X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el teatro empezará las obras en junio para realizar todas las reformas

Así será la entrada del Consell en el Principal

28/02/2018 - 

ALICANTE. El Consell inicia su desembarco en el Teatre Principal. La firma del protocolo de incorporación a su comunidad de propietarios ratifica un proceso que tendrá en el mes de junio uno de sus momentos clave. Estas son las claves de la operación que permitirá rescatarlo: cubrir su deuda, reformar sus instalaciones y garantizar su supervivencia en el futuro. 

Primer acto. La Generalitat se sumará a la comunidad de bienes de la que en estos momentos solo forman parte el Banco Sabadell y el Ayuntamiento de Alicante. En principio, su estructura jurídica actual se mantendrá intacta, como señaló el conseller de Cultura, Vicent Marzà, aunque ahora su accionariado se repartirá entre tres propietarios, a partes iguales, tras la compra de parte de los títulos hasta ahora en manos del Sabadell y del Ayuntamiento. 

Esa compra se materializará a través de la Conselleria de Hacienda -la que tiene la llave de la caja de la Generalitat-, para simplificar trámites administrativos (el traspaso de fondos a Cultura conllevaría más plazos). El Consell comprará al Ayuntamiento y a Banco Sabadell las acciones necesarias para que los tres propietarios lo sean mismo nivel: al 33,3%. Fuentes de la Generalitat confirmaron a Alicante Plaza que la adquisición se materializará como muy tarde en el arranque de junio, ya que el objetivo es que se pueda abordar la remodelación a partir del 15 de ese mes. El desembolso de la Generalitat para esa adquisición será de tres millones, en función del informe de tasación del edificio. 

Segundo acto. Con ese dinero se pagarán las deudas acumuladas en los últimos años de explotación, unos 800.000 euros, y se impulsará una reforma en profundidad. Las fuentes consultadas precisaron que se trata de una intervención muy necesaria para la que ya existe una memoria valorada.

La última gran reforma del inmueble tuvo lugar en 1991. Después de 27 años son muchas las áreas del edificio en el que se quieren realizar acciones. El alcalde, Gabriel Echávarri (PSOE), insistió en ello durante el mismo acto protocolario al subrayar que es "muy necesaria en el interior y exterior para el futuro distrito cultural". En el exterior, la fachada lateral derecha es las que más ha sufrido problemas de humedades, con múltiples trozos de ella que se caían. 

Las lluvias también han causado sus problemas en el techo, donde se han producido filtraciones. Siguiendo en el interior, la entrada del teatro -espectacular con sus enormes espejos- perdió parte de su brillo por las paredes abombadas y grietas, lo que obligó a retirar varios de ellos. Por último, las butacas del patio son otra de las zonas en la que se ha planteado una actuación. 

Aunque hay un informe que repasa las deficiencias del edificio, aún no está cerrado el plan de prioridades al que se destinarían los 2,2 millones de euros que sobrarían tras pagar la deuda. Lo que sí se sabe es que se quiere aprovechar el verano para realizar las obras. De momento, la programación recientemente presentada solo incluye obras hasta el 9 de junio. Dejando fuera las actividades que se realizaban en verano. 

Empezando el 15 de junio y con un plazo estimado de tres meses daría tiempo para que se iniciara la nueva temporada como es habitual, en la segunda quincena de septiembre o principios de octubre.

Tercer acto. Los tres copropietarios del teatro sopesan un aumento de sus aportaciones anuales. En la actualidad, Banco Sabadell y Ayuntamiento de Alicante inyectan 140.000 euros cada uno. Fuentes de Presidencia señalaron que el objetivo es aumentar esa suma para que llegue a los 150.000 euros para cada uno de sus tres patronos. Es decir, 450.000 euros en total: una suma que podría garantizar la cobertura de gastos estructurales y que plantear una programación de calidad sea menos oneroso para las cuentas.

Noticias relacionadas

next