X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

LIQUIDACIÓN DEL CONTRATO DEL TRANSPORTE URBANO 

Alicante 'hace caja' con el servicio público de autobús y reclamará 2,4 millones a Vectalia 

Movilidad cierra la liquidación por el transporte de 2015 con un saldo positivo a su favor y prevé solicitar su reintegro. El balance sería resultado de un notable incremento en la cifra de usuarios por la recuperación económica general, de la modernización de la flota y de la racionalización de líneas    

29/10/2016 - 

ALICANTE. El servicio de transporte público de Alicante rueda en la buena dirección. Tanto que, salvo cambio imprevisto, va camino de reportar una significativa aportación al Ayuntamiento a partir de los resultados de explotación registrados durante el pasado ejercicio.

Según pudo constatar Alicante Plaza, la Concejalía de Movilidad ha cerrado ya la liquidación del contrato correspondiente a la prestación del servicio durante 2015 en la que se arroja un saldo positivo favorable a la administración local de más de 2,4 millones de euros, tras aplicar las distintas fórmulas polinómicas que rigen en el contrato de concesión. 

A la vista de ese balance, los técnicos de Movilidad han emitido ya el preceptivo informe de evaluación en el que se recomienda solicitar el reintegro de esa cantidad. Y, en principio, ese es el paso que prevé dar el Ayuntamiento en las próximos días. Cuando el expediente quede ratificado por el equipo de Gobierno (PSOE, Guanyar y Compromís) en Junta Local (previsiblemente el próximo miércoles) se dará traslado del escrito de solicitud de reintegro a la empresa concesionaria, Marco y Sánchez Transportes Urbanos SA (Masatusa).

El resultado positivo de la explotación resulta como poco sorprendente tras acumular años y años de déficit. El equipo de Gobierno anunció en el verano de 2015 que su intención era revisar junto a Masatusa los criterios por los que se regía el precio del contrato y las condiciones de su prestación, puesto que se había llegado a generar déficits de hasta 14 millones al año. 

Uno de esos criterios que no se consideraba idóneo era el sistema de pago por kilómetros recorridos, al margen de cuál fuese el número de viajeros. Se trataría de un baremo que no garantizaría eficiencia. Ahora, el saldo positivo a favor del Ayuntamiento obedecería, en principio, al incremento registrado en el número de usuarios del servicio. Según las fuentes consultadas, lo cierto es que se ha constatado un aumento significativo en la evolución del número de viajeros respecto a las cifras registradas hace menos de una década. 

Las mismas fuentes atribuyen ese incremento a la mejora de la situación económica general, que ha permitido que los ciudadanos vuelvan a elevar su gasto en transporte público en una tendencia constatable en todas las grandes ciudades. Además, también se ha mejorado la rentabilidad de las líneas gracias a una modernización de la flota de autobuses, a la racionalización de los itinerarios y a la búsqueda de la intermodalidad con otros transportes públicos como el tranvía.  

La empresa del grupo Vectalia es la concesionaria del servicio de transporte urbano desde el año 1970. El plazo de explotación expira al término de 2019 y el Ayuntamiento de Alicante prevé comenzar a trabajar en la nueva licitación ya a partir del próximo año. Vectalia también es la titular del transporte público interurbano (autobuses azules) en el área metropolitana a través de otra de sus empresas filiales, La Alcoyana

En este caso, el servicio está caducado y prorrogado desde hace varios años. La Conselleria de Vertebración del Territorio, que también asume las competencias sobre transporte, prevé convocar el nuevo concurso en el menor plazo posible, junto a un numeroso paquete de concesiones que también están caducadas en el conjunto de la Comunitat.

Noticias relacionadas

next