X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

fondos para devolver un préstamo de 90 millones

Avant pide a Fomento que 'compre' ya la obra del soterramiento y Adif responde con otro crédito 

La sociedad responsable del nuevo acceso ferroviario de Alicante pide al ministerio que asuma las obras del cajón que ya explota y 'pague' por su valor para poder devolver la financiación de los trabajos. Fomento recurre a otro préstamo de 1,2 millones para que Avant pueda cubrir intereses 

21/01/2017 - 

ALICANTE. La sociedad Avant, responsable de ejecutar las obras del soterramiento de las vías del ferrocarril en su acceso a Alicante con la participación del Ayuntamiento de Alicante, de la Generalitat y del Ministerio de Fomento, mueve hilos para tratar de saldar deudas con los bancos e insta a su socio mayoritario - el Ministerio de Fomento, con el 50% de su capital social- a eseñarle el talonario con el fin de poder comenzar a devolver el crédito contratado para financiar los trabajos ya ejecutados. Se trata de un préstamo sindicado por un importe total de 90 millones de euros que se firmó en 2010, que inicialmente vencía en diciembre de 2015 y que, en 2013, se consiguió aplazar hasta mayor de este año. La petición se plantea en términos de urgencia: Avant no dispone de liquidez suficiente para poder afrontar el pago de los intereses de ese crédito, por los que ya se deben más de 1,2 millones correspondientes a los meses de agosto a noviembre de 2016.   

¿Cuál es la fórmula que se propone para comenzar a cubrir el préstamo? Sencillamente que cada componente de Avant asuma sus obligaciones. La sociedad considera conveniente que Fomento se haga con la titularidad de la parte de la obra ya ejecutada y en servicio: el cajón por el que los trenes circulan en subterráneo en sentido de entrada o de salida hasta la estación término de Alicante. De hecho, Avant sostiene que ese cajón ferroviario ya está siendo explotado por Adif (el brazo ejecutor de Fomento encargado de la construcción de infraestructuras) de modo que le corresponde asumirlo tras su correspondiente tasación económica. Es decir, que Adif debe pagar por un bien que ya usa como suyo.

El ministerio sigue pendiente del cobro de la subvención de fondos Feder de la Unión Europea comprometidos para pagar la obra

Según las fuentes consultadas esa posición es compartida tanto por la Generalitat (que ostenta el 25% del capital social de Avant) y por el Ayuntamiento (con otro 25%). Las dos administraciones ya han expuesto que no pueden realizar aportaciones a corto plazo que permitan cubrir el pago de esos intereses, ya que deberían tramitar sendos expedientes de modificación de crédito al no tener una partida específica en sus respectivos presupuestos. Un trámite que requiere plazos demasiado largos como para que pueda funcionar como salvación real para Avant.

Al menos a corto plazo, Adif no esta dispuesto a asumir la titularidad de esa obra. Prueba de ello es que acaba de formular una salida provisional alternativa mientras se mantiene a la expectativa de la llegada de fondos de la Unión Europea comprometida en su momento para la ejecución del proyecto: una subvención Feder pendiente de cobro. 

Según pudo saber Alicante Plaza, ese plan B de Adif se debatirá -y previsiblemente se aprobará -en la próxima reunión del consejo de administración de Avant. De acuerdo con esa propuesta, Adif asumirá la contratación de un nuevo crédito por esos 1,2 millones para que Avant pueda hacer frente a los intereses del préstamo.

Entre tanto, sigue en el aire la ejecución de la segunda fase de las obras, la reurbanización de la losa sobre la que se prevé la construcción de un gran parque central, además de viviendas. El Ayuntamiento y la Generalitat han planteado en el seno de la sociedad Avant que esa reurbanización se divida en dos sectores para poder, al menos, iniciar las obras de ese gran parque central en la parte más alejada del centro de la ciudad: desde la Gran Vía (puente rojo) hasta la Vía Parque. Esa división en dos ámbitos de actuación diferentes sigue pendiente del visto bueno de Fomento.

La financiación de esa segunda fase de las obras pendientes atrajo esta semana el interés de un grupo inversor chino, el holding Ying Tai, cuyo propietario (y a su vez presidente de la Asociación de Empresarios de Shenzhen), Wailin Deng, protagonizó un gira por la provincia en busca de posibles inversiones como la zona franca o los trabajos del soterramiento. 

Noticias relacionadas

next