X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

contrato para dos meses, mientras se tramita el definitivo

Aquambiente se adjudica el mantenimiento del Júcar-Vinalopó en plena alerta por la sequía

1/11/2017 - 

ALICANTE. La sociedad estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas SA (Acuamed), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, ha adjudicado el mantenimiento de las infraestructuras del trasvase Júcar-Vinalopó a la empresa Aquambiente, del grupo Suez (propietario de Aguas de Barcelona y, por ende, de Hidraqua). La firma tendrá que encargarse del cuidado del trasvase durante los próximos dos meses, mientras Acuamed tramita la adjudicación del contrato definitivo, que será ya a varios años.

Según se ha publicado en la Plataforma de Contratación, Aquambiente realizará los trabajos de mantenimiento por algo menos de 204.000 euros, lo que supone una rebaja del 16% respecto al precio base de licitación, que era de 243.000 euros. La empresa del grupo Suez se ha impuesto a la otra oferta presentada, dado que el criterio económico otorgaba el 100% de la puntuación, una vez acreditada la solvencia y la experiencia de la sociedad en contratos similares.

El acuerdo de adjudicación del contrato de mantenimiento se firmó el pasado 23 de octubre, según el anuncio, en plena alerta por la sequía agrícola que azota ya no solo a las cuencas del Júcar y el Segura (las que afectan a la Comunitat Valenciana, y las más deficitarias de España), sino prácticamente a toda la Península. Como ha publicado este diario, la falta de caudales en el sur de Alicante, con el trasvase Tajo-Segura cerrado por la falta de lluvias en la cabecera, ha obligado a empresas agrícolas de la provincia a alquilar parcelas en Andalucía occidental para sacar adelante las producciones comprometidas para la exportación al norte de Europa este invierno.

Tanto Aquambiente durante los dos meses que dura el contrato provisional (que puede resolverse tras el primer mes, si se adjudica el nuevo) como el contratista definitivo tendrán así que asegurarse del buen funcionamiento de la infraestructura y llevar a cabo las reparaciones necesarias, tanto en el propio trasvase como en las instalaciones asociadas al mismo. Al mismo tiempo, tendrán que realizan un informe sobre cómo reducir el consumo eléctrico y mejorar la eficiencia de la transferencia. El contrato incluye también la vigilancia de las citadas infraestructuras, entre las que se cuentan varios embalses. 

Nuevo convenio con ayuntamientos

El trasvase Júcar-Vinalopó, diseñado para enviar 80 hectómetros anuales a Alicante con los que sustituir el agua que se está extrayendo de los acuíferos del Vinalopó, esquilmados, se terminó en 2011 y se puso en funcionamiento en 2012. Desde entonces, y dado que aún no se ha firmado el convenio definitivo entre el Estado y los usuarios (agrupados en la Junta de Usuarios del Vinalopó-Alacantí que preside Andrés Martínez), la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) adjudica anualmente un caudal a trasvasar, que los regantes están pagando a Acuamed a un precio por debajo de mercado.

La rotura de la balsa de San Diego, en Villena (la prueba de carga evidenció que el agua se filtraba al haberse agrietado el embalse, construido sobre terreno arcilloso), y el retraso en la construcción del postrasvase que debe repartir el agua entre los beneficiarios a partir de ese punto han motivado que, aunque la concesión anual es de 15 hectómetros, no se haya llegado a agotar nunca desde 2012. La Junta de Usuarios de Martínez ha puesto sobre la mesa del Ministerio una nueva propuesta de convenio que incluye a los ayuntamientos (varios municipios, como Villena o Elda, 'beben' de esos acuíferos) para poder aumentar el caudal transferido y rebajar el precio que pagan los agricultores. La propuesta está en fase de estudio.

Noticias relacionadas

next