cooperativa de crédito trasladó al Ayuntamiento su interés por abrir una oficina que ofreciera todos los servicios en el marco de su plan de expansión territorial. Una estrategia que contempla abrir sucursales en pequeñas poblaciones que hayan perdido su única oficina financiera, como es el caso. El comunicado destaca que la entidad ofrece servicios financieros de forma exclusiva en más de un 10% de las localidades donde está presente.

El Ayuntamiento de Benilloba ya ha anunciado su intención de trasladar sus principales operaciones financieras a la nueva entidad, según la caja. Gisbert ha destacado que "la apertura de la oficina de Caja Rural Castilla-La Mancha supondrá el regreso a la normalidad en el municipio después de unos meses muy complicados para nuestros vecinos y también para los comercios de Benilloba". "Recuperar los servicios financieros en el pueblo supone también recuperar la dignidad para una población mayoritariamente de avanzada edad, que tenía que depender de familiares o terceras personas para realizar sus gestiones bancarias", y a juicio de la alcaldesa beneficiará al comercio local.

La entrada de la cooperativa de crédito de Toledo en Alicante supone, en cierta medida, una 'anomalía' en el sector. Como norma no escrita, las cajas rurales no suelen salirse de su ámbito de influencia histórico, para no entrar en competencia con otras entidades de su misma naturaleza. Caja Rural Castilla-La Mancha, sin embargo, desarrolla desde hace años una agresiva política de expansión que la ha llevado a superar las 370 oficinas y a salir fuera de sus 'fronteras'. Una política de la que se beneficiará la población de Benilloba y que ahora le plantea competencia a Caixa Petrer (Cajamar) en su casa.

Noticias relacionadas

next