X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Desde redes sociales y blogs temáticos a cápsulas para guardar el ADN del difunto 

Así han cambiado las nuevas tecnologías la gestión del duelo

22/06/2017 - 

ALICANTE. La evolución de la tecnología está transformando todos los aspectos de nuestras vidas. Desde la forma de relacionarse y comunicarse de las personas hasta su entretenimiento y aprendizaje. Uno de los aspectos más desconocidos de esa digitalización se encuentra en la gestión del duelo: la forma en la que las personas se enfrentan a una situación emocional delicada tras la pérdida de un ser querido. Internet, de la mano de expertos de empresas funerarias, es un nuevo hombro sobre el que apoyarse.

Las nuevas generaciones empiezan a tener que convivir con la idea del deceso como una etapa más en el ciclo vital. Ante esa perspectiva, también las costumbres se transforman. Donde antes había flores, ahora hay publicaciones en redes sociales. Es el caso de una red social llamada Alife, en la que las personas que fallecen tienen un perfil creado donde sus allegados, familiares y amistades pueden publicar mensajes o fotos en su recuerdo. La funeraria alicantina Grupo ASV Servicios Funerarios ya incluye la creación de ese perfil como un servicio más, sin coste añadido, dentro de sus paquetes, por lo que empieza a verse con normalidad y cariño la forma de disponer de un muro digital en el que hacer un homenaje a los que ya no están. El objetivo de esta iniciativa es servir de ayuda a las personas que han perdido a un ser querido uniéndolas más allá de los días siguientes al fallecimiento, permitiendo que conecten sin horarios ni limitaciones y que compartan los recuerdos de la persona perdida. El modo de uso es muy sencillo e intuitivo: la familia recibirá un mensaje de texto con los datos de la ceremonia para que, desde su mismo dispositivo móvil, puedan invitar a sus contactos a la misma, dando de alta para ello un perfil sin coste para ellos. El familiar encargado de administrar el perfil podrá elegir el nivel de privacidad creando un perfil público o totalmente íntimo y privado. Además, desde la aplicación tendrá la posibilidad de invitar a los contactos de su agenda que desee, para que puedan participar no solo en la ceremonia sino compartiendo sus propios recuerdos. Lo que permitirá reconfortar en un momento tan duro, al tiempo que facilita la organización de la despedida con un solo click.

Iniciativa de la misma compañía es el blog 'Apoyo al duelo'. Se trata de un proyecto consistente un portal especializado en el que las personas que se enfrenten al fallecimiento de un ser querido pueden canalizar sus emociones. Desde aspectos puramente sentimentales y psicológicos, con psicólogos expertos dando consejos para sobrellevar la situación, hasta los dolorosamente necesarios aspectos prácticos, como trámites o documentación que hay que regularizar cuando alguien fallece.

Los usuarios pueden compartir sus experiencias, aprender qué frases sirven de ayuda y cuáles conviene evitar, las complicaciones que pueden surgir durante el duelo y otros muchos aspectos sobre los que apoyarse para poder lidiar con el dolor que supone un fallecimiento cercano. Hay, además, contenidos específicos para ayudar a los más pequeños de la casa a enfrentarse a ello, con publicaciones didácticas y útiles que hacen entender los conceptos necesarios desde niños.

Un recuerdo genético

El duelo es un asunto muy personal y, pese a que los blogs u homenajes digitales son de mucha ayuda, todavía hay quien necesita aferrarse a algo tangible que le recuerde a la persona fallecida. Sobre ese concepto y gracias también al I+D y el uso de las nuevas tecnologías, Grupo ASV Servicios Funerarios ofrece de forma pionera a sus clientes cápsulas que contienen el ADN de sus amigos y familiares, que les permiten ser recordados de una manera simbólica.

Una cápsula de ADN implica recordar a la persona difunta por sus vínculos familiares: establecer esa unión basada en la genética con aquellos que ya no están, recordándolos mediante una sencilla píldora que contiene toda la información en común que comparten con sus familiares. Es una muestra más de cómo la tecnología ayuda a las familias no solo a homenajear a quienes han fallecido, sino a poder lidiar mejor con su duelo y a recordarles de formas tan simbólicas y originales como impensables hace unos años. “Además de la valiosísima información que el ADN puede revelar en muchos sentidos es también muy importante el gran valor emocional y sentimental que este avance va a aportar a las familias que pasen por nuestros centros: la identidad de su ser querido concentrada en la cápsula “ÚNICO” personalizable y con toda la información de una vida. Sin duda, creemos, la herencia más valiosa que quedará para siempre vinculando pasado, presente y futuro” explica Elisa Juan, responsable de Producto de Grupo ASV Servicios Funerarios.

Noticias relacionadas

next