X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Acordeón blanquiazul

30/12/2017 - 

ALICANTE. "Reducción de capital social, mediante amortización del total de acciones. Ampliación de capital simultánea por importe de 500.000 €, a realizar parcialmente mediante compensación de créditos". Así rezaba el punto primero del orden del día de la Junta General de Accionistas de carácter ordinario del Hércules celebrada en mayo de 2015 y en la que Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez intentaron hacerse con el control del club.

Entonces, los empresarios se ofrecían a canjear por acciones unos 170.000 euros de la deuda que mantenía el Hércules con ellos y adquirir otros 330.000 en títulos, pero la jugada no les salió al ser obligada la Fundación del club blanquiazul a votar en contra por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y es que la citada operación acordeón hubiese reducido a cero el valor del paquete accionarial con el que se garantizaba la devolución de los ya tristemente famosos 18 millones de euros de dinero público.

Ahora la situación ha cambiado y es que, si bien el agujero en la tesorería de la Generalitat dista mucho de haberse tapado (a medio plazo la suma recuperada podría llegar, como mucho, a los nueve millones y siempre que se venda el Rico Pérez), sí ha habido una subasta y la citada deuda de la Fundación es propiedad de Ortiz y Ramírez (el primero a través de Javier Portillo). El IVF ha completado su desinversión en un Hércules cuyo futuro inmediato ya depende en exclusiva de los dos empresarios: cerrar con la Agencia Tributaria un nuevo convenio singular y reforzar al equipo en el mercado de fichajes de invierno, son sus siguientes objetivos pero no los únicos y es que también aspiran a reordenar el capital social del club e inyectarle liquidez por medio de otra operación acordeón; esto último nos lleva, necesariamente, a las preguntas de a cuánto ascenderá la ampliación y, de haber canje de deuda por acciones como en 2015, qué suma le 'perdonarán' al club y es que, a 30 de junio de 2017 el Hércules le adeudaba ya a Ortiz y Ramírez 1,8 millones de euros, según se recoge en las cuentas recientemente aprobadas por los accionistas.

Noticias relacionadas

next